CERTIDUMBRE PARA LA COSECHA DE AGUACATE

Conoce una nueva metodología, desarrollada por el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP), que permite determinar en forma precisa el punto de maduración de los aguacates y evitar así pérdidas millonarias para los productores. [embedyt]https://youtu.be/q9d1Te0q2GE[/embedyt]
Leer más

Cultivo de aguacate en 2 minutos

El cultivo de aguacate es originario de Mesoamérica, específicamente de México y Guatemala. Domesticado hace más de 12.000 años por los pueblos originarios de esas regiones. El aguacatero, científicamente conocido como "Persea americana" es el árbol cuyo fruto es el aguacate o palta. Tiene una vida útil comercial de aproximadamente 50 años, en los que puede llegar a crecer hasta 30 metros de altura. Existen más de 500 variedades de aguacate en el mundo, todas con su característico fruto de tipo baya muy variable de conformidad con el cultivar. Las hojas del aguacatero son alternas, muy brillantes y sus flores presentan el fenómeno de asincronía de la polinización. A la hora de establecer plantaciones de aguacate, puede hacerse directamente a través de semillas o a través de injertos, siendo esta última la forma más recomendable para cultivos comerciales, ya que  garantiza la producción de frutos más uniformes en cuanto a tamaño y forma. Para cosechar el aguacate, hay que esperar que éste esté en estado de maduración fisiológica. De lo contrario, al ser retirado de la planta la piel o cáscara se arruga y la pulpa no se ablanda, lo que le proporciona un mal aspecto y un sabor poco comercial. Cuando el fruto ha llegado a su estado de maduración fisiológica, la semilla se siente suelta en el interior del mismo, la piel pierde su brillo y el pedúnculo se quiebra fácilmente, lo facilita la cosecha. Una vez que el aguacate es cosechado hay que esperar entre 4 y 10 días para que se ablande y adquiera madurez de consumo. Artículo disponible de aguacate Visita nuestra Agropedia y encuentra todo sobre el cultivo de aguacate Agrotendenica.tv [embedyt] https://www.youtube.com/watch?v=hAZoI8FDG1A[/embedyt]
Leer más

Cultivo de aguacate: siembra, manejo, ventajas y desventajas

El aguacatero, científicamente conocido como "Persea americana", es el árbol cuyo fruto es el aguacate o palta, y tiene una vida útil comercial de aproximadamente 50 años, en los que puede llegar a crecer hasta 30 metros de altura. La planta es originaria de Mesoamérica, específicamente de México y Guatemala, en donde fue domesticado por pueblos originarios de esas regiones hace más de 12.000 años. Existen más de 500 variedades de aguacate en el mundo, todas con su característico fruto de tipo baya de tamaños y formas muy variables de conformidad con el cultivar. Las hojas del aguacatero son alternas y muy brillantes. Y las flores presentan el fenómeno de asincronía de la polinización; lo que significa, que dependiendo del fotoperíodo, hay la posibilidad de que el órgano femenino no esté receptivo en el mismo momento que es liberado el polen, lo que hace imposible la fecundación y la formación del fruto. A la hora de establecer plantaciones de aguacate, puede hacerse directamente a través de semillas o a través de injertos, siendo esta última la forma más recomendable para cultivos comerciales, ya que garantiza la producción de frutos más uniformes en cuanto a tamaño y forma. Para cosechar el aguacate, hay que esperar que éste esté en estado de maduración fisiológica. De lo contrario, al ser retirado de la planta la piel o cascara se arruga y la pulpa no se ablanda, lo que le proporciona un mal aspecto y un sabor poco comercial. Cuando el fruto ha llegado a su estado de maduración fisiológica, la semilla se siente suelta en el interior del mismo, la piel pierde su brillo y el pedúnculo se quiebra fácilmente, lo facilita la cosecha. Una vez que el aguacate ha sido cosechado hay que esperar entre 4 y 10 días para que se ablande y adquiera madurez de consumo.
Leer más

Abono: Tipos, para qué sirve y sus beneficios

La producción de abono orgánico en casa es de mucho interés en la actualidad, si tomamos en cuenta que entre el 30-40 % de los desechos generados en nuestros hogares es orgánico, además son fácilmente compostables con el potencial de convertirse en abonos. Cada día es mayor la demanda de una alimentación más saludable, un mejor uso de los recursos, la disminución de la huella de carbono y el cambio climático. La alternativa de producir abono orgánico en casa es relevante en estos tiempos donde debemos ser más eficientes en la reducción de la contaminación ambiental. Los abonos orgánicos en casa son producidos con desechos orgánicos provenientes del hogar o cercanos a este, que una vez procesados permiten obtener un abono de calidad mejorando así nuestros cultivos. Para su elaboración se pueden emplear desechos de origen animal, vegetal y residuos urbanos tales como estiércol, conchas de verduras y hojarasca. De igual forma deben tomarse en cuenta aspectos como el recipiente a utilizar, la aireación y la humedad. Asimismo se estima un tiempo de transformación entre 40 y 60 días para obtener un abono orgánico en condiciones óptimas para su utilización También existen otras alternativas para los espacios muy pequeños como es el compost en botellas, la lombricultura casera y el té de compost. Actualmente las tendencias apuntan al uso de composteras domesticas, fáciles de armar, estéticas y funcionalmente acordes al mobiliario del hogar.
Leer más

Potreros: Manejo y beneficios de los árboles para el ganado

Los árboles tienen un papel fundamental en la ganadería regenerativa, en especial para los sistemas de producción con rumiantes en América Latina, que se basan principalmente en el pastoreo. En este sentido, los animales están expuestos a las condiciones medioambientales, particularmente radiación, temperatura del aire y suelo; así como los efectos indirectos de los vientos que se suman a la evaporación del agua disponible para el consumo animal. De modo que las altas temperaturas, radiación solar directa y la escasez de recursos alimenticios, sobre todo en la época seca ocasionan que los animales sean atraídos por los árboles y su sombra; en particular, porque ofrecen protección contra la lluvia y el viento, además para consumir follaje y frutos de estos. Entre los beneficios que conlleva la incorporación de árboles en los potreros se encuentran la influencia positiva de la sombra para reducir la temperatura del aire, la mejora de las condiciones físicas del suelo, reciclaje de nutrientes y la alimentación del ganado, incidiendo de forma positiva en la ganancia de peso y producción de leche. Además, tiene un efecto positivo en la biodiversidad, pues la presencia de los árboles en los potreros favorece la abundancia y riqueza de la flora y fauna silvestre De manera que las estrategias de preservación y recuperación del medio ambiente parten de promover la restauración del paisaje, esto se expresa en la medida que los sistemas ganaderos incluyan los árboles en los potreros. Tales acciones repercutirán en aumentos productivos como consecuencia de una mejora de los ciclos hidrológicos, el suelo y la biodiversidad, al final se obtendrán beneficios sociales, económicos y ambientales.
Leer más

Teca: Qué es, usos, aprovechamiento y beneficios

La planta de teca es conocida científicamente como Tectona grandis, originaria del sudeste de Asia, remonta su primer registro de plantación en Sri Lanka para el año 1680. En la década de 1900 esta especie se introduce fuera del continente asiático específicamente en Nigeria (Continente Africano). Luego una década después la teca es introducida en el continente americano con semillas procedentes de Myanmar. Es considerada una especie forestal porque sus individuos pueden llegar alcanzar hasta 40 metros de altura. La planta de teca es usada en sistemas agrosilvopastoriles y agroforestales, produciendo impactos positivos en los ecosistemas donde se establece debido a que: ayuda a conservar la fertilidad del suelo, ofrece refugio a la fauna y captura dióxido de carbono, reduciendo la emisión de gases de efecto invernadero en la atmosfera. Para el buen desarrollo del sistema radicular de la planta de teca son necesarios: los suelos profundos, bien drenados y fértiles con pH de 6,5 a 7,5. Para su crecimiento aéreo (tallos y hojas), requiere un rango de temperatura de 13 a 40 ºC. Además de una pluviosidad entre 1.250 y 3.750 milímetros al año. La planta de Teca es conocida principalmente por las características de su madera, siendo éstas: Durabilidad y belleza; que la convierten en una madera muy preciada en el mercado internacional, debido a que mantiene sus propiedades aún cuando es trabajada con metales. Para la producción de madera de buena calidad, la teca requiere una estación seca de 4 meses con precipitaciones inferiores a 60 mm. En las últimas décadas se ha incentivado la producción de la teca más allá de su lugar de origen expandiéndose a países tropicales, quienes garantizan excelentes condiciones para su desarrollo. En ellos se promueve la investigación de la planta de teca asociada con cacao y musáceas; sistemas comúnmente usados por los productores, debido a que generan múltiples ingresos y sustentabilidad ambiental a lo largo del tiempo.
Leer más

