La Excreta Animal: de un problema a una solución

En los diferentes sistemas de producción animal los desechos generados en la explotación pecuaria se incluyen principalmente las excretas fecales y urinarias, desperdicios de alimento, así como también las aguas de lavado y otros materiales como pajas y aserrines usados como “cama” (sistemas intensivos), ha generado en muchos casos bien sea por un mal manejo o desconocimiento potenciales agentes contaminantes del ambiente, producto de la explotación animal, a pesar de que todos los factores mencionados son de origen orgánico.

¿Contribuye la Excreta animal a la Contaminación Ambiental?

La respuesta es “Si”, esto gracias al metano que en forma de gas es incoloro, inflamable y no tóxico. Este elemento se considera un gas de efecto invernadero relativamente potente que contribuye al calentamiento global del planeta; ya que tiene un potencial de calentamiento superior al dióxido de carbono. Sin embargo, la cantidad de esta última en la atmósfera es significativamente mayor al del metano, y por esta razón es considerado como el principal gas culpable del calentamiento de nuestro planeta.

Ahora bien, en el caso específico del gas metano, sus principales fuentes de emisión son los combustibles fósiles (explotación y distribución), las explotaciones agropecuarias y los vertederos.

La actividad ganadera, tanto vacuna como ovina y caprina repartida por todo el planeta, son las responsables de casi una cuarta parte de todas las emisiones de metano en el mundo. Esto es debido a que la cría del ganado produce anualmente 115 millones de toneladas de gas metano. Este componente se genera principalmente por los procesos fermentativos del alimento que ingresa al rumen. Además, hay evidencias sobre las características físico-químicas de la dieta que muestran que una subnutrición contribuye a incrementar las tasas de metano.

Por otro lado, en producciones intensivas avícolas y porcinas han generado enormes problemas de polución (contaminación producida por los residuos procedentes de la actividad humana o animal, así como de procesos industriales), debido a las grandes cantidades de sustancias contaminantes (nitrógeno, fósforo y azufre) produciendo grandes volúmenes de estiércol que se depositan en muchos casos en el suelo sin ningún manejo y hasta en afluentes maximizando aun el impacto negativo.

¿Cómo Manejar el Problema?

Tomando en cuenta el carácter orgánico de los desechos pecuarios, característica que permite que éstos se puedan incorporar a las cadenas y ciclos del nitrógeno y del carbono en la naturaleza, se concluye que bajo en bueno manejo se podría constituir una fuente potencial de riqueza. Por lo tanto, los desechos de las explotaciones pecuarias impactarán en el medio en función del enriquecimiento de éste con sus elementos constitutivos, notablemente, por su composición: nitrógeno (N), algunos elementos minerales, como fósforo (P) y potasio (K) y la demanda de oxígeno relacionada al contenido de materia orgánica.

Dependiendo de las especies animales y de los sistemas de producción de que se trate, los desperdicios podrán tener un contenido variable de agua ó incluso hasta ser francamente líquidos, en este sentido, bien sea su característica se ha dispuesto como una alternativa al manejo de los desechos animales el uso de los “biodigestores”.

Los biodigestores fueron considerados, principalmente, como una manera de producir gas combustible a partir de desechos orgánicos. Sin embargo, al ser integrados a un sistema de agricultura ecológica los biodigestores pueden brindar muchos otros beneficios, en especial en el articular el reciclado de nutrientes para la obtención de fertilizantes orgánicos de alta calidad.

Un digestor de desechos orgánicos o biodigestor es, en su forma más simple, un contenedor cerrado, hermético e impermeable (llamado reactor), dentro del cual se deposita el material orgánico a fermentar (excrementos de animales y humano) en determinada dilución de agua para que a través de la fermentación anaerobia se produzca gas metano y fertilizantes orgánicos ricos en nitrógeno, fósforo y potasio, y además, se disminuya el potencial contaminante de los excrementos.

Este sistema también puede incluir una cámara de carga y nivelación del agua residual antes del reactor, un dispositivo para captar y almacenar el biogás y cámaras de hidrogenación y pos tratamiento (filtro y piedras, de algas, secado, entre otros) a la salida del reactor.

El fenómeno de “indigestible” ocurre porque existe un grupo de microorganismos bacterianos anaeróbicos presentes en el material fecal que, al actuar sobre los desechos orgánicos de origen vegetal y animal, producen una mezcla de gases con alto contenido de metano (CH4) llamada biogás, que es utilizado como combustible.

Como resultado de este proceso se generan residuos con un alto grado de concentración de nutrientes y materia orgánica (ideales como fertilizantes) que pueden ser aplicados frescos, pues el tratamiento anaerobio elimina los malos olores y la proliferación de moscas.

Ventajas:

  • Es una energía renovable y sustentable.
  • Aprovecha la producción natural del biogás.
  • Es posible utilizar los productos secundarios como abono o fertilizante.
  • Evita el uso de leña local, así reduciendo la presión sobre los recursos forestales.
  • Fomenta el desarrollo sustentable.
  • Redirige y aprovecha los gases de efecto invernadero producidos por los vertederos y granjas industriales, lo cual reduce la huella de carbono de estos establecimientos y disminuye su contribución al cambio climático.
  • Cumple con la normatividad nacional e internacional.
  • Impide la contaminación de mantos acuíferos.
  • Crea empleos especializados.
  • Crea la posibilidad de incursionar un proyecto de vanguardia.
  • Al depositar los residuos en un depósito hermético, se soluciona decididamente el problema de los insectos, la rotura de bolsas de residuos. Se evita la contaminación de las napas de agua. En el campo, se eliminan en un 80% los olores indeseables provenientes de las heces de animales, con el importante valor agregado de la drástica reducción de las enfermedades causadas por roedores e insectos.

Desventajas

  • Idealmente, la ubicación debe de estar cerca de donde se recolecta la biomasa.
  • La temperatura de la cámara de digestión debe mantenerse entre 20º C y 60º C; puede ser limitante en lugares extremos.
  • El biogás contiene un subproducto llamado sulfato de hidrógeno, el cual es un gas corrosivo y toxico para los seres humanos.
  • Al igual a cualquier otro gas combustible, existe el riesgo de explosión o incendios por un mal funcionamiento, mal mantenimiento o inadecuadas medidas de seguridad.
  • Poca capacitación y capacitadores para su implementación y operación.
  • Inicialmente  puede requerir de una importante inversión en equipamientos e implementos.

Debido a la creciente importancia del uso sostenible de los recursos naturales en los sistemas agrícolas, hoy se aprecia el papel de los biodigestores en una perspectiva mucho más amplia, específicamente por su aplicación potencial para el reciclaje de los nutrientes de las plantas.

Esto puede contribuir en la reducción de la dependencia de los fertilizantes sintéticos y hacer más fácil el cultivar orgánicamente; así como también ayuda a la disminución del impacto ambiental producto del gas metano como influenciador del efecto invernadero y el cambio climático.

Fuente:

Ing. Agr. Ralexy Hernandez

 

Te parecio interesante?, no te lo quedes, compartelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *