El Cultivo de Maíz

Indice del artículo

El cereal precolombino que conquistó al mundo...

El Maíz (Zea mays). Es una poacea anual, de rápido crecimiento que actualmente ostenta el título del cereal más producido y consumido del mundo; superando al arroz, al trigo y al sorgo. Es originaria de Mesoamérica (actual México) y fue domesticada por los nativos mucho antes del descubrimiento del viejo mundo. Su difusión en Europa y el mundo, data del siglo XVII.

Esta planta, presenta una gran versatilidad de uso y formidable capacidad de adaptación a diversidad de climas y suelos; gracias a la gran cantidad de variedades del vegetal que existen. Aunque un factor importante y determinante para que prospere es la exposición total a la insolación.

Su forma de consumo varía mucho; existen variedades de maíz dulce, que se cultiva para consumo fresco, como granos, o directamente de la mazorca (jojoto).

Pero también hay variedades de campo, que se utilizan para consumo animal. Y también las hay destinadas a procesamiento agroindustrial, para la elaboración de derivados de consumo humano, como; harinas, masa, aceite y bebidas alcohólicas, como el whisky bourbon o la producción de almidón.

Sembrado como cultivo asociado por los campesinos o como monocultivo a nivel empresarial, constituye junto al frijol, la calabaza y el chile, un alimento tradicional en América Latina; siendo 100% digno de que dediquemos este y otros espacios a la descripción de su uso y cultivo.

Desde el tamal hasta el biocombustible

Los Olmecas y los mayas, cultivaron numerosas variedades de maíz, a lo largo de Mesoamérica, preparándolo molido, cocinado o preparado por medio de la nixtamalización, también llamado maíz pelado con cal.

Junto a la papa o patata, fue una de las especies exportadas a Europa, de donde se propagó hacia el mundo, siendo Galicia y la Cantábrica, donde por primera vez, se adaptó muy bien a la climatología local, con altos rendimientos.

La planta de maíz, es utilizada como malojo, o alimento para animales, muy nutritivo por sus azucares, mientras que su cariópside, o grano, es importante en la alimentación humana y animal por la variedad de productos con valor agregado que posee, hasta su uso, como biocombustible, ya que, a partir del alcohol anhidro mezclado con gasolina, se emplea como carburante, evitando de esta manera, la adición de sales orgánicas de plomo.

9.000 años de domesticación productiva y contando…

Origen

Estudios científicos orientan el origen del maíz, de la domesticación de una planta herbácea silvestre; conocida como Teosinte, planta originaria de México y Centroamérica.


Este Teosinte, es considerado un tipo de maíz ancestral y por eso, científicamente su nombre es Zea mays spp. Mexicana. Considerándosele perteneciente a la misma especie que el maíz (Zea mays L.)

No obstante, el  Teosinte, existe en la actualidad como una hierba, frecuentemente maleza del mismo maíz. Y se diferencia por su tamaño, (un metro más alto), ser una planta herbácea muy ramificada; y tener tallos verdes, con tonos rojizos que generan su fruto entre brácteas que no cierran.

Estas brácteas forman mazorcas pequeñas con granos negros, duros y con cascara. Que requieren de escarificación para poder ser consumidos.

 

Etimología

“Lo que sustenta la vida”, era el significado de la planta “mahis “en voz de los naturales Tainos del Caribe, mientras que el pueblo Quechua, lo llamaba “choclo”, los Náhuatl “centli o cintli”, los Muisca “aba”, y en latín “millo”. Su nombre ha variado mucho según la región, la nación y la cultura, Aunque actualmente el más popular sea Maíz, también es conocido como; elote, jojoto, sara sara, danza, mijo, oroña, panizo o borona.

Historia de su expansión

Existen vestigios de la expansión de los cultivos de maíz, antes del 2500 a.C., a lo largo de los territorios de la América Central y México; se sabe que originó relaciones de comercio entre naciones o tribus de naturales, basado en los excedentes y las variedades.

A partir del 1492, cuando se inicia la conquista por parte de los europeos, entre los siglos XV y principios del XVI; los conquistadores, exploradores y comerciantes, llevaron el maíz de regreso a sus países, como una novedad alimenticia, de agradable sabor. Introduciéndolo en toda Europa y de aquí al resto del mundo.

En un periodo no mayor de los 40 años; el maíz, se había expandido hacia África, India y a China, a través del Tíbet. Llegando primero que los europeos a esas regiones.

Registros arqueológicos demuestran dos vías de dispersión del cultivo. Estando los tipos de maíz, más antiguos, asentados en las tierras altas de México; para luego extenderse a las diversas culturas de América del Norte, a las tierras bajas de Centroamérica y el resto de Sudamérica.

El imperio Inca lo utilizo en sus ceremonias religiosas, al igual que junto a objetos valiosos en las tumbas incas; siendo éste, junto a la quina y la papa, parte importante de la alimentación.

Se puede afirmar que el cultivo del maíz, fue causa y efecto, de la gran revolución agrícola; al aumentar la superficie cultivada, lo cual permitió la producción ganadera mediante el método estabulado. Al ser estos alimentados con piensos, pudiendo a la vez producir el estiércol para abonar los cultivos, tanto en los Estados Unidos como en Europa.

Maíz: versatilidad sin precedentes entre los cereales

Importancia social

Como alimento básico, es uno de los más importantes, tanto para consumo humano como animal; del cual se pueden derivar numerosos sub-productos y preparaciones con diferentes niveles de valor agregado.

La ganadería vacuna, porcina, ovina y caprina, además de las aves de cría, consumen parte importante del maíz producido; esto le da una enorme importancia e influencia al cultivo como factor determinante en estos sistemas productivos.

Además, el maíz constituye parte importante de la dieta, en México, el Caribe, Centroamérica y Sudamérica en general; donde se consume en las formas más diversas, ocupando el primer lugar en consumo entre los cereales de la región de origen.

Su adaptabilidad, le da una versatilidad única; el maíz se puede producir en todos los continentes excepto en la Antártida.

El ser humano lo consume con menores niveles de procesamiento y elaboración en comparación con otros cereales. Además, es altamente valorado debido a que brinda mayores rendimientos en contraste con otros granos; lo que lo hace más rentable a nivel productivo y menos costoso a nivel de mercado.

Importancia ecológica

En una investigación implementada por el  Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma) y el Risoe Centre (URC) que fue coordinada, en lo que respecta al “capítulo argentino”, por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación Argentina; Se determinó a través de un estudio, que la promoción de este cultivo “es una de las mejores herramientas disponibles” para evitar los efectos del “cambio climático”.

Las rotaciones de cultivo con maíz, contribuyen a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero; en una proporción mayor que el monocultivo de soja. Así lo indica el informe final sobre “tecnologías para mitigación”; presente en el documento “Evaluación de necesidades tecnológicas ante el cambio climático. Informe que fue elaborado por un equipo multidisciplinario de investigadores argentinos.

Por otra parte, la nobleza del maíz y el modelo de producción campesino a través de la milpa o conuco; siempre ofrecen alternativas para una mejorar la alimentación de sus practicantes proteger el ambiente y también la biodiversidad.

La milpa o conuco, se refiere a la implementación de cultivos asociados, tradicionalmente en pequeñas superficies cultivadas, tales como; el maíz, el frijol, raíces como la yuca y calabazas, donde se genera un sistema de alelopatías, ocurriendo un verdadero control de insectos plagas y/o malezas o mixto, que igual favorece el ecosistema y la biodiversidad, al actuar como refugio o nicho de la fauna silvestre.

El maíz en la artesanía y agroindustria

Los olotes, que son los restos de las mazorcas, son utilizados para el diseño de artesanías o como composta.

El maíz es una de las plantas más fáciles de procesar. Se puede almacenar en diferentes formas y tiene una gran variedad de usos; de la hoja seca se hacen fibras para tejer canastas, sombreros, tapetes y adornos. O bien, puede servir como forraje para alimentar al ganado o incluso, como papel para cigarrillos.

Se han desarrollado a nivel mundial empresas agroindustriales del maíz, especialistas en producción de derivados alimenticios, tales como; harinas de maíz, para masa de tamales o arepas, hayacas o hayaquitas, y otros preparados, o incluyendo harinas refinadas para alimentos para bebés o convalecientes, aceites de excelente calidad culinaria, almidón, u otros productos alimenticios.

La gran mayoría de estas empresas agroindustriales, utilizan el maíz blanco, de mayor aceptación tradicional para consumo humano. Y Maíz amarillo para elaborar los diferentes tipos de alimento balanceado para animales.

Maíz y biocombustibles

En algunos países desarrollados, interesados en rendir los carburantes de origen fosil, usan el maíz para reducir la mezcla de soluciones de plomo, y evitar el pistoneo en motores de combustión; para ello producen el bioetanol, transformando el maíz en alcohol y dos subproductos; burlanda seca (DDGS-10% de humedad) y burlanda húmeda (WDGS-65% de humedad) y anhídrido carbónico (CO2).

Estas burlandas, con una composición de 30% de proteína y entre 8 y 12% de aceite, producto energético/proteico, representa una buena oportunidad de negocio pecuario para los productores, ya que su precio es menor que otros sustitutos.

E incluso la proteína, “zeína” contenida en el maíz, puede mezclarse con plastificantes y formar polímeros comestibles de diversos usos; entre ellos la fabricación de gomas de mascar o chicle.

Maíz nutrición y medicina

Tradicionalmente se considera que las barbas de Maíz o pelos de elote, tienen propiedades medicinales; siendo utilizados para el tratamiento de padecimientos  renales, el control de la presión alta; la reducción de los niveles de colesterol y para tratar diversas molestias digestivas.

El maíz por ser un alimento completo, favorece el buen funcionamiento metabólico del cuerpo; ya que contiene vitaminas A, B, y E y un sinnúmero de minerales. Por ello es beneficioso para combatir enfermedades como la diabetes o los problemas de hipertensión.

Este cereal es fuente de diversos antioxidantes importantes que disminuyen la formación de radicales libres, previniendo la aparición células y posteriormente enfermedades cancerígenas. En este sentido se considera que la cocción aumenta su capacidad antioxidante.

8 beneficios del consumo de maíz:

1. Su alto contenido de vitaminas, contribuye a un adecuado desarrollo del sistema nervioso.

2. Sus niveles de vitamina A, son esenciales para el buen funcionamiento de la vista y la lozanía de la piel.

3. Nutricionalmente es recomendado para las mujeres embarazadas, para ayudar en un correcto crecimiento del feto.

4. El maíz, es rico en; cobre, hierro, magnesio, zinc y fosforo Interviniendo, cada uno de estos elementos en procesos importantes para la la salud humana.

5. El hierro en el maíz evita la anemia.

6. Los contenidos de magnesio contribuye a mantener la salud cardiaca.

7. El fosforo, interviene en el crecimiento del tejido óseo.

8. El consumo de maíz, favorece la digestión, por su alto contenido de fibra. Contribuyendo también a regular los niveles de colesterol y glucosa en el cuerpo, disminuyendo con ello los riesgos de enfermedades cardiovasculares.

Su gran versatilidad en la alimentación tiene su paralelo en la gran cantidad de beneficios para la salud, lo cual lo hace un alimento casi imprescindible para la dieta, tanto humana como animal particularmente en el continente americano.

NOTA: Cuando consumimos maíz, estamos ingiriendo hasta 9% de las proteínas recomendadas por día, sin embargo, es fallo en aminoácidos y se recomienda consumirlos con otros alimentos, como los frijoles.

Morfología y desarrollo del maíz

En términos generales el maíz es una hierba gramínea de siclo corto de gran eficiencia fotosintética. Que presenta raíces adventicias, que emergen de los primeros nudos del tallo; aparte de un sistema radicular fibroso (fasiculado) y abundante. Que además mantienen erecta la planta, dándole fortaleza contra el acame.

El tallo no ramifica. Posee una epidermis dura e impermeable, una pared circular conductora de nutrientes y una medula esponjosa; que sirve de reservorio de nutrientes y azucares originando en su ápice, la espiga o flor masculina.

Sus hojas largas abrazan al tallo en su inicio, en cuya axila nacen las flores femeninas que una vez polinizadas dan origen a las mazorcas comestibles.

La raíz

La raíz del maíz, tiene como función principal, el anclaje y la absorción de nutrientes; conduciendo agua y sustancias disueltas, hacia el tallo y las hojas donde serán utilizadas. Cuando los granos germinan esta raíz fibrosa toma la iniciativa; continua la aparición de varias raíces adventicias, hasta consolidarse el sistema radicular permanente.

Luego del surgimiento de la plúmula en los primeros dos o tres nudos, sobre la superficie del suelo, brotan verticilos radicales; que penetran al suelo, se ramifican profusamente y conforman el sistema radical de anclaje.

Si realizáramos un corte transversal a una raíz de maíz, encontraríamos las siguientes estructuras; corteza, endodermis, epidermis, metaxilema, periciclo, floema, medula, protoxilema y pelos absorbentes.

 

El tallo

El tallo del maíz, crece a partir de la raíz, por sobre el suelo. Su función es la conducción de materiales desde la raíz hasta las hojas y de las hojas hacia la raíz. Aparte de la producción y soporte de hojas, la panoja o flor masculina terminal; las flores femeninas axilares y las mazorcas o frutos.

Constituye un tallo herbáceo de monocotiledónea, solido, de color verde. Con alturas medias entre 0,6 m. y hasta 4,5 m. dividido en nudos y entrenudos prominentes. A nivel del entrenudo, es casi circular y en los nudos oval; siendo estos donde se producen las yemas que originan las mazorcas o ramas tipo chupones ocasionales.

Si realizamos un corte transversal al tallo, se observa una clara diferenciación entre la corteza. Constituida por una epidermis sobre un tejido de resistencia, que rodea un sistema de haces vasculares y la medula central.

La hoja

La función principal de la hoja es la Fotosíntesis y otra actividad importante es la Transpiración; dividiéndose la hoja como tal, en tres partes bien diferenciadas:

La lámina

Que es la parte más larga y delgada  de la hoja.

La vaina

Que envuelve el tallo, y sujeta la hoja a la totalidad de la planta.

El cuello

Que es la zona de transición entre el tallo y la vaina, donde se encuentra la lígula, que evita que pase polvo y agua y se introduzcan entre el tallo y la vaina.

Mediante un corte transversal de la hoja, se aprecia la epidermis, donde se encuentran las células estomáticas, tanto en el haz como en el envés, sobre una serie de células bulliformes, células epidérmicas angostas, y el mesófilo, conformando un tejido de empalizada y esponjoso, además de elementos de xilema y floema, conductores de agua y nutrientes.

Las flores en el maíz

La especie Zea mays L. es monoica, es decir que en la misma planta hay flores estaminadas (masculinas) y pistiladas (femeninas), lo cual ha facilitado el mejoramiento del maíz, mediante un proceso denominado Hibridación.

Flor estaminada o panoja

La Inflorescencia Estaminada, es llamada Panícula, y se ubica en el ápice  del tallo, cuyo raquis es la continuación del mismo y es el sostén grueso de espiguillas, las cuales poseen un par de flósculos, rodeados por un par de hojas transformadas, llamadas glumas, que encierran por completo la espiguilla.

Adyacente a cada gluma, se encuentran, la palea y las lemas, que constituyen la base de la verdadera flor, que permiten la salida de las anteras, sobre tres estambres y un pistilo rudimentario e infuncional.

Flor pistilada o femenina

La Inflorescencia Pistilada, constituye una espiga engrosada, que nace de la axila de las hojas, específicamente de un nudo y posee una estructura similar al tallo, y se encuentra cubierta por una espata u hoja modificada.

Esta Espiguilla Pistilada, está conformada por; 2 flósculos, 2 lemas y 2 paleas, todas muy reducidas, el estilo y el ovario y cada una de ellas posee un ovulo fértil.

 

El maíz se mejora, fortalece y cruza en comunidad

El polen llega de al lado

Para saber mejorar el Maíz, debemos saber cómo se poliniza, y qué efectos tendrá sobre su descendencia, aprovechando la facilidad de que el 95% de los óvulos de una mazorca sufren polinización cruzada y el otro 5% es autopolinizado.

La mayor parte del polen que poliniza una mazorca proviene generalmente de plantas inmediatamente cercanas, aun cuando el polen pueda ser transportado a grandes distancias, por lo tanto, no es raro encontrar granos amarillos en mazorcas de maíz blanco, distanciadas hasta 800 metros.

El delicado proceso de formar un grano

Por consiguiente, la función principal de la panícula es producir grandes cantidades de polen para fecundar las espiguillas pistiladas; estimados entre 2 y 5 millones por panícula. Esto significa una relación de 2500 a 5000 granos de polen por cada grano (ovario) en la mazorca; que contiene entre 800 y 1000 granos.

Este derramamiento de polen se inicia 3 días antes de que los estigmas de la flor Pistilada (mazorca) hayan emergido, y continúa incluso hasta 8 días después, luego que los estigmas hayan emergido y estén aptos para ser polinizados, en condición húmeda y pegajosa.

De manera que, el grano de polen atrapado, germina rápidamente y produce un tubo polínico que crece y se alarga dentro del canal del estigma. Penetra en la espiguilla Pistilada, alcanza el saco embrionario para fecundarlo, comenzando a formarse el grano de maíz. Este proceso dura entre 12 y 28 horas después de haber ocurrido la polinización; pero puede morir en pocas horas por exceso de calor o desecación.

El fruto

El grano del maíz, es un fruto Cariópside, seco, de una sola semilla que se da en una mazorca; y tiene el Pericarpio muy unido a la misma. Este grano solo puede ser separado mediante la molienda; siendo sus componentes principales pericarpo, endospermo y embrión.

Cubierta exterior

Es una cuticula delgada, fina y fibrosa que protege el grano y comprende el pericarpio o envoltura propiamente dicha y la cofia; que es un pequeño casquete que cubre la punta del grano y protege el embrion. Toda la envoltura como tal representa el 6% del peso del grano

El embrión

En el embrión, se encuentra muy unidos, la Plunula, que originara el talluelo, y la Radícula; que originara la raíz, al germinar.

El Endospermo, protege al embrión antes y después de la siembra, contra el ataque de hongos y bacterias que podrían invadir el grano y dañarlo. El grano posee 90% de almidón y 7% de proteína, aceites, minerales y otros compuestos químicos.

El embrión, que se encuentra conformado además por el Eje Embrionario y el Escutelo, contiene aproximadamente un 38% de aceite y otras sustancias.

Los óvulos fértiles se convierten en granos, unidos a la mazorca al ser fertilizados los ovarios de la flor Pistilada. Llegando el polen o gameto masculino por medio de los estigmas.

Clasificación del maíz

El maíz es una planta herbácea, incluida desde su descubrimiento entre las gramíneas, por sus características muy semejantes al grupo del sorgo, el arroz, el centeno, la cebada, el trigo, la caña de azúcar, el gamelote y paja guinea, hasta especies frecuentemente malezas o especies silvestres como la pata de gallina, y hoy la ciencia taxonómica lo ha incluido entre las Poaceas, y al poseer su flor masculina, una Panícula, la ha ubicado entre las subfamilias de las Panicáceas.

Clasificación del maíz según su uso

Comúnmente se clasifican los tipos de maíz cultivado en 6 grandes grupos, según su uso y consumo los cuales son:

Maíz reventón

Forma extrema de maíz duro que contiene una pequeña porción de maíz blando; teniendo la capacidad de reventar condicionada por la proporción de endospermo corneo.

Los gránulos de almidón en este maíz, están embebidos en un material coloidal duro y elástico que aprisiona y resiste la presión de vapor que se genera dentro del granulo. Bajo calentamiento, este material se dilata hasta alcanzar una fuerza de explosión. Produciendo las palomitas de maíz choclo o cotufas.

NOTA: En el estado de Indiana su producción es extensa, aunque se produce esporádicamente en todas las regiones, de los Estados Unidos de América.

Maíz duro

Contiene poco almidón blando, y son llamados también córneos o cristalinos. Es el maíz mas apropiado para la fabricación de harinas precocidas y en su madurez presenta una superficie lisa y sin arrugas. Las cantidades relativas de almidón corneo y blando varían en diferentes variedades y se produce extensamente en el Sur de Europa y Argentina.

Maíz dentado

Se caracteriza por una depresión o diente en la corona del grano, teniendo a los lados almidón corneo, mientras que el almidón blando se extiende hacia la corona, su producción es ampliamente difundida en todas las regiones maiceras del mundo.

Maíz blando o amiláceo

Está compuesto en una gran parte por almidón blando, tiene poco diente o ninguno, siendo uno de los tipos de maíz, más antiguos. Se han conseguido incluso, en las tumbas de los antiguos Aztecas e Incas; siendo el preferido por los aborígenes americanos, para hacer harina, debido a su suavidad.

Se produce extensamente en américa latina, especialmente el sudeste americano, incluyéndose los maíces con Gen Opaco -2; cuyos granos son harinosos e iguales a los amiláceos, pero con mayor cantidad de los aminoácidos, lisina y triptófano. Lo que hace que constituyan una fuente barata de proteínas; son bajos de peso y mayormente son utilizados para la alimentación de niños y convalecientes.

Maíz morocho

Es una variación de maíz amiláceo, muy frecuente en la región andina. El endosperomo es harinoso pero la capa exterior debajo de la aleurona de 1 a 2 mm es cornea dura, de color amarillo o blanco.

Maíz dulce o azucarado

Se caracteriza por su aspecto transparente, y una consistencia cornea cuando está maduro, al secarse la superficie queda arrugada. Difiere del maíz duro en un gen recesivo, el cual impide la conversión de una parte del azúcar en almidón; ya que el endospermo está constituido por dextrinas (azucares). Se produce extensamente en Norteamérica.

Maíz ceroso

Está totalmente compuesto por la forma molecular amilopectina, que le da un aspecto ceroso a sus granos y frecuentemente salteados.

El maíz morado

Es una variedad que se cultivan por autofecundación o cruzamiento natural, generalmente por insectos, destacándose las abejas y el viento, específicamente variedades con características deseadas, tales como el maíz morado o azul, estudiado por el Instituto Politécnico Nacional de México.

Este maíz morado tiene menos almidón, y menos índice glucémico, lo cual lo hace poco adecuado para la polenta, pero ideal para tortillas, copos y palomitas de maíz. Contiene menos calorías, lo que lo hace recomendable en dietas para adelgazar o prevenir la diabetes; además de que posee significativas cantidades de antocianinas las cuales son antioxidantes.

Mejoramiento genético tradicional en maíz

En busca de las bondades del padre…

La fecundación cruzada es biológicamente importante dado el gran número de mecanismos naturales que tienden a favorecerla y a la reducción en el vigor y signos de degeneración que representa la autofecundación, sobre todo en las primeras generaciones.

La hibridación en maíz por lo general proporciona un aumento del vigor, en especial cuando se realiza entre tipos genéticamente más alejados. Estos híbridos por lo general superan sustancialmente a los cultivares naturales y responden mejor al riego, la fertilización, etc.

El perfecto vigor híbrido

La heterosis (o vigor hibrido) en maíz fue demostrada a  principios del siglo XX, por los genetistas norteamericanos; George H. Shull y Edward M. East, quienes descubrieron que el cruce de líneas homocigotas hechas de un "maíz dentado sureño" y un "maíz flint norteño", respectivamente, daban fuerte heterosis e incremento de rendimiento ante cultivares convencionales de esa era.

El desarrollo de plantas más vigorosas, había sido iniciado por Beal (1880), el cual sembró dos variedades en surcos adyacentes, una fue elegida como progenitor femenino y, por lo tanto, fue despanojada, mientras que la otra como polinizadora masculina; este híbrido entre variedades rindió más que las variedades parentales de polinización abierta.

Producción de semillas híbridas a escala comercial

Sin embargo, para esa época tales híbridos no eran económicamente factibles en gran escala para su uso masivo, hasta que estudios experimentales realizados en la Estación Experimental Agropecuaria de New Haven, Connecticut, EE. UU. por Donald F. Jones, inventó el primer método práctico de producir híbridos de maíz a gran escala en 1914-1917.

Su método producía un híbrido de doble cruzamiento, desde cuatro líneas endocriadas distintas, siendo casi todo el maíz de producción mundial, de esta categoría, con productividades, desde 2300 a 6500 Kg/Ha y en esa medida, igual exigen fertilizantes más precisos, en cuanto a calidad y cantidad, riego y controles con biosidas.

Requerimientos edafoclimáticos de la planta

Clima requerido por el maíz

El maíz, como cultivo heliótico, que requiere de altas dosis de iluminación, es un cultivo de crecimiento rápido, que rinde con temperaturas moderadas, entre las 24 °C y los 30º C, mientras disponga de un adecuado suministro de agua de riego, por lo tanto, los rendimientos aumentan cuando se cultiva en época de lluvias.

Por consiguiente, para el cultivo del maíz, son ideales las noches frescas, ya que utiliza menos energía en la respiración celular, los días soleados y las temperaturas moderadas.

Tipos de suelos recomendados

Si se utilizan las variedades o el hibrido adecuado, aplicando las técnicas recomendadas, el maíz se adapta a una gran variedad de suelos, con preferencia de los suelos francos y fértiles.

Realmente deben ser descartados los muy pesados o suelos arcillosos, por su facilidad de inundación, incluyendo también los arenosos, por su lógica tendencia a secarse en exceso, en función de obtener cultivos rentables.

En regiones de clima frío y con fuertes precipitaciones, los suelos relativamente ligeros son preferibles por su facilidad para drenar y alta capacidad para conservar el calor. En lugares de escasas precipitaciones, los suelos de textura “relativamente” pesada (con cierta proporción de arcilla) son preferibles dada su alta capacidad relativa para retener el agua.

En general los suelos más idóneos para el cultivo de maíz son los de textura media (francos), fértiles, bien drenados, profundos y con elevada capacidad de retención de agua.

En comparación con otros cultivos, el maíz se adapta bastante bien a la acidez o alcalinidad del terreno, pudiendo cultivarse con buenos resultados en suelos con un pH entre 5.5 y 7.0 aunque el óptimo corresponde a una ligera acidez (pH entre 5.5 y 6.5).

El maíz se considera medianamente tolerante a los contenidos de sales en el suelo o en las aguas de riego, siendo la parte superior de las raíces la más sensible a los efectos de las sales, al extremo que el crecimiento de las raíces se ve severamente más afectado por las sales que la parte aérea.

¿Cómo se siembra maíz?

Al igual que todos o la gran mayoría de los cultivos, el maíz requiere de suelos fértiles, y la preparación prácticamente es bastante parecida, practicándose básicamente 2 sistemas; el convencional y el de labranza mínima o labranza de conservación. Ambos sistemas poseen un significativo número de variaciones en su aplicación.

Siembra convencional

Con el sistema convencional, inicialmente, ya seleccionado el terreno, se procede a la eliminación de malezas, mediante la utilización del arado, con dos o tres discos de gran diámetro y pesados, que se arrastran mediante tractor, y en su recorrido se entierran en la superficie del suelo, volteando el mismo, realizando por lo general una sola pasada de arado.

De esta manera, las malezas, restos de cosecha y la entomofauna, es incorporada dentro del suelo, iniciándose la descomposición de la materia orgánica, producto de la ausencia de luz y la actuación de los microorganismos descomponedores, hongos y bacterias, que actúan idealmente en este microclima.

A los quince días, la acción de la rastra, de dos lotes de discos, en forma de V, con un grupo convexo y el otro cóncavo, desmenuza los terrones y restos de malezas en la superficie del suelo, y nuevas semillas de malezas que broten de nuevo, aplicando como mínimo dos pases cruzados.

Por consiguiente, esta etapa, es la más importante, ya que un buen control de malezas, permitirá que emerjan las semillas, sin competir por humedad, nutrientes y luz, con las malezas, que igual son portadoras de plagas y enfermedades.

Cuando regamos por surcos, utilizamos previamente la surcadora dejando calles de hasta los 70 cm, recomendados, por el contrario, de aplicar riego por aspersión, no se surca.

Con la cultivadora- aporcadora, se elimina posteriores malezas y cubre el cuello de la planta, con tierra, y a la vez, le da mejor anclaje al suelo e incorporación de humedad y nutrientes, por su sistema radicular adventicio.

Mínima labranza

El sistema de labranza mínima, se recomienda en aquellas regiones en donde la precipitación es baja o con mala distribución y aquellos lugares donde no es posible utilizar maquinaria agrícola, ya sea por mucha pendiente o no existe maquinaria. A tal efecto se utiliza la limpieza, a machete, escardilla o aplicación de un herbicida de contacto, para mediante coas, sembrar los granos.

El método de labranza mínima es un método beneficioso para agricultores, ya que disminuye la erosión, y también permite una mayor retención de humedad al no remover ni exponer el suelo a la acción del viento.

La Labranza mínima tiene además variables extremas en los sistemas de siembra como la conocida labranza “0” o los métodos de siembra directa con cobertura (SDC), que si bien algunos estudios aseguran tener una gran cantidad de beneficios relacionados con la textura, estructura, retención de humedad y calidad general de los suelos, también presentan limitantes como un manejo más cuidadoso de las malezas.

NOTA: Cuando se usa la mínima labranza, si la maleza tiene más de 50 cm de alto, se realiza una chapoda y, entre 8 a 15 días después, se debe aplicar un herbicida quemante como Paraquat o un traslocable como Glifosato para eliminarlas según sea el caso y tipo de maleza.

Manejo de la fertilización en maíz

En general se puede afirmar que las extracciones del cultivo de maíz por toneladas (Tn) de maíz cosechada en macro elementos puros son: Nitrógeno: 28-30 kg de N., Fósforo: 10-12 kg de P2O5., y Potasio: 23-25 kg de K2O, lo cual permite inferir las necesidades básicas de nutrientes necesarios.

NOTA: para todo cultivo, lo más recomendable en cuanto a fertilización, es que previo a su establecimiento se realicen análisis de suelos o edafológicos, para determinar las necesidades o déficits reales del suelo.

Sobre lo ya comentado podemos decir que, para un suelo de buen drenaje, cuyo análisis de suelos determine baja fertilidad en estos tres elementos mencionados, las dosis de fertilizante comercial suelen ser las siguientes.

• 200 Kgs/ha, de Urea (46% NO2), a la siembra del grano, a chorro corrido y paralelo a la siembra mecánica, cuando se usa labranza convencional en ausencia de cobertura.

• 200 Kgs/ha, de Urea adicionales cuando el maíz está en pleno crecimiento.

• Y 200 Kgs/ha, de Fosfato (de cualquier tipo: diamonico, triple, etc), antes de la floración, para favorecer el llenado del grano.

Algunos productores que utilizan variedades de alto rendimiento, igual aplican Nitrogeno en aspersiones foliares usando soluciones de urea, o fertilizantes foliares específicos más especificos.

Manejo fitosanitario del cultivo de maíz

Control de malezas

Cuando las plantas no deseadas hacen honor a su nombre…

Las malezas son plantas que compiten con el cultivo, por humedad, nutrientes, luz, espacio y a la vez, portadoras de plagas y enfermedades, por consiguiente, reducen el rendimiento, obstaculizan y elevan costos de otras labores culturales y de cosecha.

De tal manera, que preventivamente, es necesario eliminar las malezas de manera temprana, antes que ensemillen, en las calles, camellones, canales de riego, en el camino, durante la etapa, antes de que se inicie el nuevo ciclo de siembra del maíz.

Control mecánico de malezas

El control mecánico de malezas en maíz, involucra el uso de machetes, escardillas y cultivadoras accionadas por tractor, siendo esta última aplicada por el empresario del campo, que dispone de estos equipos, aplicando, dos pases de cultivadoras, antes de que el maíz tranque, y a la vez, aporca el cultivo, dándole más fortaleza y anclaje, ya que la tierra acumulada a su pie, incorpora nutrientes aprovechables por su sistema radicular adventicio.

El control químico de malezas en maíz

El control químico, es con herbicidas, sustancias que controlan, impiden o eliminan malezas, siendo; eficaz, económico, selectivo, de fácil utilización, rápido en su acción y no sujeto a la acción de la lluvia.

De acuerdo con la época de aplicación, el herbicida más utilizado para control de malezas en maíz a nivel de Latinoamérica es el Atrazin (ingrediente activo de varios productos comerciales

Se aplica, entre 2 y 3 días antes y después de la siembra, o luego que las malezas tengan entre 2 y 3 hojas, ya que el maíz, es capaz de metabolizar y descomponer las atrazinas en productos inofensivos y hasta aprovechables.

Otro control químico, consiste en la aplicación del grupo de las 2, 4, D – Aminas o Sulfato Aminas, que es un herbicida sistémico que elimina especies malezas de hojas anchas, cuando están recién germinadas, aplicándose, en dosis de 4 L/ha, entre 200 L - 400 L de agua, según la aplicación.

Otro herbicida recomendado, es el Prowl 330- E, concentrado emulsionable, que contiene 330 G., de ingrediente activo /litro, siendo selectivo, controla malezas de hoja larga, se aplica en cualquier época, de baja toxicidad, es biodegradable, económico y de fácil aplicación, dosis; 3 L/ha, en suelos livianos; 4 L/ha, en medianos y 5 L/ ha, en pesados, entre 100 L.- 400 L, de agua.

Las plagas no tienen escrúpulos.

El maíz, a lo largo de su evolución, ha tenido que irse blindando contra los ataques despiadados de; masticadores, perforadores, medidores, etc., sin embargo, las plagas igual han desarrollado mecanismos de ataque, tan igual de efectivos, destacándose algunas, como el gusano cogollero o barrenador del maíz (Spodoptera frugiperda), la Chicharrita del maíz (Peregrinus maydis), portadora de virus, el Gusano alambre (Agrotis sp.) y el Gusano del jojoto (Heliotis zea), entre otros.

Por consiguiente, frecuentemente se emplean métodos de control, culturales, mecánicos, químicos y biológicos, con la única finalidad de prevenir, evitar y controlar las plagas, para lograr el mejor rendimiento y la menor contaminación posible.

De acuerdo con sus hábitos alimenticios, estas se pueden dividir en; comedoras de follaje, comedoras de mazorca, y plagas de la raíz, por lo tanto, es necesario conocer la biología y hábitos de las plagas, para aplicar un manejo integrado de control.

Los productos químicos y orgánicos

El insecticida más recomendado, es la Cipermetrina, un Piretroide o grupo de pesticidas artificiales, imitando los efectos sobre las plagas de las Piretrinas naturales de los crisantemos, siendo no sistémico, no volátil, de baja toxicidad en mamífero, además; no es mutageno o carcinógeno y muy efectivo en el control de; lepidópteros, coleópteros y hemípteros, principales plagas.

La dosis de Cipermetrina, varía desde pocos hasta cientos de gramos, en un volumen igual variable, entre 100 y 400 L/ha, según la intensidad de la plaga.

Otro método menos contaminante y práctico, es el Control Biorracional, consistente en un compuesto altamente potente contra las plagas, sobre todo los órdenes; Lepidóptera, Thysanoptera, Isóptera y Coleóptera, denominado Spinosad, el cual se aplica 20 días antes de la siembra, siendo un producto de la fermentación aeróbica del actinomiceto del suelo Saccharospolyspora Spynosa.

Métodos de control biológico

El Tricograma, consistente en cartones de 25 pulgadas/ ha, con huevecillos, que, al eclosionar, la hembra ovoposita en huevos de los gusanos cogolleros, mediante tres liberaciones de insectos cada 15 a 22 días.

Las Crisopa, otro control biológico, consistente en un frasco contentivo de huevecillos y sustrato, hasta 2 cm3/ ha, y al nacer la larva es depredadora de larvas, huevos y adultos del gusano cogollero y de otras larvas, mediante tres liberaciones de las mismas, cada 15 a 22 días.

Otro efectivo método de control biológico, consiste en la aplicación de cepas de Bacillus Thuringiensis (Bt), bastante efectivo en el control de gusanos, como el cogollero, el medidor y el barrenador, que prácticamente se comen a la plaga, recomendando alternar la cepa en cada aplicación, para evitar el desarrollo de resistencia en los insectos.

Uso de trampas

También existen métodos combinados, no químicos, tales como la utilización de Feromonas sexuales, de diferentes tipos. Suelen utilizarse 2 trampas por hectárea, instaladas 10 días antes de la siembra. Cambiando las trampas cada 22 días.

Una de ellas consiste en colocar las feromonas al fondo de un envase plástico, contentivo de agua y jabón, y dos entradas para que el insecto en su fase de mariposa caiga en la trampa y quede atrapado en la solución.

Manejo de las enfermedades en el maíz

El combate, guerra o enfrentamiento establecido, para que el cultivo del maíz este sano y productivo, es aplicar el método adecuado para reducir la actuación de enfermedades, prevenir o eliminar los agentes causantes y atenuar o evitar los daños o pérdidas causadas.

Las principales enfermedades, son causadas por; Hongos, Bacterias, Virus, Micoplasmas y OML (Organismos afines a los Micoplasmas) y Nematodos, y para el maíz, sobresalen por su importancia, los Hongos y Virus, específicamente; Mildiu lanoso, Enanismo rayado, Achaparramiento, Mosaico de la caña y Tizón del norte y del sur.

Control cultural y preventivo

Por consiguiente, como medida preventiva, para un efectivo control previo de las enfermedades en el cultivo del maíz, se recomienda eliminar los restos de cosecha, mediante pases de arado o rastra, o de ser posible su aprovechamiento para consumo animal, convirtiendo los mismos en piensos y forrajes.

Igualmente, una buena preparación del terreno eliminando, malezas portadoras de enfermedades, como las euphorbiaceas, (lecherito, etc.), u otras (Sida sp.), de los caminos, canales, camellones, etc., o semillas certificadas, y/o resistentes a diferentes enfermedades.

En algunos terrenos, con texturas franco-arcillosas y arcillosas, se recomienda aumentar la altura de los camellones, y distribuir eficientemente drenajes, e incluso regular la fertilización nitrogenada, o diversificar las siembras con nuevas variedades resistentes o alternar cultivos.

Las 4 enfermedades principales y sus plagas trasmisoras

Sobresalen tres de origen viral; el Enanismo Rayado, que origina plantas de menor tamaño, con la base de las hojas con rayado amarillo, producto de insectos vectores, que se recomienda su control con; Dimetoato y Triclorfon. Insecticidas, Diazimon.

Igualmente, el Mosaico de la Caña de Azúcar, que ocasiona un contraste de colores verde claro y amarillo, en el follaje, trasmitidos por vectores habitantes de malezas hospederas, que se recomienda se controlen con Dimetoato.

Y de tercero el Achaparramiento del Maíz, cuyo vector la Chicharrita del maíz, que reduce el rendimiento hasta en un 50%, con la aparición de manchas cloróticas, las cuales a la larga se unen y se forman rayas, y que, de aparecer en plántulas, provoca no llenado de mazorcas, recomendándose control con; Insecticida Oxidemeton-metilo, o Carbaril, siendo la resistencia genética, más recomendada.

Por otra parte, de origen fungoso, sobresalen por su importancia, el Mildiu lanoso, consistente en una lanilla blanquecina sobre el follaje, hasta aparecer manchas y necrosis del tejido foliar, siendo producido por Bremia, Peronospora, Sclerospora, hongos que se recomienda controlen con; Captan, Maneb, Mancozeb, etc.

Otra enfermedad de origen fungoso es el Tizón, esta ocasiona lesiones elípticas largas de color gris verdoso hasta marrón, producida por Helminthosporium, recomendándose su control con Mancozeb.

Compilador.

Ing. Agr. Jesús Silva.

NOTA: Agropedia es una herramienta de Agrotendencia TV para la producción y difusión de conocimiento técnico-agrícola especializado enfocado a optimizar el uso de los recursos y mejorar significativamente el manejo de los sistemas de producción en América Latina. Puedes acceder a la información más actualizada sobre la agricultura en el mundo a traves  de nuestro portal web: Agrotendencia.tv

3
Deja un comentario

avatar
2 Hilos de comentarios
1 Hilos de respuestas
0 Seguidores
 
Comentario más reaccionado
Hilo de comentarios más activo
3 Autores de comentarios
Angel RamosEditor AgropediaFrancisco Lema Autores de comentarios recientes
Recientes Antiguos Mas votado
Francisco Lema
Invitado
Francisco Lema

Muy interesante, sin embargo quiero preguntar como consiguen híbridos que se produce 20.000 kg por hectárea. También quisiera saber cual es la densidad de siembra óptima.

Editor Agropedia
Editor

Respecto a conseguir semillas hibridas con rendimientos de 20.000 Kg/Ha es información que puede suminstrar con mayor fidelidad las entidades que venden semillas comerciales. Y respecto a la densidad optima, esta estará muy ligada al esquema de siembra utilizado, al manejo de todo el sistema de cultivo como tal, e incluso las caracteristicas del cultivar a nivel de desarrollo radical. Un espaciado mayor de 50 cm entre hileras, y 50 cm entre plantas es considerado en el caso de la mayoria de los maíces (no dulces) innecesario, por tanto densidades menores a las 40.000 plantas/ha pueden ser un desperdicio de… Leer mas...

Angel Ramos
Invitado
Angel Ramos

Interesantisima informacion en este otro blog podemos encontrar mas informacion al respecto. https://elpequenoagricultor.wordpress.com/category/granos/