Las Micotoxinas

Comparte el artículo vía

El enemigo silente de los productores

Mucho se ha estudiado sobre los efectos que las micotoxinas pueden causar tanto en animales como en humanos. “Se estima que el 25% de los cultivos alimentarios mundiales, incluidos muchos alimentos básicos, se ven afectados por hongos productores de micotoxinas. Según las estimaciones de la FAO, las pérdidas mundiales de productos alimenticios por causa de micotoxinas son del orden de 1.000 millones de toneladas al año”.

La contaminación por micotoxinas está siempre presente en el entorno de un centro de producción y representa una amenaza potencial a la productividad, haciendo necesario que todo productor agropecuario la tenga en su radar.

¿Qué son las micotoxinas?

Las micotoxinas son sustancias naturales producidas por mohos y hongos, que son comunes en el entorno de una finca, pudiendo sobrevivir en muchos lugares y en muchos tipos diferentes de fuentes de alimento animal. Estas son una forma de protección del propio hongo contra enemigos naturales como: insectos, bacterias y otros hongos.

Se han identificado más de 500 micotoxinas distintas hasta la fecha y es probable que la mayoría de los piensos estén contaminados por múltiples micotoxinas. Una familia de hongos es capaz de producir diversas toxinas, aun así, las micotoxinas se clasifican de forma práctica según lo que indica el siguiente cuadro:

Micotoxinas y hongos asociados:

GENERO TOXINAS FUENTES DE CONTAMINACIÓN
Aspergillus Aflatoxinas, OTA A Semilla de algodón, Maní, Vino, Tejidos animales
Fusarium Tricotecenos (DON, NIV, T-2, DAS), Zearalenona, Fumonisinas, Ácido Fusárico, Moniliformin Trigo, Maíz, Arroz, Cebada, Centeno, Avena
Penicillium Ácido Penicílico, Patulina, Citrinina, OTA A Alimentos conservados

(ensilajes, bolos, heno, paja), Frutas, Arroz

Claviceps Alcaloides de Ergot Trigo y derivados, Centeno, Triticale, Cebada
Alternaria Alternariol Frutas, Legumbres, Derivados de manzana y tomate

La contaminación por hongos y consecuente formación de micotoxina dependerá de muchos factores, entre los cuales, los más importantes son:

  • Factores biológicos del cultivo en pie: resistencia o susceptibilidad propia de los cultivos o de la cepa o híbrido particular.
  • Infestación por insectos y aves que generan daño mecánico.
  • Cosecha: efectos de temperatura, humedad, madurez del grano.
  • Almacenamiento: infraestructura, temperatura ambiental, humedad, ventilación, condensación, insectos, plagas, limpieza y periodo de almacenaje.
  • Procesamiento y distribución.

Datos de Centroamérica periodo 2019-2020

Cada zona, en diferentes países, presenta micotoxinas adaptadas a las condiciones climáticas propias, debido a que son estos factores, en forma predominante, los que determinan que género de hongo puede o no crecer y por tanto generar un efecto tóxico.

En el caso específico de la región de Centroamérica, Alltech realizó un estudio de las micotoxinas presentes en diferentes ingredientes de alimento animal. El estudio se efectuó en el periodo de octubre 2019 a abril 2020 donde se enviaron muestras al laboratorio Alltech 37+ en Lexington, Kentucky, EE.UU.

En la figura 1 se puede observar el porcentaje de muestras y la cantidad de micotoxina presentes en cada una.  De un total de 70 muestras enviadas al laboratorio, el 100% de las muestras se identificaron 1 o más micotoxinas medibles, alcanzando un promedio de 7.09 micotoxinas por cada una de las muestras analizadas.

Figura 1: Distribución del número de micotoxinas en las muestras enviadas.

La figura 2 presenta la prevalencia para cada grupo de micotoxina, podemos observar que, de las 70 muestras, el grupo de micotoxina con mayor prevalencia son las micotoxinas emergentes, las cuales se presentaron en 95.7% de las muestras, seguido por ácido fusárico (88.6%) y fumonisina (75%).

Figura 2: Prevalencia de cada grupo de micotoxina en las muestras enviadas.

¿Cuál es el riesgo?

La concentración media de micotoxinas encontradas en las 70 muestras (ppb) se detalla en la figura 3, comparándolo contra los limites prácticos delineados por Alltech para pollos de engorde. A partir de esto, podemos observar que, si bien no hay una sola micotoxina que represente mayor riesgo individualmente (nivel bajo del umbral), existe un mayor riesgo potencial para la salud y el rendimiento de los pollos de engorde cuando se considera el riesgo holístico.

Esto se expresa por el nivel equivalente de riesgo (REQ, por sus siglas en inglés), que representa la amenaza total para la salud de una especie en particular y el rendimiento basado en el efecto acumulativo de los grupos de micotoxinas presentes. Como se demuestra en la figura 3, si bien todas las micotoxinas presentes están en niveles bajos, el efecto acumulativo arroja un resultado REQ de 58.2, la cual lo eleva a un riesgo moderado.

Figura 3: Evaluación de las micotoxinas para el deterioro del rendimiento en pollos de engorde.

En la figura 4, se puede observar el nivel equivalente de riesgo (REQ) de las muestras de acuerdo con diferentes especies. Encontrándose para las vacas lecheras un REQ 92 representándose como un riesgo moderado para esta especie en esta fase productiva.

Figura 4: Nivel equivalente de riesgo (REQ) para vacas lecheras, pollos de engorde y ponedoras.

¿Cuál es el costo?

Las diversas especies responden de manera diferente a las provocaciones por micotoxina, pero los signos clínicos de la micotoxicosis pueden ser difíciles de detectar. El monitoreo cuidadoso, el reconocimiento de los síntomas y los diagnósticos post mortem, juntamente con un análisis adecuado de las fuentes de alimento animal, son la forma más precisa de detectar el problema.

El impacto de las micotoxinas en pollos de engorde puede causar una pérdida promedio de 1.77 gramos de peso diario, un incremento de 2.1% de la tasa de conversión alimenticia y un incremento del 1.26% en mortalidad.[1]

Con respecto a las gallinas ponedoras, las micotoxinas ocasionan una disminución de la producción en un aproximado de 4.6 huevos por gallina a través de 64 semanas y una reducción de 0.61 gramos de peso.[2]

En la ganadería de leche, pueden causar un incremento en el conteo de células somáticas de 46.6% (+244 x 1000ml) y una reducción de 0.62 kg de producción de leche por vaca por día.[3]

¿Cómo lo podemos manejar?

Una buena gestión en el manejo de los ingredientes garantiza el máximo retorno de un alimento. Los niveles de contaminación por micotoxinas no son algo que se estabilice con el tiempo. El entorno de almacenamiento (temperatura, oxígeno y humedad) determinará si estos niveles aumentan durante el almacenamiento y aumentan el riesgo para los animales. Los productores deben tener en cuenta que el riesgo de las micotoxinas es un objetivo en movimiento y lo que alimentas hoy no es necesariamente lo que alimentarás mañana.

Soluciones nutricionales como Mycosorb A+®, han demostrado reducir significativamente el impacto de las micotoxinas sobre salud y la rentabilidad de los animales. Y de nuevo, en caso de sospecha de micotoxinas, los análisis son cruciales para construir una estrategia de mitigación efectiva.

Para más información acerca de micotoxinas y la descarga de guías puede ingresar a: https://go.alltech.com/es/ca/micotoxina.

O visitar:

Micro site de Micotoxinas para Centroamérica

Alltech en Facebook LATAM

Alltech en LinkedIn

Referencias

[1] Wang et al., 2006; Aravind et al., 2003; Raju and Devegowda, 2000; Awad et al., 2011; Yunus et al., 2012; Mohaghegh et al., 2017; Tessari et al., 2006; Liu et al., 2018, Liu et al., 2019; Mogadam and Azizpour, 2011.

[2] Manoj and Devegowda, 1999; Chowdhury and Smith, 2004; Pandey and Chuhan, 2007; Aly and Anwar, 2009.

[3] Acosta et al., 2005; Avaind et al., 2005; Korosteleva et al., 2007; Agovino and Andrieu, 2008; Korosteleva et al., 2009; Musa et al., 2014; Santos and Fink-Gremmels, 2014; Hulik and Zeman, 2014.

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments