Ordeño: cuáles son sus etapas, rutina y buenas prácticas

Una buena rutina de ordeño debe incluir medidas higiénicas y de manejo desde que el animal ingresa a la sala de ordeño hasta que el proceso finaliza. Uno de los beneficios de las buenas prácticas de ordeño es el incremento de la producción de leche en la unidad de producción
AgropediaBovinoCríaGanaderíaProductos lácteosTendenciasVacuno
Comparte el artículo vía

Una buena rutina de ordeño debe incluir medidas higiénicas y de manejo desde que el animal ingresa a la sala de ordeño hasta que el proceso finaliza.  Asimismo, su evaluación y seguimiento fundamental para una completa extracción de leche y un rendimiento óptimo (vacas/hora) de la sala de ordeño.

Entre los beneficios de estas prácticas se encuentra el incremento de la producción, reducción de la contaminación de la leche; además de minimizar la transmisión de organismos patógenos contagiosos y ambientales que ocasionan mastitis.

Etapas del ordeño

Para lograr una buena rutina de ordeño es importante seguir los siguientes pasos:

Paso 1: Preparación

En el proceso previo al ordeño se llevan a cabo los pasos importantes para evitar el estrés de las vacas, garantizar el bienestar y así evitar una baja en la producción de la leche. Por eso es fundamental tomar en cuenta la distancia recorrida, así como la forma en que los animales son conducidos a la sala de ordeño. También se deben evitar los gritos, la presencia de personas extrañas y el uso de objetos que pueden lastimar a los animales.

Los factores generadores de estrés pueden interferir en el ordeño adecuado porque se libera adrenalina, hormona que interfiere con la bajada de la leche porque inhibe la oxitocina. De forma tal, que un ordeño incompleto puede generar  mayor incidencia de mastitis clínica.

Es importante que la vaca tenga un elevado flujo de leche tan pronto como se colocan las pezoneras, se requiere un adecuado nivel de oxitocina en la ubre previa colocación de la unidad de ordeño.

En esta etapa también se realiza todo el proceso de desinfección de equipos y pezones para reducir la presencia de mastitis en las vacas.

Una vaca en la sala de ordeño

 

Paso 2: Despunte

El despunte contribuye al estímulo de ordeño, incrementando el flujo de leche y disminuyendo el tiempo de bajo flujo inicial y final. Para ello se procede a exprimir y revisar los primeros chorros de leche, con el fin de estimular la bajada de la leche y eliminar las bacterias.

La mejor forma de realizarlo es recolectando los primeros chorros de leche sobre una superficie de fondo oscuro escurriendo la leche en diferentes direcciones sobre el con un movimiento semirrotatorio.

Entre las anormalidades más importantes de determinar son la decoloración de la leche, presencia de sangre, grumos o pus. Esta detección es útil para identificar los animales que requieren una atención especial.

Mano realizando el despunte antes de comenzar con el ordeño

Paso 3: Limpieza y secado de pezones

Cuando se realiza la aplicación de desinfectante (pre-dipping) se aplica la solución a los pezones previamente limpios, permitiendo un tiempo mínimo de contacto entre 20 y 30 segundos. Luego se procede a secar completamente los pezones con toallas individuales o servilletas antes de colocar las unidades de ordeño para evitar residuos del germicida en la leche.

Cabe destacar que para tener un secado apropiado de los pezones debe realizarse con un papel limpio, con el fin de evitar la entrada de bacterias contaminantes de la ubre y la leche.

Para la desinfección es recomendable utilizar una solución desinfectante con el agua de lavado con una concentración de 100-300 ppm/cloro o de 25-75 ppm/yodo disponible. De igual forma, las manos del ordeñador deben ser lavadas y secadas antes de preparar cada vaca. Asimismo, el uso de guantes de goma es conveniente porque facilita la remoción de los microorganismos.

Paso 4: Colocación de pezoneras

La colocación de las pezoneras debe realizarse apenas se logre una presión máxima dentro de la glándula a fin de obtener el máximo beneficio del efecto de la oxitocina que dura aproximadamente 5 minutos. Por eso, para obtener mayor eficiencia en el ordeño, las pezoneras deben colocarse en el minuto de la preparación.

Como se indicó previamente, la estimulación previa de las glándulas mamarias durante la preparación produce el reflejo de bajada de la leche por la acción de la oxitocina. Como resultado, se incrementa la presión intramamaria, llenando los pezones con leche, aproximadamente 1 minuto después de la preparación.

De hecho, si transcurre mucho tiempo entre la estimulación y la colocación de las pezoneras se puede perder el efecto de la oxitocina; además, el proceso de ordeño será incompleto, incrementando el riesgo de infección intramamaria.

Ubres con pezoneras durante el ordeño

Paso 5: Fin del ordeño

El proceso de ordeño puede durar entre 5 y 10 minutos. Por ende, es necesario tomar en cuenta los indicadores de flujo para retirar la unidad de ordeño, apenas el flujo, termine. Una vez finalizado se debe realizar limpieza del equipo.

Paso 6: Desinfección o dipping

Este paso es muy importante debido a que previene la aparición de enfermedades por la presencia de bacterias. De manera que es fundamental su completa ejecución, incluyendo las normas de higiene necesarias para reducir la incidencia de mastitis.

En este sentido, cuando finaliza el proceso de ordeño y se retiran las pezoneras, se procede a desinfectar todos los pezones con una solución apropiada y de eficacia probada. Esta práctica es de gran importancia debido a que se obtienen los siguientes beneficios:

  • Destrucción de las bacterias que permanecen en el pezón al finalizar el ordeño.
  • Promueve la cicatrización de las lesiones.
  • Elimina las infecciones.
  • Previene las colonizaciones en el canal de la tetilla.
  • El residuo de germicida en la punta del pezón lo protege de la contaminación cuando la vaca sale de la sala de ordeño y su conducto aún permanece abierto.

Un método consiste en la inmersión de los pezones en una copa que contiene la solución desinfectante. Las dimensiones de diámetro y profundidad esta deben asegurar una cobertura total del pezón para permitir una adecuada desinfección de la piel y de las lesiones del pezón. Se recomienda un diámetro de 5,5 cm y una profundidad de 10 cm.

Por otra parte, la limpieza de los equipos se hace para eliminar los residuos de leche, así como sólidos orgánicos y minerales que permanecen en las superficies del equipo después de vaciar la leche. En cuanto a la desinfección, su objetivo es eliminar los microorganismos presentes antes del siguiente ordeño.

Si el proceso de limpieza y desinfección es realizado de forma incorrecta, las bacterias que se encuentren en las superficies del equipo pueden crecer y multiplicarse, generando elevados conteos de bacterias en la leche.

Desinfección de la ubre luego del ordeño

El ordeño: la importancia de una buena rutina

La aplicación de una buena rutina de ordeño es muy importante para garantizar un ordeño correcto y optimizar su rendimiento. Actualmente, la tendencia en las explotaciones lecheras es la de ordeñar más vacas, en salas de ordeño cada vez más grandes y con altas producciones por animal.

Todo esto se convierte en una exigencia para el productor, especialmente en los rebaños grandes, reduciendo la posibilidad de observar e identificar cada animal. En este sentido, algunas investigaciones indican que pueden apoyarse en aplicaciones informáticas de fácil manejo ayudando a la gestión del rebaño.

Compilador: Equipo editor de Agropedia

Referencias consultadas

Pasos de una rutina de ordeño completa

Aplicación de nuevas tecnologías en el control de la rutina de ordeño

Calidad higiénico-sanitaria de dos sistemas de ordeño en fincas bovinas ubicadas en el sector Vuelta Larga, municipio Maturín, estado Monagas (Venezuela)

https://ciencia.lasalle.edu.co/cgi/viewcontent.cgi?article=1463&context=zootecnia

Suscribir
Notificar a
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
Déjanos tu comentariox