Los Desafíos del Bambú en América Latina

 

Bambuzeros de América Latina
líderes regionales del bambú en América Latina

“El bambú es muy conocido en América Latina, pero no es considerado importante”, mencionó Hormilson Ríos, presidente de la asociación del bambú en México, al abrir la discusión la sesión La Sociedad Civil y el Bambú en América Latina y el Caribe, una de las más de 70 sesiones paralelas del Congreso Mundial del Bambú y Ratán (BARC 2018), realizado a finales de junio en Pekín, China por INBAR. También participaron en la discusión Ximena Lodoño, presidenta de la Sociedad Colombiana de Bambú, Guilherme Korte, presidente de la Asociación Brasileña de los Productores de Bambú, Felipe Jácome, secretario técnico de la Mesa Sectorial del Bambú en Ecuador y Richard Neira, vicepresidente de la Mesa Técnica del Bambú, Perú.

La argentina Emilia Caro de El Dorado Bambú también estuvo presente, compartiendo su experiencia en el desarrollo del bambú en dicho país. El encuentro de los seis representantes del bambú trajo un panorama del desarrollo del recurso en la región, los desafíos y, sobre todo, la necesidad de unión entre los países para fortalecer las inversiones y hacer que la industria bambú crezca más allá de la producción artesanal. La poca inversión para entrenamiento, plantación, cosecha y adquisición de maquinaria, así como un mercado consumidor con poco conocimiento sobre la relevancia del bambú y la necesidad de políticas públicas específicas para este recurso, fueron enumerados como los principales obstáculos a ser vencidos. “El bambú puede erradicar la pobreza generando ingresos en una cadena riquísima que implica producción de brotes comestibles, construcción de inmuebles, pisos, papel y muchos otros productos.

Lo que nos falta son herramientas y ferrocarriles”, dijo el representante brasileño, Guilherme Korte, quien además propuso al final del encuentro, convocar a los mayores fabricantes de herramientas del mundo para desarrollar maquinaria específica para la cosecha y el proceso del bambú del adaptados a la región, que tiene especies con características distintas de los bambúes asiáticos.

Hormilson Ríos recalcó los cinco principios estipulados por México para desarrollar de una manera productiva la cadena del bambú: i) lasostenibilidad, ii) la producción en masa, iii) el plantar con un propósito (que cada especie esté destinada a una industria específica), iv) tener un plan de negocio y la creación de una empresa, v) un mercado consumidor. “México tiene hoy más de 25 centros universitarios investigando el bambú y cerca de 55 empresas privadas invirtiendo en el sector. Es la sociedad civil quien está desarrollando esta industria en el país, de forma muy bien planificada. Hoy ya exporta anualmente 25 toneladas de pellets a Estados Unidos con maquinaria comprada en España. Ya que no podemos contar con el gobierno, estamos haciendo por nuestra cuenta “, dijo muy enfático.

Políticas Públicas, Comunicación y Negocios

El vicepresidente de la Mesa Sectorial del Bambú en Piura, Perú, Richard Neira, mencionó que el gobierno peruano aprobó una política nacional del bambú alineada con las directrices del Acuerdo de París en 2015 y que el Plan Nacional del Bambú, 2008 / 2020 – el CONAPRO BAMBU – sigue en curso. “Estamos organizando la cadena productiva, el aumento de la calidad de vida en las áreas rurales, la conservación de la biodiversidad de forma sostenible, un sistema justo de mercado y la implementación de las normas de construcción con bambú” dijo Neira. La renombrada investigadora colombiana Ximena Lodoño también destacó las conquistas de la sociedad incluso ante los obstáculos que su país atraviesa sin políticas públicas que regulan la plantación, la cosecha y la producción del recurso. “El gobierno colombiano prohíbe el uso libre del bambú.

Si tenemos hoy la normativa del bambú, es gracias a la unión de la sociedad civil con la academia, porque nada tenemos de incentivo gubernamental. Espero que con el reciente cambio de gobierno, las nuevas generaciones puedan usar este recurso en todo su potencial “. La argentina Emilia Caro convocó a la unión de los países para hacer negocios: “Es hora de pensar en una forma rentable de apoyarnos y convertirnos en representantes comerciales unos de otros, identificando oportunidades y negociar juntos, en un formato donde todos ganan”.

Por a disposición información es la actual apuesta de los productores de Ecuador para ampliar la comunicación entre ellos, como indicó Felipe Jácome en su presentación. Destacó el punto de encuentro entre los  sectores productivo, social, educativo y gubernamental promovido a través de la Mesa Sectorial del Bambú, que cuenta con un sitio web de la https://bambu.com.ec con publicaciones y videos tutoriales que enseñan el manejo adecuado de las plantaciones, establecimiento de las normas de construcción con el bambú, además del documental BAMBÚ – La industria del futuro, hoy, que muestra las iniciativas en curso en el Ecuador.

“La información compartida entre los productores de bambú provienen de revistas científicas y experiencias propias, que se está difundiendo a través de herramientas como Facebook, WhatsApp y WeChat, lo que permite que los productores de bambú intercambien información de manera inmediata”, recalcó Felipe Jácome. “Así, de forma instantánea, es como también ocurre la cooperación Sur-Sur: las demandas de la sociedad se vuelven en políticas públicas y de esta manera INBAR impulsa el desarrollo del bambú de manera sostenible”, complementó Pablo Jácome, coordinador regional para América Latina y Caribe del INBAR.

El holandés Hans Friedrich, director general de la organización, resumió:”Hay más de 600 especies de bambú en América Latina. Lo que los productores necesitan es tener infraestructura para sacar el bambú de manera sostenible del bosque y llevarlo al medio urbano, para llegar hasta el mercado”. Es un hecho que la industria de maquinarias y equipos agrícolas aún no ha despertado para el inmenso mercado potencial del agronegocio del bambú en América Latina. Por consiguiente, el grupo de América Latina decidió llevar una carta a los fabricantes mundiales de herramientas, con solicitudes específicas que contemplan las necesidades de la región, escrita en inglés y en español. Esperan celebrar pronto alguna respuesta positiva que permitan dar en conjunto pasos firmes para que el bambú, en breve, esté circulando más fuertemente en la economía latinoamericana, como un recurso accesible, promisorio e importante.

 

Fuente: Clarissa Beretz

Te parecio interesante?, no te lo quedes, compartelo!
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *