¿Cómo favorece la agricultura la biodiversidad?

El Director General de la FAO, José Graziano da Silva, pidió hoy un cambio transformador en la forma en que producimos nuestros alimentos, que debe basarse en sistemas agrícolas sostenibles capaces de producir alimentos saludables y nutritivos, a la vez que se salvaguarda la biodiversidad del planeta.
“La biodiversidad es esencial para salvaguardar la seguridad alimentaria mundial y la nutrición, mejorar los medios de vida rurales y reforzar la resiliencia de las personas y las comunidades”, aseguró Graziano da Silva en el discurso de apertura de una reunión de tres días centrada en la incorporación de la biodiversidad en las políticas y prácticas agrícolas.
Unos ecosistemas sanos brindan diversos servicios clave de los que depende la humanidad, como el mantenimiento de la calidad del agua, el ciclo de nutrientes, la formación de suelos y la lucha contra la erosión y el secuestro de carbono. Los ecosistemas agrícolas sanos aportan las bases ecológicas para la producción alimentaria, mientras que la biodiversidad agrícola y ganadera desempeña un papel fundamental para el ser humano.
Pero hoy en día, la biodiversidad planetaria -diversidad genética a nivel de organismos; diversidad a nivel de especies; diversidad a nivel de los ecosistemas- se enfrenta a distintas amenazas, advirtió el Director General de la FAO.
“La forma en que producimos nuestros alimentos supone una gran parte del problema”, dijo, añadiendo que “hoy en día, el mundo todavía produce alimentos basándose sobre todo en los principios de la Revolución Verde, que se inició hace más de 50 años e implica un uso de insumos químicos con un coste elevado para el medio ambiente”.
Sin embargo, apuntó que amplias zonas de la superficie de la Tierra se utilizan para cultivar, criar animales, capturar y criar peces, o para obtener productos forestales. Esto significa que, si se gestiona de manera sostenible -con la biodiversidad como prioridad- el sector agrícola puede hacer una contribución importante para proteger la biodiversidad.
Esto hace que promover y facilitar la integración de la biodiversidad en todos los sectores agrícolas sea “fundamental”, según subrayó el Director General de la FAO.
Herramienta para alimentar a un mundo más cálido y poblado
La diversidad fitogenética puede usarse para desarrollar variedades de cultivos capaces de tolerar o prosperar en condiciones más cálidas y secas. De manera similar, la diversidad zoogenética aporta la materia prima para que agricultores y pastores mejoren sus razas y adapten el ganado a entornos y demandas que se modifican.
“Hoy en día resulta especialmente importante frente a desafíos emergentes como el impacto del cambio climático, la rápida urbanización y también una población en crecimiento con dietas cambiantes”, señaló el Director General de la FAO.
La otra cara de la moneda es que la pérdida de biodiversidad agrícola plantea sin embargo una amenaza directa para la seguridad alimentaria.
“Solo tres cultivos básicos -arroz, maíz y trigo-, y tres especies animales -vacas, cerdos y pollo-, proporcionan la mayor parte de la ingesta de energía alimentaria en el mundo”, señaló Graziano da Silva.
Agricultura ecológica
Las políticas que regulan los sectores agrícolas, el uso de los recursos naturales, la protección y conservación de las especies en peligro, los hábitats y la biodiversidad deben alinearse para proteger mejor el medio ambiente y reducir la huella ecológica de la agricultura, la silvicultura y la pesca, según la FAO.
Sobre el terreno deben implementarse prácticas de producción que no solo salvaguarden la biodiversidad, sino que también garanticen que los productores de alimentos puedan hacer uso de ella de manera sostenible.
Por tanto, el evento de esta semana en la FAO examina ejemplos reales de cómo la agricultura, la pesca y la silvicultura se han gestionado con éxito para salvaguardar la biodiversidad.
Durante la reunión, diversos grupos de trabajo con la participación de una amplia gama de partes interesadas se centrarán en diferentes vías para avanzar en la integración de la biodiversidad en la agricultura, incluyendo la gobernanza global; políticas y legislación nacional; incentivos financieros e inversiones; y medidas de la cadena de suministro.
Biodiversidad y agricultura: datos destacados
  • En 2014, tan solo se cultivaban 200 tipos de plantas, y solamente nueve de ellas (caña de azúcar, maíz, arroz, trigo, papas, soja, el fruto de la palma de aceite, remolacha azucarera y yuca) representaron más del 66 por ciento de toda la producción agrícola. (Folleto, página 6 “Sección sobre los cultivos”)
  • 8 especies cultivadas (cebada, frijoles, maní, maíz, papas, arroz, sorgo y trigo) proporcionan el 53 por ciento del consumo diario de calorías.
  • 3 especies cultivadas (trigo, arroz y maíz) representan el 48 por ciento del consumo diario de calorías.
  • De las 8 800 razas de ganado conocidas, el 7 por ciento se ha extinguido, el 24 por ciento está en riesgo de extinción y el 59 por ciento se clasifica como en riesgo desconocido debido a la falta de información.
  • 5 especies de animales (vacas, ovejas, cabras, cerdos y pollos) proporcionan el 31 por ciento de la proteína diaria consumidas de media.
  • En bancos de genes en 71 países y 12 centros internacionales se conservan cerca de 3,6 millones de muestras de cultivos (colecciones de material vegetal de un lugar determinado) se conservan, y aproximadamente la mitad del total de las muestras pertenecen a nueve de los principales cultivos alimentarios.
  • Aunque los parientes silvestres de los cultivos representan cerca del 13 por ciento de las muestras en los bancos de genes en todo el mundo, cerca del 70 por ciento de esas especies continúan desaparecidas.
  • Las áreas protegidas y los jardines botánicos se han expandido en un 30 por ciento y han incrementado la conservación de los parientes silvestres de los cultivos.
  • Tan solo diez especies proporcionan alrededor del 30 por ciento de la pesca de captura marina (Folleto)
  • A nivel mundial, 524 millones de hectáreas de bosques han sido designadas primordialmente para la conservación de la biodiversidad.
  • Las áreas de montaña albergan el 25 por ciento de la biodiversidad terrestre, incluido el acervo fitogenético de cultivos de importancia mundial como maíz, papas, cebada, sorgo, tomates y manzanas.
  • Los pastizales albergan el 11 por ciento de las áreas de aves endémicas del mundo y cerca de 750 géneros y 12 000 especies de pastos, y contribuyen al mantenimiento de polinizadores y otros insectos que tienen importantes funciones reguladoras.
  • Un total de 1 074 de las razas de ganado registradas en el mundo (un 12 por ciento) se consideran adaptadas a las tierras áridas.
  • Los polinizadores son responsables del 35 por ciento de la producción agrícola mundial y desempeñan un papel fundamental en la producción de alimentos.

Fuente: http://www.contextoganadero.com

Foto: Archivo

Te parecio interesante?, no te lo quedes, compartelo!
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *