Cracked PC Software microsoft office crack Crack IDM Full Version Free Vpn
Cultivo de maní: Conoce su ciclo, plagas y enfermedades

Cultivo de maní: Ciclo, cosecha, plagas y enfermedades

Comparte el artículo vía

El maní o cacahuate (Arachis hypogaea L.) es considerado el uno de los cultivos oleaginosos más importantes en el mundo después de la soya, canola, girasol, algodón, olivo y el maíz. Debido a su contenido de grasa, proteína, fibra y vitaminas es usado en la industria de alimentos, productos farmacéuticos, la agricultura y ganadería.

Actualmente la principal forma de comercialización es el maní sin cascara. Además de su consumo fresco, también se encuentra en forma de aceite o mantequilla, como merienda o ingrediente en platillos tanto salados como dulces.

Cabe resaltar que el maní es principalmente cultivado para consumo humano por su contenido nutritivo, su semilla contiene un 25-32 % de proteína y un 42-52 % de aceite; curiosamente son consideradas “nueces de la longevidad” en China, su principal productor, con casi 18 millones de toneladas representando el 34% de la producción mundial.

Dada la importancia del cultivo de maní es necesaria la aplicación de buenas prácticas agrícolas en todas las etapas de su producción con el fin de obtener un producto inocuo y de excelente calidad.

Mapa de producción mundial de maní

Índice del artículo

Origen, historia y etimología del maní

De acuerdo a algunos estudios origen del cultivo de maní deriva de la mezcla de dos especies antiguas hace más de 10 mil años. En tal sentido, estudios genéticos moleculares confirmaron los “padres” del maní Arachis duranensis, muy común en las laderas andinas entre el noroeste de Argentina; así como el Arachis ipaensis procedente del sureste de Bolivia.

De forma tal que los primeros habitantes de Suramérica, en sus largas travesías, llevaron A. ipaensis a los terrenos de A. duranensis hace 10.000 años. Una vez en la zona, una abeja se encargó de polinizar las flores de las plantas de maní, dando origen al híbrido que nuestros antepasados suramericanos comían para finalmente derivar en Arachis hypogaea.

Asimismo algunos hallazgos realizados por Tom Dillehay, arqueólogo estadounidense, señalan  restos de maní o cacahuates de 7840 años en el valle de Ñanchoc (Perú). Con el tiempo, los incas extendieron su cultivo a otras regiones de América, luego los colonizadores lo hicieron en Europa y el continente africano.

Por otra parte, la palabra maní en su etimología es una voz de origen taíno, también viene del guaraní «manduví» que quiere decir cacahuete. Mientras que cacahuete proviene del náhualt  “tlalcacahualt” que significa cacao de tierra.

Uso e importancia del cultivo maní

Uno de los subproductos, el aceite de maní, es muy importante a nivel mundial. De hecho, es utilizado en la manufactura de margarinas y materias grasas alimenticias; también en ensaladas y para cocinar. Asimismo, entre sus usos industriales destaca la elaboración de cosméticos, jabones, y lubricantes, en cuanto la torta de extracción es usada para alimentar al ganado.

Por otra parte, la planta de maní puede ser utilizada para elaborar heno, con una excelente calidad para alimentar ganado rumiante y caballos. Mientras que las cáscaras del maní sirven como suplemento de fibra alimenticia para ganado, así como combustible.

Beneficios del consumo de maní

El consumo de maní o cacahuate tiene muchos beneficios dado su contenido nutricional:

  • Aproximadamente un 26 % de proteína.
  • 48 % de aceite.
  • 3 % de fibra.
  • Alto contenido de calcio, tiamina y niacina.
  • Componentes bioactivos como vitaminas, polifenoles, fitoesteroles y fosfolípidos.

Por tales razones el maní tiene mucho potencial para ser utilizado como un complemento alimenticio económico para combatir la desnutrición en el mundo.

Además es considerado un alimento funcional debido a su papel en un efecto promotor de la salud como antioxidante, antagónico a sustancias como los radicales libres; así como propiedades cardioprotectoras y antiinflamatorias.

De hecho, el resveratrol que contiene las semillas, raíces, hojas y cáscaras del maní es usado en la medicina para la salud en el control del envejecimiento, enfermedades cardiovasculares; también el cáncer y la aterosclerosis.

Cabe destacar que de acuerdo a varios estudios el valor nutricional de la proteína de maní en polvo se asemeja a la proteína animal y el contenido de proteína en las siguientes proporciones:

  • 2,7 veces mayor que el de la carne de res.
  • 3,3 veces mayor que el de la carne magra.
  • 3,8 veces que el de huevo.
  • 16,7 veces que el de la leche.

Mantequilla de maní

Morfología del cultivo de maní

Hojas e inflorescencias

Las hojas de la planta de maní son compuestas, formadas generalmente por cuatro folíolos. Con respecto a las inflorescencias que se originan en los nudos reproductivos comprenden 3 a 5 flores generalmente de corola amarilla.

Una vez producida la fecundación, se alarga la base del ovario generando una estructura denominada comúnmente “clavo” que lleva en su extremo el o los óvulos fecundados. Entonces, el clavo se dirige hacia el suelo donde se entierra y se transforma en el fruto, comúnmente denominado “caja”.

Raíz y tallo

El sistema radicular de la planta de maní está formado por una raíz pivotante principal y raíces laterales que salen a diferentes alturas de la raíz principal. Con respecto al eje central de la planta es siempre erecto y puede tener inflorescencias (tipo botánico Valencia y Español) o no (tipo botánico Virginia); mientras que las ramas secundarias pueden ser erectas, rastreras o intermedias.

En cuanto a los nudos pueden ser vegetativos cuando dan origen a una rama o bien reproductivos si en ellos se forman inflorescencias; así la distribución de estos nudos da lugar a una ramificación secuencial o alternada.

De esta forma, los diferentes portes y sistemas de ramificación inciden en la distribución de frutos en el suelo. Por eso, los genotipos de porte erecto y de ramificación secuencial presentarán una distribución de frutos concentrada en torno al eje principal de la planta; en tanto que los genotipos rastreros y de ramificación alternada tendrán sus frutos esparcidos a mayor distancia del centro de la planta.

Raíz y tallo del cultivo de maní

Frutos y semillas

Los frutos de maní son indehiscentes, constituidos por un pericarpio, que encierra de 1 a 5 semillas. De modo que el pericarpio está formado por tres capas de tejidos: exo, meso y endocarpio; cabe destacar que en etapas tempranas de su desarrollo, los frutos pueden absorber agua y nutrientes, principalmente calcio.

En cuanto a las semillas son alargadas o redondeadas, con tegumento muy delgado; además, con la característica de tener muy expuesto el extremo correspondiente a la radícula, lo cual predispone a la ocurrencia de daño mecánico. Por ejemplo, el peso de la semilla puede variar entre 0,3 a 1,5 g.

Frutos y semillas del cultivo de maní

Fuente: Pérez y García 2015

Taxonomía del maní

            Clasificación taxonómica
Reino Plantae
División Angiospermae
Clase Dicotyledonae
Orden Fabales
Familia Fabaceae
Género Arachis
Especie Arachis hypogaea

Requerimientos edafoclimáticos del cultivo de maní

        Condiciones climáticas Rango
Altitud 350 a 1300 msnm
Temperatura >21°C ideal (25-30) °C
Humedad relativa 70 %
Precipitación 400-600 mm
Tipo de suelo Textura Franco o Franco Limosos, profundos con buen drenaje, y libre de sales.
pH 6,2-7,5
Pendiente 1 – 5 %

Manejo del cultivo de maní

Manejo del cultivo de maní

Preparación del terreno

Las técnicas de preparación del terreno en el cultivo de maní deben iniciarse 1-2 meses antes de la siembra; así de forma convencional se realizan 1 pase de arado o rastra pesada y 2 pases de rastra liviana

También se recomienda en algunos casos el uso de siembra directa la cual consiste en conservar los restos de cosecha ó rastrojo del cultivo anterior; con el fin de utilizarlo como cobertura del suelo garantizando así la humedad y disminución de impacto de la lluvia y el viento.

Siembra

Para la siembra y cultivo de maní es necesario utilizar semilla de elevada pureza varietal, sana, madura, libre de enfermedades, buen vigor y poder germinativo. Igualmente se recomiendan semillas de tamaño medio o grande ya que  favorecen el nacimiento y el crecimiento inicial de las plantas.

Semillas de mani para la siembra

Es importante el tratamiento con fungicidas a  la semilla antes de sembrar para  proteger contra organismos patógenos transportados esta y los presentes en el suelo.

En este sentido pero orientado hacia las alternativas biológicas, se han desarrollado biopolimeros que permiten una protección a las semillas; además, son compatibles con bacterias fijadoras de nitrógeno lo cual hace que se reduzca el aporte de fertilizantes sintéticos y no produce efectos ambientales adversos (INTA, 2022).

Consideraciones para la siembra del cultivo de maní

Época de siembra

En lo que respecta a cuando cultivar maní, la elección del momento de siembra del cultivo de maní debe considerar:

  • Disponibilidad de agua en el suelo: En los predios sin riego, la siembra se realiza durante los primeros meses de la época de lluvias (Abril y Mayo).
  • Ciclo de la variedad: La siembra de la variedad de ciclo corto permite que se siembre otro cultivo en el mismo predio y campaña productiva (año agrícola).

Distancia de siembra del maní

El maní tiene cultivares de ciclos diferentes (desde 80 hasta más de 150 días), algunos de hábito rastrero, otros erectos. Así, esto indica que la forma de sembrar; es decir las distancias entre surcos y entre plantas dentro del surco, no necesariamente debería ser igual para todas las variedades.

Distancia de siembra del cultivo de maní

En tal sentido, las distancias de siembra van entre los 50 – 70 cm entre hileras y de 15 a 20 cm entre plantas; con una profundidad de 4 – 7 cm.

Para lograr una correcta distribución de las semillas de maní en los surcos con la máquina sembradora es necesario clasificarlas por tamaño, previamente a la siembra. A fin de evitar costos de insumos en el control de malezas se recomiendan de 8-10 semillas por metro lineal.

De forma tal que se requieren aproximadamente 100 kg de semillas por ha.En caso de realizar la siembra de forma manual se depositan 2 a 3 semillas por cada punto de 25-30 cm centímetros aproximadamente.

Fertilización del cultivo de maní

Para saber cuánto se debe agregar de abono a una hectárea de maní es necesario determinar cuánto extrae de nutrientes el cultivo del suelo. En este sentido se sabe que para un rendimiento 2000 kg/hA y 4000 kg de biomasa seca de los órganos vegetativos, el maní extrae del suelo las siguientes cantidades de elementos nutritivos.

Elemento kg/ha
N 140
P2O 25-30
K2O 100-110
CaO 60
MgO 30

En función del tipo de suelo y los requerimientos de la planta de maní se deben realizar los cálculos para determinar la dosis de fertilización a incorporar al suelo. De manera general se utilizan las siguientes fórmulas de NPK por nectárea.

N P K N P K N P K
10-24-10 8-24-8 10-20-5

Fertilización del cultivo de maní

Riego del cultivo de maní

El maní tiene muy bajos requisitos de agua en la primera parte de la temporada de cultivo, pero requiere un total de 500 a 700 mm de agua en una temporada de cultivo promedio.

Asimismo, hay varias fases de crecimiento por las que pasa el maní antes de la cosecha: germinación, brotación, floración y madurez del fruto; entonces, en su punto máximo, el maní requiere más de 50 mm de agua por semana.

Dado que las regiones de cultivo del maní pueden tener patrones de precipitación aleatorios, es necesario el riego para producir una cosecha uniforme y de alta calidad.

Según estudios con diferentes intensidades de riego, el efecto de las láminas de riego localizado con una aplicación del 75% de evapotranspiración produce resultados económicos favorables. En este sentido podemos afirmar superior a nivel económico, productivo, y eficiente con el uso del agua.

Riego en el cultivo de maní

Control de malezas en el cultivo del maní

El cultivo del maní posee un lento crecimiento inicial, sin importar la variedad que se utilice, por lo cual no cuenta con la capacidad de competir con el rápido crecimiento que normalmente presentan las malezas. Lo ideal es planificar un manejo integrado que les otorgue un período libre de competencia y así lograr que el cultivo se establezca para maximizar el uso de recursos.

En este sentido, las herramientas para combatir las malezas van desde adopción de cultivos de servicio, labores mecánicas previas a la siembra; e incluso dentro del desarrollo del cultivo como puede ser la labor de un escardillo y aplicación de herbicidas.

Entre las prácticas culturales se recomienda un primer pase de rastra y si lo amerita después de 3 a 4 semanas para que las maleza sequen; si queda maleza verde luego de la siembra y antes que el maní nazca, se puede aplicar productos químicos preemergentes y presiembra al mismo tiempo.

Con respecto al control mecánico, consiste en aflojar la tierra y cortar el sistema de raíces de las malezas o voltearlas. Así, esta labor puede hacerse con azadón o arado de palo a tracción animal, o cultivadora motriz (implemento que trabaja con tractor).

Control de malezas en el cultivo de maní

Control químico de las malezas en el cultivo de maní

Una alternativa es el barbecho químico, que consiste en dejar un tiempo que nazcan las malezas y realizar una eliminación química de todas las especies presentes. A tal fin se puede usar glifosato 48 % conuna dosis de 2,5 – 5,0 litros/ha.

Con respecto a los tratamientos preventivos pueden ser aplicados en presiembra o preemergencia del cultivo de maní, que eliminaran las malezas implantadas al momento de la siembra. Mientras que los curativos deben ser realizados cuando son pequeñas para asegurar mayor efectividad de los herbicidas post-emergentes.

A continuación se presentan los cuadros con los principios activos de los herbicidas que se pueden utilizar de acuerdo al tipo de control que se desea realizar.

Cuadro 1. Algunos herbicidas para el cultivo de maní en pre emergencia

Principio Activo Dosis (litros o kg/ha)
Glifosato 48% 2,5 – 5,0
S – Metolaclor 96% 0,9 – 1,2
Imazapic 70% 0,072 – 0,085
Diclosulam 84% 0,015 – 0,030
Sulfentrazone 0,3 – 0,4

Cuadro 2.Herbicidas recomendados para el control en pos emergencia de gramíneas y hoja ancha

Tipo de maleza Principio Activo Dosis (litros o kg/ha)
Cletodim 24% 0,40 – 0,70
Fenoxaprop p etil 11% 0,80 – 1,40
Gramíneas Fluazifop p butil 15% 0,50 – 0,80
Propaquizafop 10% 0,40 – 0,60
2,4 – DB 100% 0,350 – 0,600
Hoja ancha Bentazon 60% 0,500 – 1,000
Diclosulam 84% 0,015 – 0,030
Lactofen 24% 0,300 – 0,350

Cosecha del maní

La cosecha del maní se inicia desde los 100 días hasta los 6 meses después de su siembra. Esto puede variar dependiendo de las condiciones de crecimiento  y la variedad. El proceso de la cosecha consta de 3 etapas: arrancado, secado en campo y el despicado y trillado. A continuación se explica cada una.

Maní cosechado

Arrancado

Consiste en extraer las plantas, voltearlas para que sus raíces (donde están las vainas) queden expuestas al sol y el viento para  reducir la humedad. Para un correcto arrancado se debe considerar el estado sanitario del cultivo de maní, humedad del suelo, madurez de las vainas; así como la regulación de la arrancadora y la velocidad de trabajo.

Secado en campo

Cuando es arrancado, el maní tiene entre 25% y 35% de humedad que debe reducirse a menos del 18% antes de realizar el despicado. De forma tal que el tiempo de secado dependerá de condiciones ambientales como: altas temperaturas, baja humedad relativa, presencia de viento y ausencia de lluvias.

En condiciones ideales, el secado del maní puede durar entre 7 a 10 días. Para ello se forman hileras o cordones donde luego se procede la recolección, ya sea manual o mecanizada.

Asi mismo en lugares con poca mano de obra luego del arrancado a los 3 días se colocan unos palos como aislamiento del suelo; para apilar en forma circular las plantas dejando las vainas al centro de la estructura brindando una protección mayor.

Despicado o trillado

Se realiza cuando termina el secado de las plantas de maní, consiste en extraer las vainas de la planta, sea de forma manual o mecanizada.

Algunas recomendaciones durante la cosecha del maní

  • Si se pronostican heladas o lluvias fuertes, se debe suspender el arrancado hasta que pasen las mismas.
  • Trabajar con una velocidad de 6-8 km/h. Si es excesiva tiende a desprender vainas de la planta, pero si es muy baja las plantas no se deslizan adecuadamente hacia el acarreador.
  • La eficiencia de una máquina cosechadora se da por la calidad del maní que llega a los acoplados y no por la cantidad recolectada en un tiempo dado.
  • La sincronización entre la velocidad de avance de la descapotadora y del recolector debe ser cuidadosamente ajustada para disminuir las pérdidas; con el fin de no dañar las vainas, disminuir porcentaje de granos sueltos y reducir la cantidad de material extraño.

Rendimiento del cultivo de maní

El rendimiento pro­medio del cultivo de maní por hectárea puede oscilar entre 3,3 a 3,5 toneladas, lo cual representa 1 millón de tonela­das anuales. Mientras que los mayores rendimientos en el mundo se han reportado en América, seguido de Asía y Oceanía con 3637 kg/ha, 2487 kg/ha y 1889 kg/ha respectivamente.

Rendimiento del cultivo de maní por hectárea en el mundo. Fuente Faostat (2020)

Postcosecha del maní

Post cosecha del maní

Secado de las vainas del maní

El secado de las vainas de maní luego del despicado mantiene la calidad del grano, porque al reducir la humedad, se reduce la reproducción de hongos. No obstante, el maní debe tener una humedad igual o menor a 12%.

Por eso, se puede hacer tanto en forma estacionaria (pilas a granel en lugar secos y techado) o de forma continua a través de secadoras. Hay que señalar que este proceso debe hacerse lo más rápido posible, a fin de evitar que:

  • Los granos se enrancien ante la formación de ácidos grasos libres, que ocurre cuando el maní está húmedo por mucho tiempo; cuando seca y se vuelve a humedecer, o si se remoja el maní con el objeto de pelar artesanalmente.
  • La presencia de peróxidos generados cuando el maní se expone mucho tiempo a elevadas temperaturas; incluso si el maní está seco.
  • Prevenir el ataque de bacterias y hongos evitando pudriciones, daños y manchas, defectos que afectan la calidad del grano.

Almacenamiento del maní

El maní en vaina debe almacenarse con una humedad entre 6% y 12%. Por ende se debe tener cuidado si la humedad relativa del ambiente es mayor al 60% y la temperatura mayor a 30 °C; debido a que puede aparecer contaminación por aflatoxinas.

En tal sentido se recomienda lo siguiente:

  • Almacenar en cascara, ya que esta a su vez protege a los granos.
  • Los ambientes deben ser limpios, secos y ventilados, con medidas de control de plagas.
  • Almacenar durante poco tiempo (entre 2 y 4 semanas) para evitar riesgos que afecten la calidad; especialmente aflatoxinas antes de la comercialización.

 

Maní

Parámetros de calidad del maní

Para que el maní sea un alimento inocuo debe cumplir una serie de parámetros generales y exigencias particulares.

Parámetros organolépticos

  • Apariencia: forma característica de la variedad de maní, regular en forma y tamaño, con piel rosada a rojiza café y pulpa de color crema.
  • Sabor/olor y aroma: sabor típico del maní fresco, sin aromas extraños a rancio u otros impropios del producto.
  • No debe generar olores extraños posteriormente al fritado en aceite vegetal.
  • Textura: firme al tacto, no debe ser esponjosa o vidriosa al masticar.

Exigencias particulares para la inocuidad del maní: humedad y aflatoxinas

Las principales exigencias de carácter físico y químico para la inocuidad del maní son la humedad y el contenido de aflatoxinas. Por ejemplo, las normas de los países europeos están entre las más exigentes a nivel mundial, y entre las de mayor control para su cumplimiento por las empresas comercializadoras.

Parámetro

 

Norma Boliviana

IBNORCA (NB 32004, 2008)

Exigencias del Mercado europeo
Humedad 9% 6% a 8,5%
Aflatoxinas Menor a 10 ppb (*) Menor a 4 ppb (*)
Fuente: Pérez y García (2015)

Plagas del cultivo de maní

Gusanos cortadores

La especie más resaltante es  el Agrotis sp ataca principalmente en la implantación del cultivo de maní o cacahuate, este se alimenta durante la noche cortando las plantas a nivel del suelo. Para su control se recomienda la aplicación de insecticidas en base a piretrinas, simultáneamente con los herbicidas preemergentes.

Gusano cortador del cultivo de maní

Gusanos blancos

Entre estos se encuentra Dilobobderus abderus que viven enterrados en el suelo alimentándose de raíces. Cuando la cantidad es elevada, se observa que las plantas se debilitan y pueden llegar a morir; así los mayores daños se producen en lotes donde previamente se cultivó alguna pastura.

Tucuras (Dichroplus sp.)

Se caracteriza por destruir el follaje de la planta de maní en cualquier estado, siendo mayor el daño en los primeros estadios de crecimiento. Esta plaga tiene su aparición especialmente después de las primaveras con sequías, prolongadas; en particular donde se efectúa la siembra directa debido a que no realiza el laboreo que disminuye las poblaciones.

Orugas defoliadoras

En este grupo se incluyen la oruga bolillera (Helicoverpa sp.), isoca militar tardía (Spodoptera spp.), isoca medidora (Rachiplusia sp.) y otras. Cabe resaltar que una elevada población de estas larvas, (> 6 por metro) cuando las plantas son muy pequeñas pueden causar graves daños; por lo tanto se debe aplicar inmediatamente insecticidas apropiados.

Oruga defoliadora del cultivo de maní

Trips

Son pequeños insectos que se alimentan de las hojas de la planta de maní en desarrollo a través de un “raspado” de la capa superior de la hoja y succión del contenido celular. Además del daño producido en la hoja son transmisores de enfermedades, incluso demorar el normal desarrollo.

Trips en el cultivo de maní

Arañuelas

La especie más relevante es la Tetranychus sp. que produce daño a la planta de maní al succionar el contenido de las células desde el envés de las hojas. En tal sentido, los síntomas que se visualizan son manchones dentro del lote, especialmente a lo largo de las cabeceras, manifestando las plantas un aspecto amarillento grisáceo.

Nematodos

La especie que más afecta al maní o cacahuate es Meloidogyne arenaria produciendo agallas en raíces, clavos y vainas; así, en el tejido vascular afectado se interrumpe el paso de agua y nutrientes afectando el normal crecimiento, disminuyendo los rendimientos.

Insecticidas para control de plagas del cultivo de maní

En este sentido se presentan algunos insecticidas (principio activo) que se utilizan para controlar plagas en el cultivo de maní o cacahuate.

Cuadro 3. Insecticidas para el control de plagas en maní.

Principio Activo Dosis (litros o kg/ha) Plaga
Aldicarb 15% 2,0 – 2,5 Cotorrita (Empoasca fabae) Trips (Caliothrips sp.)
Cypermetrina 25% 0,075 – 0,100 Gusanos cortadores (Agrotis sp.)
Deltametrina 5% 0,125 Gusano saltarín (Elasmopalpus lignosellus)
Fipronil 0,020 Tucuras varias, hormigas

Algunas recomendaciones al momento de aplicar insecticidas

  • Aplicar la dosis adecuada (entre otras indicaciones de la etiqueta del producto).
  • Evaluar las condiciones del suelo y ambiente en el momento de la aplicación: Alta humedad del suelo, visible en el aspecto vigoroso de las plantas; velocidad del viento menor a 10 kilómetros por hora.
  • Los horarios ideales para las aplicaciones son 6:00 am ó después de las 16:00 h.
  • Llevar un registro escrito de los productos y dosis aplicados, además de realizar un monitoreo permanente.
  • Los agricultores u operadores de tractor que fumiguen deben emplear siempre equipos de protección personal (EPIS).

Enfermedades causadas por hongos en el cultivo de maní

Viruela de Maní

Agente causal: Cercospora arachidicola y la viruela tardía Cercosporidium personatum.

Descripción: Son las enfermedades foliares más comunes del cultivo de maní, se presentan manchas pequeñas (2 a 4 mm de diámetro) de color marrón. También produce defoliación, debilitamiento de tallos y  reducción en los rendimientos.

Sarna

Agente causal: La sarna (Sphaceloma arachidis).

Descripción: Se manifiesta en los pecíolos, tallos y clavos con manchas de aspecto corchoso. Mientras que los tallos presentan un crecimiento retorcido, las plantas quedan achaparradas y toman una coloración castaña; especialmente al secarse las hojas, dándole un aspecto de quemadas.

Roya

Agente causal: El agente causal es Puccinia arachidis.

Descripción: Se caracteriza por la presencia de pequeñas manchas de color anaranjado a castaño en la cara inferior de la hoja.

Enfermedades en la zona de raíces y base de los tallos

Agente causal: Moho blanco (Sclerotium rolfsii), esclerotinia (Sclerotinia minor y Sclerotinia esclerotiorum) y fusarium (Fusarium sp).

