Producción de forraje verde hidropónico

El forraje verde hidropónico (FVH) es un sistema de producción de biomasa vegetal de alta calidad nutricional que puede ser implementada en cualquier época del año, condición climática y zona geográfica.
En términos generales puede definirse como el producto que se obtiene del proceso de germinación de semillas (gramíneas y leguminosas) sobre bandejas, en ausencia de suelo; bajo condiciones ambientales controladas de luz, temperatura y humedad.
Cabe destacar que su uso en la alimentación animal se remonta a la época de los romanos, cuando hacían germinar la semilla para alimentar al ganado.
Actualmente se ha venido desarrollando e implementando la técnica de producción de forraje verde hidropónico a pequeña escala; por ser un sistema con una gran eficiencia productiva que permite un alto rendimiento por unidad de superficie.
Además se ajusta a las condiciones socioeconómicas de los pequeños y medianos productores.

Leer más

Pastoreo racional

El pastoreo racional representa una opción viable y necesaria para la producción de leche, contribuye a mejorar la fertilidad natural del suelo, además permite una buena recuperación de los pastos.
Con el pastoreo racional se logra una buena recuperación de los pastos; debido a que los animales aportan nutrientes en forma de restos de hojas, excretas sólidas y líquidas al suelo.
Adicionalmente los microorganismos del suelo mejoran el drenaje del agua haciendo túneles que también ayudan a la entrada del aire al suelo; aportando nutrientes a las especies forrajeras presentes en el potrero en un proceso denominado fertilización natural por reciclaje

Leer más

Ganadería regenerativa

El impacto de las actividades ganaderas sobre el medio ambiente ha sido objeto de mucha discusión, debido a que en muchos casos emplean manejos inapropiados para el suelo y la vegetación; además de contribuir con la emisión de gases de efecto invernadero.
Para contrarrestar estos efectos perjudiciales, los ganaderos actualmente están aplicando modelos productivos como la ganadería regenerativa, cuyo objetivo es mantener el equilibrio entre la producción de proteína animal y la conservación de los ecosistemas; mediante el manejo agroecológico.
Entre las actividades de conservación de esta modalidad pecuaria se encuentran: la siembra y multiplicación de árboles, la reducción del uso de insumos químicos, el manejo de excretas y el uso racional de los recursos suelo y agua. Permitiendo a las unidades productivas ser sostenibles desde el punto de vista ecológico, económico y social.
Esta ganadería considera y preserva el suelo a través del uso adecuado de potreros; en el que es necesario manejar los tiempos de pastoreo y descanso; siendo este último imprescindible para promover la regeneración de la biota, la reducción de la erosión y el crecimiento óptimo de las pasturas.
Actualmente esta forma holística de producción animal satisface la exigencia de los consumidores, quienes obtienen productos saludables libres de agroquímicos y con alto valor nutricional.

Leer más

Cría de avestruz

El avestruz es el ave más pesada, grande y veloz del mundo, aunque solo en tierra ya que no posee la capacidad de volar. Puede pesar unos 150 kilogramos, medir más de 2 metros de altura y correr a velocidades superiores a los 70 Km/h durante 30 minutos.

La producción comercial de avestruces es una actividad prometedora de popularidad reciente. Su objetivo principal es aprovechar la excelente carne del ave, aunque también se pueden aprovechar las plumas, la piel, y los huevos infértiles.

La fase de reproducción del avestruz es estacional, y dura unos 7 meses dependiendo de la región. En ella, los machos producen grandes cantidades de testosterona y las hembras se tornan más territoriales.
El apareamiento consiste en una danza ritual donde el macho, sentado sobre sus patas muestra las alas, la cabeza y el cuello, mientras que la hembra (si esta es receptiva) gira alrededor de él, agitando las alas y bajando la cabeza.

La carne del avestruz es altamente proteica y magra, de color rojo y muy similar en apariencia a la del vacuno. El rendimiento en canal del ave en sistemas cría, varía entre el 35 y el 42%
Este animal posee un extraordinario metabolismo que puede clasificarse como “intermedio” entre el de los rumiantes y los monogástricos. Pudiendo hacer tanto una digestión fermentativa en el intestino, como una digestión enzimática en el estómago glandular con gran eficiencia.

Los huevos del avestruz también son los más grandes y duros del mundo, pudiendo pesar entre 1 y 2 kg cada uno. La cantidad producida por ave depende de las condiciones ambientales; en estado silvestre pueden producir unos 15, mientras que en sistemas de cría logran producir cerca de 50.

Leer más

Cerdo a campo

La cría de “cerdo a campo” se caracteriza por permitir a los animales satisfacer sus necesidades naturales de comportamiento y confort; lo que reduce significativamente el estrés, y garantiza la máxima expresión de su potencial genético.
Estos sistemas, implican una disminución importante del impacto ambiental y los costos. Así como también, un menor y más eficiente uso de medicamentos y agua durante el ciclo productivo.
En el campo los animales se alimentan principalmente con el pastoreo de especies selectas, complementando su dieta con alimento balanceado.
Existen diferentes tipos de manejo en los sistemas de cerdo a campo. Algunos de estos son denominados “mixtos”, ya que involucran tanto la cría a campo abierto como el confinamiento parcial; lo que con frecuencia se ajusta mejor a las necesidades del productor reflejando mejores índices productivos.
La piel de los cerdos es sensible a la exposición solar prolongada, en consecuencia, se debe garantizar la sombra y la buena hidratación de los animales. Las razas ideales para cría a campo son las de piel oscura, con firmeza en las patas y porte ancho, como las líneas Duroc y Hampshire.
En el trópico, el estrés térmico es un factor de riesgo; A temperaturas mayores de 25° C, disminuye la ingesta de alimento, y por ende también la ganancia de peso.
Actualmente, pueden plantearse a campo abierto sistemas tan intensivos como en confinamiento absoluto (con partos continuos todo el año, destete precoz y manejo diferenciado por etapas fisiológicas.

Leer más

Cría de pavos

“Meleagris gallopavo” mejor conocido como “pavo” o “guajolote” es un ave domesticada inicialmente en Oaxaca, México cuya carne tiene notables propiedades nutricionales como un gran contenido proteínas, vitaminas y minerales, y un escaso contenido de grasas saturadas.

Es el ave domesticada para consumo de mayor tamaño y peso ofreciendo la ventaja y posibilidad de alimentar gran cantidad de personas con un solo animal.

La producción de pavos crece vertiginosamente en la actualidad, destacando en ello los países americanos con cerca del 80% del total de aves criadas en el mundo.

El pavo es capaz de adaptarse bien tanto a la cría intensiva como al manejo poco tecnificado de sistemas traspatio.

Para su cría intensiva se usan animales híbridos denominados “doble pechuga” capaces de alcanzar un peso de 18 Kg o más en aproximadamente 5 meses.

Por lo general las hembras pesan menos que los machos, el pavo más grande conocido fue un macho que alcanzo un asombroso peso de 43 Kg.

Las pavas reproductoras comienzan su ciclo de postura a las 30 semanas, el periodo dura máximo 5 meses tiempo durante el cual ponen entre 30 y 120 huevos. La incubación artificial de los huevos de pavo es un proceso más eficiente que la incubación natural.

Después de las 12 semanas, la densidad de cría de los pavos debe ser de entre 2 y 4 aves por metro cuadrado; más de esto es perjudicial al ave por estrés, que incluso puede provocar la muerte al ave por paros cardiacos.

Leer más

Cría de búfalo

El búfalo es un prodigioso animal procedente del sudeste asiático, que a pesar de ser terrestre puede pasar mucho tiempo en el agua, dada su baja capacidad para disipar el calor.

La cría de búfalos ha aumentado en América más de un 5% en los últimos 4 años, estimulada por los bajos costos productivos, la facilidad de cría y el triple propósito del animal.

Este animal se adapta muy bien a zonas inundables, logrando aprovechar con facilidad pastos de baja calidad.

Los búfalos son muy resistentes a enfermedades y presentan una mortalidad muy baja. Además, tienen una vida productiva considerablemente mayor a la del ganado vacuno, proporcionando crías, leche y capacidad de trabajo aun después de los 20 años de edad.

Su carne tiene una apariencia similar a la del vacuno, aunque rinde un poco menos en canal debido al mayor peso de una piel más gruesa y la cabeza.

La leche de búfala es más blanca que la del vacuno, contienen menos lactosa y más grasas, proteínas y minerales, lo que provoca que rinda más en la elaboración de productos derivados como queso, dulces y yogures.

Cerca del 7% de toda la leche consumida en el mundo es de búfalas. En países como la China, la India y Pakistán se produce significativamente más leche de búfalas que de vacas.

Leer más

Ganadería de doble propósito

La ganadería de doble propósito, implica el uso de razas vacunas genéticamente competentes para producir tanto leche como carne en un mismo animal y en cantidad y calidad aceptable.
La raza “normanda” fue la primera concebida exitosamente como Ganado de doble propósito, es producto de los cruces entre el antiguo ganado autóctono de Normandía y el ganado traído por los vikingos a Francia en el siglo 9.
Otras razas de doble propósito de importancia en el mundo son la “Fleckvieh” o la “simmental”.
En América latina con frecuencia se usan animales mestizos producto del cruce entre razas lecheras especializadas y el ganado cebú o criollo.
Más del 50% de toda la leche en la américa tropical es producida usando sistemas de Doble Propósito.
Estos sistemas implican un menor riesgo económico y una mayor resiliencia ante condiciones económicas adversas, gracias a la doble producción capaz de generar un ingreso diario por la leche y un ingreso estacionario más representativo por la venta de los animales para carne.
Sus características de infraestructura utilizada, capital invertido, nivel tecnológico y formas de manejo, brindan un enorme potencial de adaptación del sistema a condiciones agroecológicas muy diversas, que van desde zonas templadas hasta laderas y zonas planas de llanura y sabana.

Leer más