Pepino de mar

Los pepinos de mar, también llamados holoturios, son invertebrados marinos pertenecientes a la familia de los equinodermos donde se incluyen los erizos de mar, estrellas, ofiuroideos, lirios y galletas de mar, entre otros.

Su nombre común se debe a su parecido con la conocida hortaliza, aunque en realidad se trata de animales y no de plantas marinas. A nivel mundial son conocidos bajo distintos nombres como cohombros o carajos de mar.

Presenta las siguientes características:

Tienen un cuerpo de forma cilíndrica parecida a un gusano.
Una piel similar al cuero.
Pueden encontrarse en el fondo marino de distintos lugares alrededor del mundo.
Por lo general miden entre 10 y 30 centímetros de largo, aunque algunas especies pueden llegar a medir más de un metro.

Estos productos del mar constituyen un manjar en la cocina de los países asiáticos, debido a su alto contenido de nutrientes y proteínas. Adicionalmente existe la creencia popular de que poseen propiedades afrodisíacas.**
Actualmente se conocen cerca de 1400 especies de pepinos de mar, sin embargo, sólo el 3 por ciento de ellas son de interés comercial.

Leer más

Cultivo de macroalgas

Se define como macroalga, a todas aquellas algas generalmente marinas, cuyo cuerpo vegetativo o “talo” puede verse y distinguirse a simple vista.
Estos organismos tienen gran variedad de usos, que van desde el consumo humano, hasta materia la prima para cosméticos y medicinas. Pasando por el uso agrícola como abonos orgánico o fertilizante, e incluso como acondicionador del suelo para corregir problemas de acidez o pH.
El cultivo de plantas acuáticas representa el 24% de la acuicultura marina a nivel mundial y su producción ha aumentado a más del doble en los últimos 12 años. Actualmente más de 30 millones de toneladas de macroalgas son producidas cada año, siendo China Corea y Japón los principales países productores.
El cultivo de macroalgas puede realizarse directamente en el mar o puede ser mixto. Usando laboratorios para las primeras etapas de cultivo, y terminando el proceso en el mar o en centros de producción especialmente diseñados para ello tierra adentro.
Algunas de estas algas crecen extremadamente rápido, llegando a alcanzar hasta medio metro por día; lo que equivale a un par de centímetros por hora.
La salinidad es una condición limitante para su cultivo al igual que cantidad y el tipo de luz. Sin embargo, en aguas excepcionalmente claras se pueden encontrar macroalgas hasta a unos 250 metros de profundidad.

Leer más

Cultivos en acuaponía

La acuaponía, es un sistema de producción que combina la cría de animales acuáticos (peces o moluscos) con el cultivo de plantas en agua (hidroponía en horticultura), mediante la recirculación continua de agua y nutrientes a través de los dos subsistemas.
Con esta técnica se ahorra espacio, agua y energía. Además de lograr una reducción o eliminación total de los residuos del sistema; en él, prácticamente todo se aprovecha.
La acuaponía consigue producciones sanas, vigorosas y de buen sabor, tanto de vegetales como de peces, al tiempo que se respeta el medio ambiente.
Los sistemas acuapónicos se pueden dimensionar a cualquier escala, tanto para uso particular o familiar, como para un uso industrial y comercial.
Este método de producción cada vez se especializa más, ya que utiliza las técnicas más avanzadas de acuicultura e hidroponía para obtener altos rendimientos y además generar energía a través del uso de biodigestores integrados en el mismo sistema. La acuaponía es economía circular a su máxima expresión.

Leer más

Cultivo de la tilapia

La tilapia, es actualmente el pez tropical de mayor producción en acuicultura a nivel mundial. Es cultivado en 120 países, gracias a su gran capacidad de adaptación a diferentes condiciones climáticas y a que se puede producir tanto en agua dulce como salada.
La tilapia roja es la más cultivada. Se trata de un tetrahibrido, es el cruce entre cuatro especies que le confieren: resistencia, velocidad de crecimiento, sabor y apariencia. Lo llaman el pargo del agua dulce por su color rosado.
Se adapta a bajas concentraciones de oxígeno en el agua y a temperaturas entre los 15 y los 30 °C, pudiendo ser cultivada a densidades superiores a los 50 peces por metro cúbico de agua en sistemas super intensivos.
La tilapia estará lista para el mercado al alcanzar un peso de 600 a 900 gramos. Lo que de acuerdo al manejo del cultivo puede ocurrir entre los 6 y los 9 meses de nacido.
Su carne es blanca, tiene pocas espinas intermusculares y su sabor es suave, por lo que su cultivo y consumo aumenta considerablemente cada año.

Leer más

Cultivo de cangrejo azul

El cangrejo azul Callinectes sapidus, también conocido como jaiba, es un crustáceo decápodo, perteneciente a la familia Portunidae, que forma parte importante de las pesquerías de varios países de la costa Atlántica, especialmente Estados Unidos, Golfo de México y Brasil.
El primer intento exitoso de producir en masa los cangrejos azules juveniles se completó en 2005, por investigadores de la Universidad de Maryland, EE.UU, logrando producir 40.000 cangrejos azules juveniles en cuatro ciclos de cultivo.
Los mayores productores de jaiba suave en el mundo son EEUU y Japón, y en Latinoamérica solo México realiza este tipo de explotación de forma exitosa, ya que los requerimientos pesqueros y tecnológicos para lograr un producto terminado con la calidad requerida han limitado la producción de este manjar.
La acuicultura de cangrejo, desde el punto de vista del marketing, es atractiva. Un suministro de cangrejos blandos, cuando no hay ninguno disponible en la pesquería salvaje, podría dar como resultado una mejora de los precios.
La carne de la jaiba es muy baja en colesterol, presenta un elevado contenido proteico y tiene un delicioso sabor ligeramente dulce.
El futuro de la acuicultura de cangrejo azul no está exento de dificultades, hay dos desafíos que superar: el canibalismo y el mantenimiento de los reproductores.

Leer más

Alimentos para acuicultura

El desarrollo de la acuicultura depende de la alimentación, ya que esta asegura el suministro de los nutrientes para el buen desarrollo de los peces.
La alimentación puede significar un 50 a 70% de los costos directos de producción en un cultivo acuícola, por lo que su eficiencia influye en el desempeño económico de la empresa.
El tipo y la cantidad de alimento depende de la especie, el tamaño y edad del pez; sus hábitos alimenticios (herbívoros, carnívoros u omnívoros); su forma de cultivo (intensiva, superintensiva o extensiva) y la fase tecnológica a desarrollar.
En general, los animales jóvenes tienen un crecimiento acelerado y requieren mayor cantidad de alimento en proporción a su peso, y más rico en nutrientes.
Las necesidades de proteínas son elevadas y fluctúan entre 24 a 57%; en cuanto a los ácidos grasos, se recomienda entre 6 y 8%; mientras que la proporción de carbohidratos oscila entre 5 a 40%.
Existen tres tipos de alimentos para peces: Alimento vivo, suplementario y balanceado.
Solo en 2019, se produjo 1103 millones de toneladas de alimento para peces, atribuida a 144 países y casi 30 000 fábricas, donde debe tenerse en cuenta la dureza, el tamaño, la flotabilidad, la durabilidad y la estabilidad en el agua del pienso.

Leer más