Descripción: En tal sentido, la sintomatología está caracterizada por marchitamiento total o parcial de las ramas, las que van adquiriendo una coloración castaña hasta que se produce la muerte de las plantas.

Podedrumbe de los granos

Agente causal: Thecaphora frezzii

Descripción: Este produce la destrucción parcial o total de los granos de maní y ocurre cuando las condiciones climáticas impiden la cosecha oportuna. Así, las vainas afectadas son fácilmente distinguibles por una hipertrofia de sus paredes, ser de mayor tamaño y en su interior se observa una masa carbonosa con destrucción total o parcial de los granos.

Para evitarlo se recomiendan las siguientes acciones preventivas:

  • Rotación de cultivos no menor a cuatro años.
  • Favorecer el drenaje del agua.
  • Utilizar semillas de buena calidad y tratadas con fungicida.
  • Cosechar oportunamente.

Aflatoxina en maní

Uno de los grandes problemas en la producción mundial de maní es la contaminación con aflatoxinas debido a sus efectos toxicológicos en humanos y animales. Esta es producida naturalmente por hongos (Aspergillus sp.); de hecho, el maní puede contaminarse antes de ser cosechado, si durante las últimas 4 a 6 semanas previas al arrancado, predominan condiciones con elevada temperatura y sequía.

¿Cómo prevenir la aflatoxina en el cultivo de maní?

  • Controlar los insectos que dañan las vainas.
  • Eliminar las malezas, especialmente las que aportan humedad a la hilera de maní arrancado.
  • Cosechar oportunamente.
  • Pre limpiar la producción tan pronto como sea posible.
  • Secar el maní uniformemente.
  • Mantener limpio todos los equipos de cosecha, transporte y almacenado del maní.

A continuación se presentan algunos fungicidas que se pueden utilizar para en control de hongos en el cultivo de maní.

Cuadro 4. Fungicidas para el control de plagas en maní.

Principio Activo Dosis (litros o kg/ha)
Azoxistrobina 20% + Difenoconazole 12,5% 0,400 – 0,500
Difenoconazole 25% 0,400 – 0,500
Flusilazole 12,5% + Carbendazim 25% 0,500 – 0,600
Picoxistrobin 20% + Ciproconazole 8% 0,350 – 0,450
Pyraclostrobin 12,8% + Boscalid 25,2 % 0,500

El cultivo de maní: una oleaginosa con mucho potencial

El maní o cacahuate es un cultivo de suma importancia dado su contenido nutricional y usos alternativos en el ámbito agrícola e industrial. Actualmente Europa es un mercado importante para los países exportadores de maní con una buena calidad.

Por tal razón, es de vital importancia realizar buenas prácticas agrícolas como uso de semilla de calidad, siembra oportuna, labores de control de plagas oportunas de forma integral; ya que estas nos garantizan en buena parte una calidad de producto a cosechar.

De igual forma al momento de la cosecha del maní se debe considerar el punto óptimo de cosecha y para hacerlo de forma rápida; lo importante es evitar la exposición de las vainas a las inclemencias del tiempo pues puede afectar la calidad del producto.

Asi mismo, es de vital importancia la calibración de los equipos y la velocidad adecuada en campo; también buenas prácticas durante el transporte del maní cosechado camiones y contenedores que estén limpios y óptimas condiciones para evitar la proliferación de hongos que producen aflatoxinas tan peligrosas para la salud humana.

Compilador: Ing Agr Smith Jimenez

Referencias consultadas

 

Cultivo del maní – Agro en 2 minutos
Cultivo de MANÍ O CACAHUATE | Especificaciones para su siembra
Post e infografía del cultivo del maní

Manís

Maní en la planta

Manís

Maní sin cascara

Mantequilla de maní

Manos cosechando el cultivo de maní

Cultivo del maní

Maní sin concha

 

Planta de Maní

Cascaras de maní

Maní en una taza

Maní con y sin concha

Maní sin concha

Maní tostado sin concha

Saco lleno de manís

Planta de maní

Manís recien cosechado

 

Galería del cultivo del maní
2 Comments
Antiguos
Recientes Mas votado
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Axel Aja
1 Mes publicado

Gracias por esa buena información del cultivo de maní

Admin
Editora Agropedia 2
18 Días publicado
Responder a  Axel Aja

Gracias Sr Axel por leer nuestros artículos y sus comentarios.

2
0
Déjanos tu comentariox