Lombricultura en 2 minutos

Comparte el artículo vía

La lombricultura o vermicultura son todas las técnicas utilizadas en la cría de lombrices con el fin de transformar desechos orgánicos en abono.

Desde el antiguo Egipto se tenían conocimientos de las infinitas ventajas que podían aportar las lombrices al suelo. Sin embargo es en la segunda mitad del siglo 20 cuando inicia la cría intensiva de lombrices.

En la actualidad el tipo de lombriz más cultivado es el híbrido conocido como lombriz roja californiana.

Este tipo de lombriz se puede cultivar en cualquier espacio cuya temperatura no baje a temperaturas inferiores de 7 grados o supere los 40 grados centígrados.

Cada día una lombriz ingiere la cantidad de residuos orgánicos equivalente a su peso.

Un criadero de lombrices puede duplicar su población en solo tres meses. En un año la cantidad inicial puede aumentarse 16 veces.

El abono conseguido a partir de las lombrices contiene: nitrógeno, fósforo, potasio y calcio. En todos los casos supera las cantidades del material orgánico ingerido.

Las lombrices tienen la asombrosa capacidad de convertir el 70% de lo que comen en abono.

Las aves de rapiña son una gran amenaza contra la lombricultura. La mejor opción contra estos depredadores es proteger los cultivos con lonas.

El abono proveniente de la lombricultura es un excelente fertilizante para árboles frutales, pastos y huertas.

La explotación o cultivo de la lombriz (lombricultura), para producir abono sólido y líquido conocido como humus, ha tenido un avance en los últimos años, gracias al mejoramiento genético de la especie que favorece su cría en cautiverio y formas de producción.

Visita nuestra Agropedia y conoce mucho más sobre la lombricultura.

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments