Control biológico en 2 minutos

Comparte el artículo vía

Neutralizar plagas y enfermedades en siembras no solo se refiere a la aplicación de productos químicos. El control biológico consiste en utilizar organismos vivos para controlar otras especies en cultivos.

Su uso primitivo se sitúa en la China antigua. Pero su desarrollo controlado en laboratorios se inició en Estados Unidos a finales del siglo 19.

Para implementar esta técnica se debe hacer un estudio previo en el cultivo para determinar que agentes deben liberarse.

Los organismos usados para el control biológico se clasifican en: parasitoides, patógenos, depredadores y antagonistas.

La efectividad del control biológico está comprobada científicamente. Solo en ocasiones algunos parásitos se resisten a los organismos de control. En estos casos los organismos controladores son parasitados.

Actualmente cada vez se extiende más la forma de control conocida como “Alelopatía”. Esta técnica consiste en aplicar extractos de plantas en cultivos.

Los extractos naturales actúan como repelentes, pues inhiben a los organismos vivos de parasitar sobre las plantas de interés.

El control biológico supera en muchos aspectos a los sistemas de control químico. Destaca principalmente que es un método económico que evita plagas secundarias y no daña el ambiente.

El continuo crecimiento de la población humana ha conducido a la búsqueda de estrategias para incrementar la producción de alimentos. La reducción de las pérdidas en cultivos, provocadas por organismos causantes de enfermedades o daños, es un buen punto de partida en la consolidación de una mayor eficiencia productiva.

Visita Agropedia y conoce todo sobre el control biológico.

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments