El Cultivo de la Fresa o Frutilla

Indice del artículo

La fresa: corazones rojos del campo a su mesa.

La fresa o frutilla, está considerada como una fruta exótica de gran aroma y valor comercial, que puede ser cultivada en regiones de clima templado y tropical, gracias a que existen variedades que pueden adaptarse a diferentes períodos de temperatura y luz, dos condiciones necesarias para el establecimiento exitoso del cultivo.

En algunos países el uso de la palabra fresa suele tener aplicación con una connotación particular para las personas, con frases como “¡si eres fresa!” o “el (la) niño(a) fresa”, haciendo alusión a una persona superficial de gustos exquisitos, ya que se compara a esta fruta que suele estar presente en las mejores mesas y ocasiones acompañada con platos de alta cocina y bebidas de elevado valor como el champán, vino, chocolate, yogurt entre otros.

También asemejan el término a las personas que suelen sobredimensionar lo positivo de la vida “ven la vida color de rosa” comparándolo con el color de la fruta.

Aquí estaremos conversando acerca de la planta de fresa, planta herbácea de hábito rastrera que se propaga comúnmente por estolones y que produce los más suculentos y aromáticos frutos rojos, brillantes protagonistas de las más apetecidas recetas culinarias y presente en muchos países del mundo.

Origen de la fresa

De la mitología griega se extrae la leyenda de que, la fresa o frutilla como comúnmente se le conoce, estaba siempre presente en las fiestas en honor a Adonis, a cuya muerte, Afrodita derramó sobre tierra muchas lágrimas que se transformaron en pequeños corazones rojos, las perfumadas, coloridas y fragantes fresas.

Esta historia puede ser la causa de que su origen es considerado por algunos como europeo, pero otros la consideran de origen chileno, donde un oficial francés, a principios del año 1700 d.C, llevó a Europa las plantas madres utilizadas como base para la constitución del híbrido Fragaria x ananassa, al cual pertenecen todas las variedades de fresas difundidas actualmente.

Etimología

La palabra fresa proviene del francés fraise que a su vez deriva de la antigua marca de este idioma fraie que tiene su origen en el latín fraga, que era la forma de denominar a esta fruta en plural y el actual significado del latín tardío “fraga” lugar quebrado.

Otros nombres comunes utilizados son frutilla (en el cono sur de América Latina), en las regiones de la península ibérica en catalán se le llama fraga, fraula y manduixa, en gallego Morote, en portugués morango y en inglés strawberries.

8 aspectos de tu salud que el consumo de fresas mejorará

  1. Aporta excelentes niveles de vitaminas y minerales

Es la tercera fruta con más contenido de vitamina C (56,7 mg/100g de fruto fresco) y también contiene importantes niveles de minerales como el potasio (166 mg/100g de fruto fresco), calcio, hierro, magnesio, fósforo, nitrógeno, zinc, cobre y manganeso.

 2.  Ayuda en el control de peso 

Con solo 33 calorías por cada 100 gr de fruta la convierten en un excelente aliado en los regímenes para mantener el control de peso.

3.  Mejora el tránsito intestinal

El aporte de 2 g de fibra por cada 100 g de esta fruta, regula el tránsito intestinal.

4.  Mantiene la juventud

La presencia de antioxidantes que combaten los radicales libres es de soporte para evitar el envejecimiento de la piel y el deterioro general de nuestro organismo.

5.  Mantiene el corazón en buen estado

El contenido de omega 3 ayuda a regular el colesterol malo, además de su elevado contenido en potasio y bajo en sodio.

6.  Mantiene los dientes y encías blancos y saludables

Es ideal para la limpieza y el blanqueamiento de los dientes, fortaleciendo las encías. Esta fruta tiene un alto contenido en xylitol, un buen agente antibacterial.

7.  Previene enfermedades

Como mejor es prevenir que lamentar, el consumo de fresas previene de enfermedades como el cáncer de esófago; la presencia de ácido salicílico la convierte en un buen antiinflamatorio y anticoagulante natural que mitigan el dolor de enfermedades como la artritis y la artrosis.

8. Favorece la fertilidad en la mujer

Posee 0,29 gr de vitamina E por cada 100 gr de peso del fruto, que favorece la producción de óvulos fértiles y ayuda mantener estable las células sanguíneas.

Lagrimas que cautivan paladares

Gastronomía

No hay persona que se pueda resistir al atractivo color rojo intenso y al aroma de la fresa; cada uno de los cinco sentidos son estimulados al estar en contacto con esta.

Su tradicional consumo tanto fresco como procesado, es preferido por todos los miembros de la familia por su amplio y versátil uso en gran variedad de exquisitos platos de cocina.

La fresa es un cultivo de gran valor económico y con inmensas posibilidades de industrialización para la elaboración de dulces, jaleas, helados, jugos, confitería, etc.

Los usos alimenticios de la fresa son variados; se puede utilizar como ingrediente de productos de panadería y dulces; también se consume fresco, puede adquirirse en supermercados y grandes fruterías, combinan perfectamente con yogurt, chocolate, vino o champán.

Otro uso es como materia prima en la agroindustria para la elaboración de mermeladas, sirops, concentrado de jugos, jarabes, entre otros, que a su vez también son empleados en las panaderías y dulcerías.

Importancia económica

Una de las tantas bondades del cultivo de la fresa como actividad económica es que su manejo se hace de manera intensiva y de forma manual con gran detalle y delicadeza para garantizar la calidad del fruto; por lo que la demanda de mano de obra es alta, lo que eleva el escenario socio-económico de la zona donde se cultive.

Es un cultivo cuyas variedades se adaptan a diferentes condiciones climáticas, podemos encontrarla tanto en países de clima templado como tropical, la clave está en la mejor selección de la variedad y el manejo a la planta.

Principales consumidores y productores de fresa o frutilla

Campeones en consumo

Son los consumidores los que marcan la pauta para la producción. Los principales países que apetecen esta fruta son, China (41%), los EEUU (16%), Egipto (5%), Turquía (4%), México (4%) y Alemania (3%), juntos comprenden casi el 73% del consumo mundial.

Entre esto se registraron altos niveles de consumo por persona en 2016, destacándose Turquía (5,2 kg/año), Egipto (4,9 kg / año) y los Estados Unidos (4,5 kg/año).

Primeros en producción mundial

En lo referido con la producción de fresas, esta alcanzó 9.223.815 de toneladas en 2017, un incremento del 1% respecto al año pasado.

China fue también el primer país productor en el mundo de la fresa, con una producción de 3.717.283 de toneladas en 2017, lo que representó el 40,3% de la producción mundial.

Los otros productores importantes fueron los EEUU (15,7%), México (7,1%), Egipto (4,4%), Turquía (4,3%) y España (3,9%).

Corazones dispuestos sobre una corona de diamantes

Características Morfológicas de la planta de fresa

Sistema radical

El sistema radical es fasciculado constituido por un gran número de raíces y raicillas. Las primeras son perennes y presentan cambium vascular y suberoso, mientras que las segundas carecen de éste, son de color más claro y tienen un periodo de vida de algunos días o semanas.

La profundidad del sistema radical depende del tipo de suelo y de la presencia de patógenos en el mismo. En las mejores condiciones pueden alcanzar los 2-3 m, aunque lo normal es que no sobrepasen los 40 cm, encontrándose el 90% de ellas en los primeros 25 cm.

Tallo

El tallo está constituido por un eje corto de forma cónica llamado “corona”, en el que se observan numerosas escamas foliares que protegen las yemas. Esta corona es un breve fuste de forma cónica, que se puede subdividir en otras; sobre dicha corona o pedúnculo, se introducen los botones y las hojas.

La planta de fresa presenta estolones, que son ramificaciones laterales que parten de yemas axilares de la corona, son tallos largos y delgados que pueden ramificarse; se diferencian de la corona por la longitud que presentan los dos primeros entrenudos.

Las plantas hijas se originan del segundo entrenudo y están en capacidad de producir sus propios estolones.

Una planta vigorosa puede producir entre 10 a 15 estolones durante el ciclo de crecimiento y desarrollo del cultivo.

Asimismo, a lo largo de los estolones se pueden producir alrededor de 100 plantas hijas. Las plantas hijas son de gran importancia, ya que comercialmente constituyen el principal método de propagación en la fresa.

Hojas

Las hojas están dispuestas en rosetas y se insertan en la corona; son largamente pecioladas de forma alargadas ovaladas, aserradas y pubescente en la parte inferior de las mismas; dispuestas de modo que forman un diamante rosa de hojas y sostenidas por un pecíolo largo que las une a la corona, que forma el tallo de la planta y de ella se originan distintos tipos de yemas que generan hojas, flores y estolones.

Su limbo está dividido en tres foliolos pediculados, de bordes aserrados, tienen un gran número de estomas (300-400/mm2), por lo que pueden perder gran cantidad de agua por transpiración.

Flor

Las flores se presentan en inflorescencias denominadas corimbo laxo, constituidos por 3-8 flores que por lo general son perfectas (actinomorfas), presentan dicogamia protoginia, lo cual hace necesaria la polinización cruzada.

Las inflorescencias se pueden desarrollar a partir de una yema terminal de la corona, o de yemas axilares de las hojas. La ramificación de la inflorescencia puede ser basal o distal. En el primer caso aparecen varias flores de porte similar, mientras que en el segundo hay una flor terminal o primaria y otras secundarias de menor tamaño.

El cáliz es puntiagudo y piloso y tiene cinco lóbulos. El lóbulo del epicáliz es estrecho. Tiene de cinco a seis pétalos blancos, redondeados, superficialmente dentados de 4 a 6 mm de largo. Muchos carpelos; tiene 20 a 35 estambres, receptáculo glabro y varios cientos de pistilos sobre un receptáculo carnoso. Cada óvulo fecundado da lugar a un fruto de tipo aquenio.

Fruto

El verdadero fruto de la fresa o frutilla se conoce con el nombre de aquenio, pero el que consumimos es un falso fruto, obtenido del desarrollo del receptáculo, una vez pasada la fecundación. Se presenta como un receptáculo rojo, carnoso, similar a una baya, con numerosos aquenios pequeños en la superficie.

La parte roja de la fresa es denominada como eterio, un receptáculo floral que al desarrollarse se convierte en un fruto en sí mismo, de forma cónica y de color rojo vivo y brillante.

El desarrollo de los aquenios, distribuidos por la superficie del receptáculo carnoso, estimula el crecimiento y la coloración de éste, dando lugar al hermoso “fruto” de la fresa.

Semilla

Las semillas de fresa se encuentran alrededor de la superficie de la fruta en el exterior donde como mencionamos, están sus verdaderos frutos, los aquenios. Son de color amarillento. La particularidad morfológica de la fresa es que combina una parte de fruto y semilla, por lo que es complicado diferenciarla.

Taxonomía

Ciclo de vida de la planta de fresa

Para tener una plantación de fresas que sea exitosa debemos conocer cuál es el ciclo de vida de la planta, ya que esto nos permitirá formular una buena planificación del cultivo.

Fisiológicamente la planta es semiperenne, es decir, puede de manera silvestre permanecer creciendo y dando frutos por muchos años, pero al ser considerado un negocio, según investigaciones y la experiencia de los agricultores, lo ideal es limitar su vida útil a dos años, que es el tiempo donde se mantiene dando óptimos rendimientos.

En regiones templadas donde se dan las cuatro estaciones, estas se plantan al inicio de la primavera para que, más elevadas temperaturas tanto en el suelo como en el ambiente favorezcan el desarrollo vegetativo, la planta crece y se multiplica vegetativamente por emisión de estolones.

Entre mediados y finales de la primavera aparecen las primeras flores; existen variedades que vuelven a florecer durante el otoño y todo el verano. Durante el invierno se marchitan y su ciclo de crecimiento vuelve a empezar cuando el suelo se calienta durante la primavera; cada planta puede producir hasta 3 plantas hijas en verano.

Mientras que las plantas que crecen en regiones tropicales, donde se dan dos épocas, la seca de diciembre a abril, y la lluviosa de mayo a noviembre, estas se siembran en el mes de mayo, para que después de seis meses de crecimiento, empiecen a producir frutos en diciembre, momento en que es altamente demandada por los consumidores; la planta se puede mantener en producción durante toda la época seca.

Fisiología de la planta de fresa

Una particularidad fisiológica de la planta de fresa es que responde a la duración de las horas de luz durante el día, lo que se conoce como fotoperiodo y a la temperatura o termoperíodo; por lo que el mejoramiento genético para la producción de variedades se ha centrado en estas dos variables para garantizar su adaptación a diferentes regiones del mundo, ya que inciden directamente en la planta y la inducen a diferenciar sus fases vegetativas y reproductivas; veamos de que se tratan estos dos elementos.

Fotoperiodo

Se refiere al número de hora de luz que presenta un día y que varía según la época del año y la posición geográfica del lugar, en función de lo cual se distinguen días cortos y días largos.

Los primeros favorecen el crecimiento de yemas sexuales y por ende la floración y fructificación, con días de entre 8 y 11 horas de luz. Mientras que los segundos favorecen el crecimiento vegetativo y por ende el desarrollo de la planta con días de más de 12 horas de luz.

Termoperíodo

La acumulación de horas de frio es fundamental para ciertos procesos fisiológicos de algunas plantas como la latencia, la diferenciación de yemas florales, el crecimiento foliar entre otros. A este fenómeno de respuesta de la planta se denomina termoperíodo.

La temperatura optima esta entre los 10 y 13° C en las noches (optima 14°C), la fresa necesita acumular una serie de horas de frio, con temperaturas por debajo de los 7°C, para tener un adecuado crecimiento vegetativo y reproductivo.

La latencia se produce con temperaturas entre 0° y 7°C, momento en el cual se produce la acumulación de hidratos de carbono en la corona y las raíces principales.

Para romper la latencia, debe agregar entre 2 y 5°C por unos días antes de la plantación en cámaras frigoríficas y esto debe sumarse a las obtenidas antes en el vivero. A mayor cantidad de frío, mayor cantidad de yemas vegetativas.

En el cultivo de fresa o frutilla cada variedad tiene diferentes requerimientos de horas de frío necesarias para lograr desarrollo y buenos rendimientos, pero en general, oscilan entre 380 a 700 horas acumuladas de temperaturas entre 0 y 7°C, temprano en otoño.

Cada variedad tiene diferentes requerimientos de horas frio, lo cual es necesario conocer ya que las plantas se desarrollan débiles cuando no es suficiente la cantidad del mismo, da frutos blandos y se reduce la vida comercial, mientras que un exceso de frío acumulado, tiene como consecuencia producciones más bajas, un gran crecimiento vegetativo y la aparición de estolones prematuros.

Variedades Comerciales

En Europa, fueron cultivadas hasta finales del siglo XVII plantas de especies salvajes autóctonas (Fragaria vesca, F. viridis o F. moschata) y otras variedades de fresas introducidas por América del Norte como (F. virginiano) pero fue con la introducción de la especie americana, que la planta de fresa produjo frutos mucho más grandes comúnmente denominados fresones.

Como señalamos, la selección de variedades apropiadas, adaptadas a las condiciones agroecológicas de la zona donde se desee establecerá el cultivo de fresa es determinante para su éxito. Además de determinar el rendimiento y la calidad, la variedad determina las temporadas de producción y las prácticas de control de plagas.

Existen más de 1000 variedades de fresa y varias formas de clasificarlas, una de ellas es según la forma en que se produce siendo de tres tipos: fresita del bosque, fresas cultivadas y fresón.

Desde el punto de vista agronómico las plantas de fresa se clasifican de acuerdo a su respuesta y adaptación al fotoperiodo y termoperiodo, en no reflorescientes, reflorescientes y neutrales, lo que facilita la selección por parte del productor de la variedad a escoger, según la ubicación de su país, y su incidencia en la duración del día y la acumulación de horas de frío. Veamos a continuación:

 

Recomendaciones al elegir una variedad

• La variedad seleccionada debe responder a lo que la planta requiere para su desarrollo con las características agroecológicas de la zona, sobre todo en lo referente a fotoperiodo y termoperíodo.

• Se debe ajustar a las características del plan de negocio (a campo abierto, en casa de cultivos o invernadero, número de cosechas estimadas al año etc.).

• Considerar la disponibilidad de mano de obra y competencia con otros cultivos de la zona durante las labores de poda y cosecha, épocas de mayor demanda en el cultivo.

• Evaluar el mercado para la variedad elegida, así como también la vida de post cosecha.

Condiciones agroecológicas para el establecimiento del cultivo

Clima

La fresa es una planta cuyo cultivo se puede dar en diversas regiones del mundo desde países templados hasta tropicales; la planta se puede mantener viva en temperaturas de entre -20°C y 55°C; más no sus órganos florales que mueren en valores alrededor de los 0°C.

Para la producción de frutos requieren temperaturas medias anuales entre 15-20 ºC; por debajo de los 12 ºC durante el cuajado dan lugar a frutos deformados por frío, mientras que por encima de los 20°C, se acelera la maduración del fruto que afecta que alcance el tamaño adecuado para su comercialización.

Suelo

La planta de fresa o frutilla se debe cultivar en terrenos sueltos, de textura franco-franco arenosa, frescos, pero bien drenados, con una profundidad superior a 80 cm y ricos en materia orgánica entre 3% a 7%, con fertilidad media a alta. El pH debe estar entre 4,5 a 7,5 y debe tener buena fertilidad.

Es altamente sensible a la salinidad; concentraciones de sales que originen Conductividad Eléctrica (CE) en extracto saturado superiores a 1 mmhos.cm puede empezar a registrar disminución en los rendimientos.

La fresa no aprecia los suelos muy pesados, con malos drenajes muy calcáreos y salinos, ya que en este caso los frutos se hacen susceptibles al ataque del moho gris, enfermedad de la que hablaremos más adelante.

Se debe procurar que la unidad de producción tenga terrenos con poca pendiente (planos) o con lomajes suaves; la ubicación ideal es la exposición norte-oriente.

Precipitación

La planta de fresa es exigente en requerimientos hídricos; la precipitación mínima requerida en secano está alrededor de los 600 mm, lo que implica que debe disponerse de un sistema de riego como lo veremos más adelante.

Relación fotoperiodo/termoperíodo

Como lo hemos mencionado, la fresa o frutilla tiene variedades adaptadas para cada tipo de fotoperiodo y termoperíodo.

La variedad seleccionada debe ser la adecuada para estas dos características en el lugar donde se desee cultivar ya que las variedades de días cortos y largos responden a una adecuada combinación de estas.

Por ejemplo, en las variedades de fresa de día corto, para lograr la floración, a menor temperatura se requieren mayor cantidad de horas luz mientras que, como lo hemos visto, las variedades de días neutros solo responden al termoperíodo.

Aunque la planta de fresa tiene un amplio rango de adaptación a la temperatura, se debe manejar entre los 10 y 22°C, ya que, por debajo de esta, sumado a días de menos de 12 horas de luz (típico de la estación de otoño) induce la formación de yemas florales, desarrollo de corona, reducción de tamaño de las hojas y frutos deformados por frío.

Pero por encima de los 25°C se presenta aborto floral, disminución de la floración, maduración y coloración del fruto muy rápida que le impide adquirir un tamaño adecuado para su comercialización.

La ventaja de esta planta es que puede ser cultivada en regiones tropicales donde se puedan satisfacer los requerimientos de horas frio, muy común en zonas altas de montaña, haciendo uso de las variedades de día neutro y adecuadas prácticas de manejo como el rompimiento de la latencia de manera artificial o el uso de cobertura para aumentar la temperatura del suelo y favorecer el desarrollo de raíces.

A continuación, se observa los efectos sobre el desarrollo de la planta a la cantidad de horas frio

Resumen condiciones agroecológicas recomendadas para el cultivo de fresa

Parámetros de productividad

El ciclo de cultivo y la producción pueden variar mucho dependiendo de la época de siembra y el tipo de material que se utilice.

Las variedades que se cultivan, tienen una capacidad de producción entre 50 y 100 t/ha/año. Trabajos a nivel experimental han dado hasta 85 t/ha/año. Los primeros meses son más productivos y la fruta es de mejor calidad por su tamaño y uniformidad.

Por encima de las 50 t/ha se encuentran EEUU (68 t/ha), España (52,9 t/ha) y Jordania (50,1 t/ha) y por debajo de este, México (47,5 t/ha), Marruecos (44,6 t/ha) e Israel (42,7 t/ha).

¿Cómo se cultiva la fresa?

La fresa es producida en la mayor parte del mundo bajo sistemas intensivos anuales, los cuales pueden ser de manera convencional o a campo abierto, o bajo ambiente protegido en casas de cultivo o invernadero y de manera hidropónica.

Además, la forma en que se maneja la fresa puede ir orientada hacia la producción orgánica que puede exigir un precio en el mercado superior a las convencionales. Esta excluye el uso de fertilizantes y productos sintéticos para el control de plagas, enfermedades y malezas, y requiere una buena nutrición del suelo (a través de abonos orgánicos y cultivos de cobertura) y el control mecánico y biológico de plagas.

De manera convencional o a campo abierto

A campo abierto se usan los camellones con doble hilera de planta. La utilización de coberturas al suelo con plástico, pasto seco o heno evita el crecimiento de maleza, aumenta la temperatura del suelo y favorece la obtención de frutos de mejor calidad.

 

Bajo ambiente protegido: casas de cultivo o invernadero

La fresa cultivada bajo sistemas intensivos en casas de cultivos o invernaderos presenta un fruto de mejor calidad y mayor producción además de que el uso de productos químicos es menor en estos ambientes controlados.

 

Cultivo hidropónico de la fresa

La siembra de la fresa de manera hidropónica se puede realizar en hileras o en torres donde los nutrientes vienen a través del agua de riego y la planta está en un sustrato inerte. De esta manera se puede manejar una densidad de 300.000 plantas por hectáreas 6 veces mayor que de forma convencional.

¿Cuándo se siembra la fresa?

Las épocas de siembra se determinan de acuerdo con las condiciones agroclimáticas de la zona y a los requerimientos del mercado. En países de zona templada su siembra debe iniciarse llegando la primavera mientras que, en países ubicados en la región intertropical, se debe planificar la siembra de manera que la cosecha se obtenga en la época seca y de mayor demanda como lo son los meses de diciembre, enero y febrero.

¿Cómo se maneja el cultivo de la fresa?

Propagación

La fresa por ser una planta híbrida, no se utilizan sus semillas para propagarla, por lo que su reproducción siempre se realiza de manera asexual gracias a que su sistema de crecimiento y formación de nuevas coronas y estolones, permite una propagación vegetativa rápida, segura y sin variación genética.

Los estolones para su propagación deben ser cuidadosamente seleccionados de plantas madres provenientes de fuentes confiables de producción, obtenidas de estolones cultivados in vitro para garantizar la obtención de plantas hijas sanas, libres de plagas y enfermedades y cuyo crecimiento haya sido bajo los estándares deseados de temperatura y fotoperiodo, los cuales van a depender como ya lo vimos de la característica de la variedad que se desee establecer.

Preparación del terreno

De acuerdo con la pendiente del terreno y nivel tecnológico de la producción, en su preparación para profundizar, arar y nivelar el suelo se pueden usar el arado animal (yunta de bueyes), aperos mecánicos de combustible (rotocultores) o implementos halados por tractores como el arado, la rastra, la aporcadora entre otras.

Se debe realizar uno o dos pases de rastra profunda a 25-30 cm y nivelar el terreno ya que la fresa es una planta susceptible al aguachinamiento; el suelo debe quedar suelto, libre de malezas y se deben aplicar las enmiendas y fertilizantes que se requieran de acuerdo al análisis de suelo.

Se debe fumigar el suelo contra insectos, hongos y nematodos que puedan afectar al cultivo.

Una vez suelto el terreno, se procede al trazado, incorporación de enmiendas minerales u orgánicas y elevación de los lomos de tierra para la conformación de los canteros (camellones o platabandas), que mantendrá a la planta separada de la lámina de agua de riego, fundamental para evitar la proliferación de enfermedades y daño al fruto.

Seguidamente se procede a la colocación de materiales para la cobertura del camellón que mantendrá separada a las plantas de fresa del suelo.

El sistema de siembra en camellones es el más utilizado para la fresa dada sus características morfológicas ya que es una planta delicada en su manejo, además proporcionan buen drenaje y hacen que las flores y la fruta sean más visibles y fáciles de alcanzar, ayudando a los agricultores a pronosticar rendimientos, y volviendo la cosecha más fácil y rápida.

Generalmente estos camellones o canteros (platabandas) tienen distancias entre 60-80 cm de ancho dependiendo de la densidad que se utilice, y una altura de 20 cm y una separación entre plantas de 30 cm. La siembra se realiza en la parte alta del camellón; se debe sembrar a una profundidad tal que el cuello de la raíz quede a nivel del suelo, de manera que no queden raíces expuestas ni la corona enterrada.

Coberturas

En sentido tradicional, el cultivo con coberturas, consiste en cubrir los camellones con materiales sintéticos u orgánicos, cuya selección está de acuerdo con la accesibilidad de conocimiento y disponibilidad financiera que posea el productor.

La cobertura favorece el control natural de las malezas y aumenta la retención de humedad y la temperatura del suelo.

Material sintético

El material sintético utilizado para cubrir los camellones es un plástico elaborado de polietileno, de 0.2 a 0.4 mm de grosor, con un aditivo para evitar el daño de los rayos ultravioleta, con el propósito de impedir que la fruta tenga contacto directo con el suelo y disminuir los problemas fitosanitarios. Existen en diferentes colores entre los más comunes están el negro y el blanco; se considera que el plástico negro tiene un mejor control sobre las malezas.

El acolchado de plástico en el camellón puede ser usado de dos maneras:

• Acolchado parcial: con una sola banda de plástico colocada entre las plantas.

• Acolchado completo: donde se deben perforar hoyos donde irán sembradas las plantas.

 

 

El más común es el acolchado completo, donde el plástico de polietileno se coloca sobre el camellón, una vez que este se ha preparado totalmente, incluso con la aplicación de abonos y fertilizantes.

Esto requiere una detallada preparación del suelo, ya que las hileras deben ser derechas y el plástico se debe colocar con precisión para permitir el cultivo mecánico de los surcos, sin dañar las camas ni el plástico. Se debe tener cuidado de que quede bien extendido y ajustado a ambos lados del camellón y aprisionado con la misma tierra.

Una vez instalado, se marca la distancia de siembra y se abren los hoyos donde irán las plantas, de unos 10 cm de diámetro en cada punto.

El plástico tiene una vida útil de 2 años, dependiendo de la presión de las plagas y enfermedades.

Los sistemas de producción de fresas que escogen el uso de esta tecnología requieren de una mayor inversión inicial, ya que además del plástico, debe ser instalado un sistema de riego por goteo, cuya línea va debajo del plástico a razón de un gotero por cada dos plantas.

Entre las ventajas de su uso está que mejora el drenaje, protege al fruto, favorece el control de maleza y hacen que las flores y la fruta sean más visibles y fáciles de alcanzar.

Material orgánico

El material orgánico para la cobertura de los camellones varía dependiendo de la disponibilidad de la zona. Se suele utilizar, la cascarilla de arroz, la paja y el heno. En algunas comunidades la producción de esta, se encuentra ligada a la producción de fresa.

Además del beneficio en el control de malezas y protección de la fruta, el uso de material orgánico puede ser beneficiosa al incrementar la temperatura del suelo entre los 14 a 18°C, lo que favorece el desarrollo del sistema radical.

Es una tecnología de bajo costo, fácil aplicación y no contaminante. Su vida útil se estima de 5 a 6 meses.

Coberturas Aéreas: Túnel y Macrotúnel

El uso de cobertura de aérea de tipo túnel y macro túnel es mucho más común en regiones templadas, en el caso de sistemas de producción a campo abierto.

La función de esta práctica es lograr que la planta acelere sus procesos de floración y fructificación (precocidad), protegerla de bajas temperaturas, sobre todo en horas nocturnas de la primavera donde la temperatura tiende a disminuir y protegerla de insectos plagas entre otros, ejerciendo de alguna manera las funciones del invernadero.

Las coberturas aéreas tipo túnel cubren un solo camellón; son estructuras tipo arcos de 6 a 8 mm de diámetro y de 2 m de largo en hierro galvanizado.

Mientras que los macrotúneles son también arcos de hierro galvanizado, pero con una longitud de 6 a 7 m y casi 3 m de alto, capaces de cubrir 7 a 9 camellones de fresa. Es preferido porque ofrece facilidad en el manejo y una mejor protección.

Aunque se recomienda que el material para su construcción sea de hierro galvanizado se puede variar por otros materiales siempre que estos sean resistentes al viento.

Renovación

Esta labor se realiza al cabo de dos años aproximadamente, usando los estolones primarios para propagar una nueva plantación.

Densidad y método de plantación

Los sistemas de plantación de fresa varían dependiendo del medio ambiente, la forma en que se decida producir y las metas de producción.

La siembra en camellones comúnmente se realiza a doble hilera sobre los mismos, con una distancia optima entre plantas de 0,3 metros y entre hileras que puede variar entre los 0,6 y 1 metro, para una densidad que va desde las 33.000 plantas a 55.000 plantas por hectárea como se observa en el cuadro a continuación.

Los principales países productores de la fresa manejan altas densidades en una gran diversidad de sistemas de plantación, donde predomina su cultivo en ambientes controlados. Esto permite el incremento de los rendimientos y que se mantenga la calidad del fruto.

Abono y Fertilización

El manejo que se realiza en la fresa es altamente intensivo y además es una planta de alta producción, por lo que se debe establecer un programa de fertilización para reponer la extracción de nutrientes y mantener la fertilidad del suelo y calidad de la planta que es exigente en los macroelementos esenciales como el nitrógeno, fósforo y potasio y en microelementos como el calcio y el magnesio.

El plan de abono y fertilización debe ir acompañado de un análisis de suelo que junto al conocimiento de los requerimientos del cultivo permita un manejo eficiente de los insumos y la obtención de los rendimientos deseados.

Desde la preparación de tierras se debe incorporar materia orgánica requerida por el cultivo (alrededor de 3 kg/m2) que además del aporte de nutrientes trabaja como una enmienda al suelo, la cual puede ser cascarilla de arroz o estiércol (cama de pollo o gallinaza entre otros), cuidando de que esta se encuentre bien estabilizada o descompuesta, para evitar la proliferación de insectos plagas que pueden afectar tanto el cultivo como la salud humana.

Durante su ciclo de vida se vuelve a fertilizar a razón de una vez al mes y mediante fertirriego. Aproximadamente 15 días antes de la recolección, debe interrumpirse el abonado.

Riego

En todas las regiones del mundo donde se produce fresa, el riego es un factor fundamental si se desea tener éxito, ya que esta tiene una alta demanda de agua durante su ciclo productivo de aproximadamente 7000 m³ por hectárea. Además, requiere que esta sea de buena calidad; la planta tiende a disminuir su rendimiento con concentraciones de sales en el agua superiores a 0,8 mmhos.cm.

En las zonas templadas, la cosecha se da durante el verano y en la región intertropical, la principal cosecha se inicia en noviembre o diciembre y se mantiene en producción durante toda la época seca; por eso para aprovecharla es determinante contar con un adecuado sistema de riego.

Existen tres tipos de formas de aplicación del riego que puede ser usadas en el cultivo de fresas:

Riego por gravedad

Recomendable para suelos porosos y permeables. Su uso es adecuado cuando se disponen de fuentes de agua, abundante y económica; el agua baja por canales abiertos con la pendiente apropiada. Es un método económico, en cuanto a instalación, pero no en cuanto a aprovechamiento de las fuentes de agua, ya que se pierde mucho en evaporación.

Riego por goteo

Consiste en la distribución de agua al suelo por medio de una cinta de hule distribuida a lo largo del camellón con pequeños orificios, los cuales están calculados para una emisión de agua a razón de 1 a 8 l/h. que pueden estar sobre la superficie del suelo, por cintas aéreas o enterrados.

Debido al uso de coberturas de suelo, este es el método más usado en fresa y el más eficiente que garantiza ahorro de hasta un 50% de agua, no daña el fruto y conserva el plástico, además permite aplicar los fertilizantes a través de las tuberías, lo que se conoce como <fertirriego>.

El sistema de riego por goteo que ha dado mejores resultados es el de manguera tipo "by wall" con doble pared y con salidas de agua cada 25 cm. Con este sistema basta una sola manguera por cada camellón de 70 cm de ancho.

Riego por aspersión

Consiste en un sistema de boquillas donde el agua sale bajo presión a través de pequeños orificios en forma de aspersión, la presión generalmente es producida por bombeo. Para fresa, se prefieren aspersores pequeños y de gota fina para no afectar la floración.

Se usan tuberías permanentes de metal provistas de tubos verticales en los cuales se conectan aspersores de alta presión (40 a 90 metros de columna de agua; 57 a 128 psi) con un diámetro de humedecimiento alrededor de 70 metros, caudales altos e intensidades de aplicación por encima de 10 mm/h.

El método no es eficiente en áreas donde la velocidad del viento es superior a los 8 Km/h ya que se afecta la uniformidad de distribución del riego y la evaporación de los sistemas.

 

Poda de limpieza

Las características de crecimiento de la planta de fresa hacen que esta tenga una producción constante de tallos, si no se controla mediante una poda regular en ciertos periodos de vida de la planta, hace que esta tienda a macollarse, es decir, a que proliferen hojas y tallos secos que disminuyen la producción, ya que, retiene la humedad que favorece un ambiente para la propagación de plagas y enfermedades y hace que su control sea menos eficiente.

La poda se basa en eliminar estas hojas y tallos viejos y reducir la cantidad de coronas de la planta en producción; puesto que, a mayor tamaño de la corona, el tamaño del fruto y su calidad disminuye.

La poda de limpieza debe realizarse después de los ciclos fuertes de producción nunca antes de la primera producción; se eliminan cuidadosamente los racimos viejos, tallos y hojas secas y dañadas y restos de frutos que quedan en la base de la planta.

Una adecuada y oportuna poda acelera la renovación de la planta, previene el ataque de plagas y enfermedades y facilita su control.

Control de Malezas

La competencia de plantas no deseadas dentro del cultivo de la fresa no representa mayor inconveniente puesto que el uso de acolchado ejerce control sobre estas de manera cultural, por lo que se limita a realizar limpieza manual en los hoyos donde se ubican las plantas.

El control químico con el uso de herbicidas, de ser necesario, es realizado básicamente en las caminerías y bordes de las áreas de cultivo.

Plagas de importancia económica en el cultivo de fresa

Existe gran cantidad de insectos que se alimentan de las plantas de fresas y que amenazan los rendimientos. Los cultivadores y trabajadores están familiarizados con las plagas comunes en el área y pueden ayudar con la correcta identificación de ellas, que es el primer paso en el manejo de plagas.

La incidencia de los mismas puede variar con la localidad y determinada por las condiciones climáticas y prácticas de manejo.

En relación con las plagas de importancia económica se encuentran las siguientes:

Áfidos o pulgones

El pulgón de la fresa (Chaetosiphon fragaefolii) es de color verde claro a amarillento. Tanto los adultos como las ninfas parecen tener rayas transversas sobre el abdomen y están cubiertos con pelos que tienen una protuberancia en el extremo, los cuales se ven fácilmente con una lupa.

Los pulgones casi nunca alcanzan niveles dañinos, pero pueden causar una pérdida de rendimiento por la producción de mielecilla. Los depósitos de la mielecilla causan el desarrollo de fumagina (moho negro) y hacen que las pieles blancas, mudadas por las ninfas se peguen a la fruta.

Esta contaminación causa que no se pueda vender las fresas como fruta fresca. Los pulgones transmiten varios virus que pueden causar económicamente pérdidas significativas en las fresas.

 Babosas

Las babosas (Arion hortensis, Deroceras reticulatum), no tienen concha, son viscosas y tienen cuerpos flexibles. Se mueven deslizándose con un ‘’pie’’ muscular. Este músculo constantemente secreta baba, que más tarde se seca y deja el rastro viscoso plateado que indica la presencia de esta plaga.

Se pueden encontrar babosas en las plantas por la noche y en las primeras horas de la mañana, también debajo del plástico o de los restos vegetales durante el día. Son susceptibles a la sequedad y buscan humedad, lo que hace atractivo al ambiente húmedo debajo de los desperdicios de las plantas.

Las babosas se alimentan de la fruta madura y producen grandes orificios que causan que no se pueda vender la fruta.

 Trips

Las hembras del trips (Franfliniella occidentalis) tienen un tamaño de 1,2 mm y los machos 0,8 mm. En el cultivo de la fresa solo se desarrollan en los órganos florares en ubicaciones con poca luminosidad (interior de las flores) dañándolo con su estilete.

Afectan flores y frutos, los primeros síntomas son manchas necrófiticas en la base de los receptáculos florares con falta de turgencia en los pétalos; posteriormente las larvas pasan al fruto generando manchas necróticas parecidas al oxido llegando a deformarlos como reacción a su saliva tóxica.

Son efectivos depredadores naturales de Thrips el Orius sp. Y Aléothrips intermedius.

 La araña roja

Este ácaro (Tetranychus urticae), de cuerpo globoso y anaranjado en estado adulto, rápida y frecuente reproducción, es una de las plagas más graves de la fresa. Habita en hojas viejas y residuos de frutos de donde pasan a las hojas jóvenes con la llegada del calor.

Los ataques producen decoloraciones y secados foliares, lo que reduce su área fotosintética activa y por ende los rendimientos.

El control de esta plaga es complejo debido a su fácil capacidad de emigración, alta tasa de reproducción, producción de formas resistentes a acaricidas y su ubicación en el envés de los foliolos, así como por los problemas de residuos en frutos. La poda de limpieza es una práctica que favorece su control.

Trozadores o Chizas

Los trozadores (Hoplia callipyge), son insectos de color café claro y tienen forma característica de una C; se alimentan durante la noche y se esconden durante el día alrededor de las coronas de la planta.

Después de salir de los huevos que están en las coronas, las larvas se dirigen al interior de la tierra y se alimentan de las raíces y coronas de la fresa, las plantas se marchitan porque las raíces ya no pueden proveer humedad para las hojas.

Enfermedades más comunes en el cultivo de fresa

Las enfermedades en plantas ocurren cuando 1) un patógeno está presente, 2) el huésped es susceptible, y 3) el ambiente es favorable para que la enfermedad se desarrolle. Alterar cualquiera de estos tres factores puede evitar que la enfermedad ocurra.

Los organismos causantes de enfermedades de planta incluyen a hongos, bacterias, nematodos, y virus. Si estos organismos están presentes, entonces la manipulación del ambiente y el huésped, para hacerlo menos susceptible, ayuda a manejar las enfermedades en las fresas, las cuales son altamente susceptibles a estas.

La salud de la planta, su manejo y el manejo del suelo son claves para el control exitoso de plagas y enfermedades. Un suelo con materia orgánica adecuada puede contener numerosos organismos como bacterias, hongos, nematodos, protozoos, artrópodos y lombrices que pueden suprimir los patógenos del suelo. La supresión de las enfermedades es causada por antagonismo.

En relación con las enfermedades se encuentran las siguientes:

Mancha foliar común

Causadas por los ataques del hongo Ramularia tulasneii. Aparece al principio como manchas pequeñas de color morado oscuro en la superficie superior de las hojas. Las manchas se agrandan hasta tener de 3 a 6 mm de diámetro y el centro de la lesión se pone color café. Muchas manchas pueden juntarse y acabar con la hoja.

Pudrición de la corona

Causadas por los hongos Phytopthora cactorum, P. citrícola, P. parasítica, y P. megasperma. Al principio, los síntomas incluyen típicamente plantas atrofiadas y hojas pequeñas. Al avanzar la temporada, el colapso de las plantas puede ocurrir rápida o lentamente.

Al cortar una planta infectada, se ve una decoloración café en el tejido vascular de la corona o en todo el tejido de la misma. Las mismas especies de Phytophthora también atacan las raíces causando una pudrición de las raíces de color café a negro.

Moho gris

El hongo que causa la pudrición de la fruta es conocido como Botrytis cinérea, que también se conoce como el moho gris, se desarrollan favorablemente en condiciones de alta humedad relativa y temperaturas entre los 15 y 20 ºC.

Cuando las esporas caen en las flores de la fresa, ayudándose de la lluvia o el viento, pueden infectarlas si están expuestas a agua libre y temperaturas frescas.

Las infecciones pueden causar que las flores se pudran, o la Botrytis puede entrar en un periodo de latencia en el tejido floral.

Las infecciones latentes entran nuevamente en actividad en la fruta más tarde en la temporada en cualquier momento antes o después de la cosecha cuando el azúcar aumenta y las condiciones se vuelven favorables para el desarrollo de la enfermedad.

Mildiu polvoriento

Causadas por el hongo Sphaerotheca macularis. Las hojas infectadas con el mildiú polvoriento al principio tienen colonias pequeñas de esporas polvorientas de color blanco en el envés de las hojas.

Las colonias se agrandan hasta cubrir la superficie entera de la parte inferior de la hoja, causando que los bordes de la hoja se enrollen.

Manchas de color morado rojizo aparecen en las superficies superiores o inferiores de las hojas.

Las flores infectadas producen fruta deformada o carecen de fruta y las que están infectadas severamente pueden quedar cubiertas completamente por el micelio y morir. La fruta inmadura infectada, se pone dura y desecada.

Oidio

Enfermedad causada por el hongo Oidium fragariae, se manifiesta como una pelusa blanquecina sobre ambos lados de la hoja. Prefiere las temperaturas elevadas, de 20 a 25 ºC, y el tiempo soleado, deteniendo su ataque en condiciones de lluvia prolongada. Persiste durante el invierno en estructuras resistentes como peritecas.

Mancha púrpura

Enfermedad causada por el hongo Mycosphaerella fragariae; aparece como una mancha circular de 2 a 3 mm de diámetro sobre la hoja. Se dispersa por medio de ascosporas y de esporas, con temperaturas suaves y alta humedad relativa.

Hongos del suelo

Son varios los hongos que afectan a la planta desde su sistema radical o zona cortical del cuello, entre estos se tiene Fusarium sp., Pytophtora sp., Rhizoctonia sp., Rhizopus sp., Pythium sp., Cladosporium sp., Alternaria sp. y Penicillium sp.

Para controlar estas especies de hongos es necesario realizar de manera preventiva la fumigación durante la preparación del suelo, mitigando así las consecuencias sobre el cultivo.

Bacterias

Bacterias de la especie Xanthomas fragariae atacan principalmente a la hoja, dando lugar a manchas aceitosas que se van uniendo y progresando a zonas necróticas. Se ve favorecida por temperaturas diurnas de alrededor de 20 ºC y elevada humedad ambiental.

Entre los productos químicos utilizados para el control de enfermedades se pueden mencionar: Clorotalonil, Paratión Etílico, Mancozeb, Bitertanol, Propiconazol, Profenofos, Propineb, Paraquat, Carbendazim, Metamidofos, Flusilazol, Diazinon + Cipermetrina, Paraquat + Diquat, Hierbatox, Curacin, Amidol, Malatión, Metion, Tionil, Ditane, Gramoxil, Baicol.

Cosecha

En un manejo adecuado de la plantación y sobre todo de la fruta, puede estar la diferencia entre cosechar el 90% o el 30% de la fruta que la planta produce. Debe empezarse a manejar la fruta desde antes de su formación y su desarrollo, para que llegue en buenas condiciones a la cosecha.

En la región tropical la cosecha comienza a partir de la semana 12 aproximadamente, luego de establecido el cultivo y se extiende de 28 a 32 semanas; la planta disminuye su producción a partir de esta fecha y entra en un periodo de “descanso”, que tiene una duración aproximada de 12 semanas.

La frecuencia de cosecha puede ser semanal, hasta dos veces por semana, de acuerdo con la variedad. La fruta debe estar firme, bien coloreada y libre de pudrición.

Si las fresas se cosechan en el momento adecuado y son manipuladas adecuadamente, estas permanecerán en buen estado por varios días, pero debe procurarse que el tiempo entre cosecha y puesto en manos del consumidor no supere los tres días, cuando las primeras fresas se empiezan a descomponer.

Para el mercado fresco, la fruta se toma por el pedúnculo entre el pulgar y el índice, y se tira haciendo un suave movimiento de rotación. Esto permite desprender la fruta con pedúnculo. La fruta no debe mantenerse en la mano para que no aumente la temperatura por lo que debe inmediatamente depositarse en cestas o cajas de cartón que se llevan rápidamente a sombra con temperatura fresca hasta su despacho. Las mismas son transportadas y vendidas en cajas de 4 kg.

-       Índice de Madurez

Este índice es importante ya que nos señala el momento oportuno de cosecha y el destino de la fresa. Se basa en el grado de maduración de acuerdo al color del fruto, de la siguiente manera:

• Tres cuartas partes del fruto de color rosado sobre un fondo blanquecino. Esta fruta tiene como destino al mercado para consumo fresco de mercados distantes.•

• Todo el fruto de color rosado, se destina al mercado para consumo fresco de mercado relativamente cercanos.

• Rojo a rojo oscuro: fruta para consumo fresco de inmediato o para ser procesado industrialmente.

Comercialización

A partir del momento de la cosecha, se inicia otro proceso de gran importancia, como es el de seleccionar la fruta, empacarla, transportarla y almacenarla adecuadamente, para presentar un buen producto en el mercado.

La selección de la fruta se hace de acuerdo con el mercado al que se dirige, lo mismo que el empaque. Estas labores se inician en el momento de la cosecha, cuando se separan las frutas de acuerdo con la calidad y se empacan ahí mismo.

Hay tipos diferentes de frutas que se comercializan y en cada uno de estos tipos, diferentes categorías.

• Fruta fresca para exportación.

• Fruta fresca para mercado nacional.

• Fruta para industria.

La fruta fresca para exportación

Es la fruta de mejor calidad; debe ser seleccionada y empacada debidamente en el mismo momento de la cosecha. La selección se basa en grado de maduración, tamaño, uniformidad y sanidad de las frutas.

Estas no pueden ser lavadas ni contener ninguna suciedad o materia extraña. Se separa por tamaños de acuerdo con lo que los compradores pidan, ejemplo: extra grande, grande mediana y pequeña.

Existen normas establecidas para cada tamaño de la siguiente manera:

La extragrande es una fruta de un diámetro mayor de 40 mm;

• La grande de 35 a 40 mm,

• La mediana de 30 a 35 mm y

• La pequeña de 25 a 30 mm de diámetro.

Sin embargo, estas medidas y los nombres de cada calidad pueden variar de acuerdo con la empresa exportadora y el país al que se dirija y a la variedad de fresa.

La fruta de exportación se empaca primeramente en canastitas plásticas con 250 g de fruta, si es para el mercado de Europa, o 400 g si es para el mercado de Estados Unidos.

Estas canastitas se empacan en grupos de 6 o 12 en otra caja de cartón, que es la de exportación a Europa o Estados Unidos respectivamente.

La fruta fresca para mercado nacional

Es aquella que, por pequeños defectos de formación o por tener más de 3/4 de maduración, no califica para exportación. Muchas veces por fallas en los sistemas de exportación, toda la fruta de primera calidad se queda en el mercado nacional.

El mercado nacional no es muy exigente en cuanto a calidad por lo que, sobre todo en meses de poca cosecha, aún fruta muy pequeña se vende para consumo fresco.

El empaque puede ser en cajas de cartón o canastita plástica. Estas una vez embaladas en el transporte se cubren con una lámina de polietileno, que se prensa con una pequeña liga. Algunos productores pequeños y en ciertos mercados como las ferias del agricultor, venden fresas en bolsas plásticas, sin ningún tipo de selección y en estado avanzado de deterioro. Esta fruta prácticamente puede considerarse como de uso industrial, aunque se vende como fruta fresca.

La fruta para consumo en fresco no puede ser almacenada, debe mantenerse en cámara fría entre 0 y 20C con 85-90% de humedad relativa; aun así, no puede mantenerse más de 4 días antes de ser llevada al mercado.

La fruta de industria

Es aquella que, por excesiva maduración, defectos de formación, daños no muy severos y tamaño pequeño, no califica para fruta fresca. Se lava, se la quita el cáliz y el pedúnculo y se empaca en bolsas prácticas de 5 kg para ser llevada al mercado.

La fruta industrial puede ser congelada y almacenada para su uso posterior en la elaboración de gran variedad de productos como mermeladas, pulpa para jugo, zumos, néctares, conservas, licores, esencias para aromatizar helados, gelatinas, pudines, cremas, productos de repostería, fresa deshidratada, atomizada y liofilizada entre otras.

Datos curiosos del cultivo de la fresa

• Es una de las frutas más populares en los EEUU: el 95% de los hogares la consumen.

• La salsa de fresa se utiliza para añadir color a platos de postre gourmet y como espesante de otros platos principales.

• Para su consumo seleccione frutos libres de moho; investigaciones han relacionado al moho con algunas formas de cáncer.

• El tamaño de la fresa varía considerablemente con la época del año en que se siembra: en verano conseguirás frutos más grandes y atractivos.

• Es tan versátil que su uso se entiende a la cosmetología, artículos de limpieza y hasta el cuidado de la salud odontológica.

• Las hojas pilosas de las plantas de fresa atraen la contaminación del aire, por lo que es usada como indicador de la contaminación ambiental.

• En estado silvestre existen más de 400 variedades de fresa, pero sólo 20 son aceptados y comestibles.

• En los tiempos de Napoleón, Madame Tallien solía bañarse en zumo de fresas frescas para mantener su piel suave ¡exquisito gusto!

Ing. Agr. Odalis Perdomo

NOTA: Agropedia es una herramienta de Agrotendencia TV para la producción y difusión de conocimiento técnico-agrícola especializado enfocado a optimizar el uso de los recursos y mejorar significativamente el manejo de los sistemas de producción en América Latina. Puedes acceder a la información más actualizada sobre la agricultura en el mundo a traves  de nuestro portal web: Agrotendencia.tv

 

Cultivo de fresas en 2 Minutos - Micro Clips - Agropedia
El cultivo de Fresas
Agroclip Fresa

1
Deja un comentario

avatar
1 Hilos de comentarios
0 Hilos de respuestas
0 Seguidores
 
Comentario más reaccionado
Hilo de comentarios más activo
1 Autores de comentarios
Mafalda Autores de comentarios recientes
Recientes Antiguos Mas votado
Mafalda
Invitado
Mafalda

Sencillamente, excelente información, es útil y precisa. Gracias.