Pastoreo racional

El pastoreo racional representa una opción viable y necesaria para la producción de leche, contribuye a mejorar la fertilidad natural del suelo, además permite una buena recuperación de los pastos.
Con el pastoreo racional se logra una buena recuperación de los pastos; debido a que los animales aportan nutrientes en forma de restos de hojas, excretas sólidas y líquidas al suelo.
Adicionalmente los microorganismos del suelo mejoran el drenaje del agua haciendo túneles que también ayudan a la entrada del aire al suelo; aportando nutrientes a las especies forrajeras presentes en el potrero en un proceso denominado fertilización natural por reciclaje

Leer más

Ganadería regenerativa

El impacto de las actividades ganaderas sobre el medio ambiente ha sido objeto de mucha discusión, debido a que en muchos casos emplean manejos inapropiados para el suelo y la vegetación; además de contribuir con la emisión de gases de efecto invernadero.
Para contrarrestar estos efectos perjudiciales, los ganaderos actualmente están aplicando modelos productivos como la ganadería regenerativa, cuyo objetivo es mantener el equilibrio entre la producción de proteína animal y la conservación de los ecosistemas; mediante el manejo agroecológico.
Entre las actividades de conservación de esta modalidad pecuaria se encuentran: la siembra y multiplicación de árboles, la reducción del uso de insumos químicos, el manejo de excretas y el uso racional de los recursos suelo y agua. Permitiendo a las unidades productivas ser sostenibles desde el punto de vista ecológico, económico y social.
Esta ganadería considera y preserva el suelo a través del uso adecuado de potreros; en el que es necesario manejar los tiempos de pastoreo y descanso; siendo este último imprescindible para promover la regeneración de la biota, la reducción de la erosión y el crecimiento óptimo de las pasturas.
Actualmente esta forma holística de producción animal satisface la exigencia de los consumidores, quienes obtienen productos saludables libres de agroquímicos y con alto valor nutricional.

Leer más

Cultivo de moringa

La Moringa oleífera, es conocida como el árbol de la vida o árbol de las perlas; reseñada por primera vez alrededor del año 2.000 A.C como hierba medicinal, donde adquiere el nombre de “El árbol milagroso”.

Aunque su origen está ubicado en la India la misma se ha difundido a nivel mundial por ser un árbol multiuso, de gran importancia económica, gracias a sus diversos usos en la alimentación humana y animal, así como en la industria farmacéutica, cosmética, agrícola y ambiental.

Es una especie perenne, pero no longeva que puede vivir alrededor de 20 años, se adapta a diversos ecosistemas y crece muy bien en las regiones tropicales y subtropicales.

Fue introducida en el continente Americano por los españoles para ser usada como cercas vivas, ornato y alimento para animales, por sus características nutritivas, su potencial forrajero y su alta digestibilidad.

Las características agronómicas de la planta de moringa indican una elevada prolificidad y rápido crecimiento; con rendimientos de biomasa forrajera superiores a 100 toneladas y una producción promedio de semilla de 4.500 kg por hectárea en sistemas de producción intensivos.

El 40 % del peso de la semilla de moringa, representa aceite de alta calidad, rico en ácidos grasos insaturados; el mismo es utilizado en la industria para elaborar compuestos nutricionales, perfumes, lubricantes, y biodiesel; además, de la semilla se extrae la cascarilla la cual es la materia prima para la producción de carbón activado.

Leer más

Cultivo de pino

¡Pino!, es la denominación que reciben unas 110 especies de árboles maderables de gran valor comercial pertenecientes a la familia pinacea; considerada como una de las más antigua y difundidas del planeta.
La palabra pino proviene del latín “pinus”, que significa grasa o resina.
Su rápido crecimiento y versatilidad de usos permite a los pinos servir para producir piñones, resinas, aceite y especialmente una excelente madera capaz convertirse en gran cantidad de subproductos.
El pino requiere 15 años para producir madera aserrable, aunque su calidad se considera óptima a partir de los 20. Antes de este tiempo, su aprovechamiento se limita principalmente a la obtención de celulosa, madera para leña, pulpa de papel, enmaderaciones menores y materia prima para fósforos.
Una hectárea de pinos bien sembrados puede tener entre 1600 y 1100 árboles capaces de producir entre 12 y 20 metros cúbicos de madera aprovechable al año.
Las piñas de pino o piñones, son un fruto comestible en algunas especies. Además, el aceite de pino posee propiedades medicinales como expectorante, diurético, inmuno-estimulante y vasoconstrictor entre otras.

Leer más

El bambú cultivo y producción

Se cree que apareció hace más de 250 millones de años, cuando los primeros dinosaurios eran los animales que reinaba en la tierra.
Es considerada planta de más rápido crecimiento del planeta. Por su dureza, la llaman “acero vegetal”.
El bambú es un pasto gigante que pertenece a la familia de las gramíneas.
Al igual que el arroz y el maíz, muere cuando florece y fructifica; pero con la diferencia que la floración del bambú ocurre entre los 30 y 120 años de edad.
Esta planta se encuentra en forma silvestre en Asia, África, América y Oceanía.
Actualmente, se estima que existen alrededor de 107 géneros y más de 1.300 especies de bambúes en todo el mundo.
El tallo de bambú, considerado la parte de la planta más importante desde el punto de vista económico, alcanza en algunas especies hasta 40 metros de altura en un período de 3 a 4 meses.
Tanto el bambú como el eucalipto son especies de crecimiento muy rápido, sin embargo, el bambú crece 3 veces más rápido que la mayoría de las especies de eucaliptos.
Por cada cosecha de eucalipto se pueden obtener 4 de bambú.
Por lo productivo de esta panta, se están desarrollando nuevas tecnologías para fabricar aglomerados y obtener alcohol.
Además, investigadores chinos han conseguido confeccionar ropa ecológica a partir de la fibra del bambú.

Leer más