¿Qué es el cáñamo y para qué sirve? Usos y productos

El cáñamo es uno de los cultivos más antiguos del mundo. Su domesticación inicia en China en el período paleolítico, entre los 23.000 y 25.000 años antes de Cristo. Durante esa época fue usado en la fabricación de cuerdas y redes para la pesca. Desde el año 4.000 antes de Cristo, esta planta se cultiva de forma intensiva en Mongolia y en la franja del Himalaya. Es una planta herbácea anual que se propaga por semilla. El cáñamo puede llegar a medir hasta 4 metros de altura, con característica morfológica dioica, es decir, que las estructuras sexuales masculinas y femeninas crecen en plantas separadas; aunque también existen en cultivares mejorados variedades monoicas (con órganos reproductivos femeninos y masculinos en la misma planta). Los requerimientos climáticos óptimos para el crecimiento y desarrollo del cáñamo durante su ciclo productivo son: temperatura de 24 grados celsius, humedad relativa de 35 por ciento y precipitación media de 700 milímetros. Cada planta puede producir hasta 1.000 semillas y el aceite que proviene de estas; es rico en ácidos grasos y aminoácidos esenciales. Además la semilla del cáñamo es la segunda mejor fuente de proteína vegetal, con 25 por ciento de su peso total, siendo solo superada por la soya. ¿Sabías que del cáñamo se puede obtener más de 25.000 productos? De hecho, los productos y subproductos de este cultivo tienen innumerables usos en las industrias agroalimentaria, textil, energética, farmacéutica y del papel; formando parte de la base económica de países productores e importadores. La producción del cultivo de cáñamo en la actualidad ha venido aumentando, dado a su desarrollo tecnológico y al aumento de la demanda de fibras naturales promovido por el Protocolo de Kyoto.
Leer más

Cultivo de guanábana: Manejo, plagas y enfermedades

La guanábana conocida científicamente como Annona muricata es un árbol frutal originario de Sudamérica distribuido por toda América tropical y el Caribe. Conocida por su fruta que es usada tanto fresca como procesada, asimismo su nombre muricata es una palabra latina que significa “erizada” debido al aspecto de la piel del fruto. El árbol de la guanábana es de tamaño mediano con follaje compacto, pudiendo alcanzar entre los cinco y nueve metros de altura. Sus flores son pequeñas de cuatro centímetros de longitud y emergen en cualquier lugar del tallo o rama; además su forma de multiplicación es por semilla o por estacas injertadas. La planta es susceptible al frio, por ende prefiere el clima tropical, cálido y húmedo, con temperaturas que oscilen entre los veinticinco y veintiocho grados centígrados. Su fase reproductiva es estacional, aunque bajo condiciones de riego y manejo agronómico apropiados su producción se torna continua. El cultivo de la guanábana tiene alto potencial de rentabilidad, debido a que cada árbol tiene una capacidad productiva de 30 años. Y cada planta puede producir un aproximado de noventa kilogramos de fruta al año. Actualmente vienen creciendo a nivel mundial las exportaciones del fruto, debido a sus bondades y atributos nutricionales y medicinales.
Leer más

Biofertilizantes – Tipos, cómo se hacen y su aplicación

Los biofertilizantes, son productos elaborados con base de restos vegetales y microorganismos, quienes crean condiciones favorables para el aprovechamiento y la absorción de los nutrientes, promoviendo el desarrollo de las plantas. Entre los microorganismos utilizados para la elaboración de biofertilizantes se encuentran; la Azotobacter usada como bioestimulante, la Azospirrillum conocida como promotora del crecimiento vegetal, los Rizobios o bacterias que tienen la capacidad de fijar nitrógeno cuando se asocian con plantas de leguminosas y las Micorrizas las cuales establecen sinergia con las raíces. Por tanto los biofertilizantes favorecen y mejoran la productividad de los cultivos, como el aumento en el crecimiento de los tubérculos de batatas utilizando Azotobacter o el incremento de follaje del pasto elefante al ser inoculado con Azospirillum. En la actualidad los consumidores exigen alimentos inocuos y es por ello que algunos países a nivel mundial han planteado sustituir agroquímicos por biofertilizantes, aportando de esta manera beneficios económicos y ecológicos.
Leer más

Moscas de la fruta – Trampeo, manejo y control

La mosca de la fruta es un insecto perteneciente a la familia Tephritidae, culpable de reducir la productividad frutícola y generar cuantiosas pérdidas económicas a productores agrícolas. Las hembras de esta familia, colocan sus huevos en el interior de los frutos de donde salen pequeñas larvas que se alimentan de las pulpas, produciendo daños directos e irreversibles en los huertos frutícolas. Entre las estrategias de manejo para el control de las moscas de las frutas se encuentran el control mecánico, que contempla el adecuado manejo agronómico del cultivo; el control químico en el que se realizan aplicaciones de sustancias tóxicas y el control biológico donde se utilizanorganismos patógenos para combatir las poblaciones de estas. Además de los anteriores controles, existe también el control etológico, trampeo o método indirecto, que consiste en atraer y capturar las moscas, usando para ello trampas con cebos construidas con materiales de fácil acceso, de bajo impacto ambiental que ayuda a reducir la población de este pequeño pero perjudicial insecto. En la actualidad algunos países de Latinoamérica se encuentran libres de esta plaga gracias a la ejecución, evaluación y seguimiento de programas de control, lo que ha permitido generar oportunidades comerciales de exportación de frutas.
Leer más