Los beneficios del lombricompost

Muchos son las alterniativas hoy en día que aportan de forma natural beneficios a los cultivos de diferentes rubros, tal es el caso del “lombricompost”, siendo un tipo de abono orgánico que resulta del proceso de la descomposición que llevan a cabo cierto tipo de lombrices. El proceso inicia cuando la lombriz se alimenta de cualquier sustrato o desecho orgánico biodegradable y lo transforma en humus (materia orgánica bien descompuesta). Este abono no solo aporta nutrientes a las plantas, sino que también mejora las propiedades físicas y biológicas del suelo.

Pero con la finalidad de desglosar y aclarar las interrogantes que se puedan generar sobre el tema es de comentar quienes son estas lombrices, en este se sentido se informa que  en la naturaleza existen muchas especies de lombrices, tanto terrestres como acuáticas, dentro de las terrestres sólo unas cuantas sirven para ejecutar el proceso de compostaje; por ejemplo, la lombriz de tierra (Luinbricus terrestris) es la más conocida por nosotros, pero no es apta para este tipo de proyectos porque vive únicamente en la tierra y además tiende a moverse a otros sitios con gran facilidad.

Las características más importantes que debe tener la lombriz para este proceso son: capacidad de vivir en grandes grupos de individuos con poco espacio, buena adaptación a un amplio rango de temperatura y humedad, poco instinto migratorio, para que no tiendan a moverse hacia otros lugares, alta tasa reproductiva, para que se multipliquen en poco tiempo, alta capacidad de producir humus con el sustrato que comen y larga vida de los individuos.

Ahora bien siguiendo estas características, solo tres especies han sido utilizadas a nivel mundial para desarrollar el lombricompostaje, las cuales son: Eudrilus eugenia, Lombricus robelus Eisenia foetida. En el continente americano, la más utilizada ha sido la llamada “roja californiana” que es un tipo de la última especie mencionada. Cada lombriz pesa alrededor de un gramo y ellas convierten aproximadamente su peso en humus diariamente.

Por otro lado el resultado de la acción de estas lombrices es un abono orgánico cuyo material es altamente descompuesto y estable. Posee un buen balance de nutrimentos de rápida y lenta liberación para las plantas. El lombricompost posee también una alta población microbiana benéfica, por lo que el material final debe mantenerse necesariamente entre 50 y 60% de humedad; además tiene algunas sustancias llamadas fitohormonas, las cuales estimulan el crecimiento vegetal.

Dentro de las breves recomendaciones se puede sugerir que el lombricompostaje (estructura para el almacenamiento de las lombrices generalmente de madera) debe hacerse en un lugar fresco y con poca luz; Además, el área debe estar protegida con cedazo o malta para evitar la entrada de animales que ataquen las lombrices o se alimenten del sustrato. Esto último es particularmente importante en proyectos que manejan residuos domésticos. Otro aspecto importante a tomar en cuenta es que la cantidad de material fresco, no debe ser extremadamente grande con relación al número de lombrices. Una población ideal son 50.000 lombrices por metro cuadrado.

Por último otro sub-producto usado del resultado del lombricompuesto es el  lixiviado de lombriz que no es más que el líquido que escurre de las camas después del riego se conoce precisamente como lixiviado, en este sentido durante el proceso de percolación a través de la materia orgánica, el agua arrastra nutrientes, microorganismos benéficos lo cual genera un producto líquido usado como abono y regenerador orgánico. Los Lixiviado contienen entre 1.0-2.5% de sólidos totales de los cuales entre el 20-45% es materia orgánica y el resto son minerales (fósforo, potasio, calcio, magnesio y sodio) en cantidades variables. Además contienen pequeñas cantidades de nitrógeno.

Dicho esto esta alternativa es cada vez más conocida y utilizadas por los agricultores de pequeñas a mediana superficie por lo práctico de su uso siendo su gran aporte un producto de origen natural no contaminante.

 

Fuente: Ing. Agr. Ralexy Hernández

Te parecio interesante?, no te lo quedes, compartelo!
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *