Forraje verde hidropónico para gallinas ponedoras

El interés por el uso de forraje verde hidropónico es cada día mayor, la tecnología aplicada al sector avícola crece de manera vertiginosa, abarcando las distintas áreas del conocimiento que involucran las especies avícolas, así la genética, la nutrición y alimentación tienen una atención especial por ser las áreas responsables del mayor progreso del sector.
Es bien conocido que los alimentos ocupan cerca del 80 % de los costos de producción de ponedoras y pollos de engorde, por esto existe un creciente interés por aplicar estrategias que conduzcan a la reducción de este concepto dentro de la estructura financiera de la unidad de producción.
Aun cuando no existen resultados científicos definitivos sobre la utilización de forraje verde hidropónico de diversas especies vegetales en gallinas ponedoras, la tendencia refleja que no afecta o mejora la producción de huevos, el peso del huevo y la conversión alimenticia.
Se infiere que la combinación alimento balanceado – forraje verde hidropónico en distintos grados suple las necesidades nutricionales de las aves al no encontrarse variación en la ganancia de peso. Asimismo, las conversiones de alimento se reducen, un efecto beneficioso porque se reduce el consumo de alimentos, hasta 30 % de balanceado, para obtener la misma producción de huevos.
Por lo tanto, es probable que se reduzcan los costos de producción (ésta es la principal categoría dentro de los costos totales); debido a la disminución del uso de insumos, en este caso, alimento.
Finalmente, debe agregarse que algunos resultados económicos positivos impulsan a utilizar esta tecnología alimenticia en la producción con gallinas ponedoras.

Leer más

Manejo de pollitas, futuras ponedoras

Un buen manejo de las pollitas durante las primeras semanas de vida (Desde el nacimiento hasta la cuarta semana de edad), garantiza el éxito de las futuras gallinas ponedoras.
Una vez nacidas las pollitas se evalúan en ellas, los parámetros productivos: peso y sanidad, como primer filtro de selección. Luego de superar esta primera verificación, es imprescindible que ofrezcamos a las aves las condiciones necesarias para su crecimiento y desarrollo dentro del galpón.
Este debe estar acondicionado con materiales, implementos y equipos (Bebederos, comederos, ventiladores, extractores, cortinas) que generen un ambiente confortable al momento de ingresar las pollitas.
El piso o cama dentro del galpón debe tener un mínimo de espesor, compuesto por materiales inertes como: Cascarilla de arroz, Viruta de madera u otro material similar; cuyo fin es adsorber la humedad causada en su mayoría por las excretas de las aves.
El desarrollo de las pollitas está directamente relacionado con el manejo alimenticio, por lo que se debe otorgar la cantidad y calidad de alimento, según los requerimientos nutricionales y etapa de crecimiento de las aves.
Sin embargo el consumo de alimento está influenciado por: el ambiente dentro del galpón (Temperatura, humedad e Iluminación); la densidad de aves y el manejo sanitario.
Si las condiciones dentro del galpón son adecuadas, ocurrirá una correcta ingesta de alimento, observándose a las aves activas y distribuidas homogéneamente; conductas óptimas para el desarrollo de excelentes futuras ponedoras, debido a que estos comportamientos indican confort y bienestar de las pollitas.

Leer más

Rhode Island Red: ¿La mejor gallina ponedora?

La raza Rhode Island Red, originaria de América del Norte, es uno de los grupos genéticos más promisorios en la industria avícola; estas gallinas combinan producción de huevos, resistencia, peso corporal y fertilidad.
Tanto en la industria especializada avícola como en pequeñas explotaciones, inclusive en sistemas de traspatio, el productor intenta compensar; o más bien, nivelar entre las características que persigue en una gallina ponedora.
Hay que resaltar que la raza Rhode Island Red posee genes ligados al sexo; por ende permite el fácil sexado de los pollitos al nacer, demostrando además superioridad productiva en los cruces.
De manera que este abanico de ventajas ofrece a los productores y genetistas un recurso genético muy promisorio; especialmente para la producción de huevos a distintos niveles de intensificación.

Leer más

Muda forzada en gallinas ponedoras

La muda o pelecha es un proceso natural que ocurre en las aves, mediante el cual renuevan su plumaje y detienen el proceso de postura este proceso es de particular importancia en las gallinas ponedoras, debido a que durante este lapso de tiempo las aves sufren cambios fisiológicos y pueden descansar en la producción almacenando nutrientes para incorporarse a un segundo ciclo productivo.
La caída de las plumas puede durar entre 2 y 6 meses de forma natural, no obstante, desde el punto de vista productivo, este intervalo de tiempo debe reducirse de manera no supere las 8 semanas, incluyendo el proceso de recuperación.
Los métodos de manejo para inducir la muda forzada deben considerar en primera instancia el bienestar animal, así como sus pautas obligatorias en cada país.
Actualmente se usan técnicas que permiten inducir el proceso que ocurre naturalmente, haciendo hincapié en el bienestar animal.

Leer más

Bienestar animal en gallinas ponedoras

Entre los años 60-80 se generaron las primeras leyes de protección de los animales.
Los sistemas de producción deben tener un mínimo de libertades para garantizar el bienestar animal.
La aclimatación precoz es utilizada para lograr que el ave enfrente con éxito el estrés térmico.

Libertades que representa el bienestar animal: Acceso a un alimento y agua adecuada; Ambiente adecuado; Diagnóstico y tratamientos oportunos; Manifiesta patrones de conducta normales; Evita condiciones de estrés incluyendo el emocional
Indicadores zootécnicos usados para medir el bienestar en ponedoras: Número de huevos; Peso del huevo.; Calidad de la cáscara del huevo; Conversión del alimento
Elementos claves del bienestar animal, según la World Organization of Animal Health: Sanidad; Alimentación; Estabilidad emocional, donde se encuentran: El temor; Sufrimiento; Dolor.
La gallina en estado natural presenta diversos comportamientos como: Baño de arena; Aletear; Picotear; Escarbar; Arañar; Hacer nido.

¿Por qué es importante considerar el bienestar en las gallinas ponedoras?
Porque existen reglamentos; Por las exigencias de mercados; Por los índices de rendimiento e inversión.

Leer más

Cría de avestruz

El avestruz es el ave más pesada, grande y veloz del mundo, aunque solo en tierra ya que no posee la capacidad de volar. Puede pesar unos 150 kilogramos, medir más de 2 metros de altura y correr a velocidades superiores a los 70 Km/h durante 30 minutos.

La producción comercial de avestruces es una actividad prometedora de popularidad reciente. Su objetivo principal es aprovechar la excelente carne del ave, aunque también se pueden aprovechar las plumas, la piel, y los huevos infértiles.

La fase de reproducción del avestruz es estacional, y dura unos 7 meses dependiendo de la región. En ella, los machos producen grandes cantidades de testosterona y las hembras se tornan más territoriales.
El apareamiento consiste en una danza ritual donde el macho, sentado sobre sus patas muestra las alas, la cabeza y el cuello, mientras que la hembra (si esta es receptiva) gira alrededor de él, agitando las alas y bajando la cabeza.

La carne del avestruz es altamente proteica y magra, de color rojo y muy similar en apariencia a la del vacuno. El rendimiento en canal del ave en sistemas cría, varía entre el 35 y el 42%
Este animal posee un extraordinario metabolismo que puede clasificarse como “intermedio” entre el de los rumiantes y los monogástricos. Pudiendo hacer tanto una digestión fermentativa en el intestino, como una digestión enzimática en el estómago glandular con gran eficiencia.

Los huevos del avestruz también son los más grandes y duros del mundo, pudiendo pesar entre 1 y 2 kg cada uno. La cantidad producida por ave depende de las condiciones ambientales; en estado silvestre pueden producir unos 15, mientras que en sistemas de cría logran producir cerca de 50.

Leer más

Cría de pavos

“Meleagris gallopavo” mejor conocido como “pavo” o “guajolote” es un ave domesticada inicialmente en Oaxaca, México cuya carne tiene notables propiedades nutricionales como un gran contenido proteínas, vitaminas y minerales, y un escaso contenido de grasas saturadas.

Es el ave domesticada para consumo de mayor tamaño y peso ofreciendo la ventaja y posibilidad de alimentar gran cantidad de personas con un solo animal.

La producción de pavos crece vertiginosamente en la actualidad, destacando en ello los países americanos con cerca del 80% del total de aves criadas en el mundo.

El pavo es capaz de adaptarse bien tanto a la cría intensiva como al manejo poco tecnificado de sistemas traspatio.

Para su cría intensiva se usan animales híbridos denominados “doble pechuga” capaces de alcanzar un peso de 18 Kg o más en aproximadamente 5 meses.

Por lo general las hembras pesan menos que los machos, el pavo más grande conocido fue un macho que alcanzo un asombroso peso de 43 Kg.

Las pavas reproductoras comienzan su ciclo de postura a las 30 semanas, el periodo dura máximo 5 meses tiempo durante el cual ponen entre 30 y 120 huevos. La incubación artificial de los huevos de pavo es un proceso más eficiente que la incubación natural.

Después de las 12 semanas, la densidad de cría de los pavos debe ser de entre 2 y 4 aves por metro cuadrado; más de esto es perjudicial al ave por estrés, que incluso puede provocar la muerte al ave por paros cardiacos.

Leer más

Cría de codorniz

La codorniz (Coturnix coturnix japonica), es una especie muy promisoria para la producción comercial, por su pequeño tamaño, rápido crecimiento y productividad.
Los sistemas de producción de codorniz pueden establecerse con tres objetivos: producción de carne, producción de huevos y pie de cría.
La explotación de la codorniz se establece principalmente para la producción de huevos, teniendo estos sistemas grandes ventajas: no requieren de grandes espacios, necesitan poca mano de obra, pueden ser familiar o comercial, tienen un alto nivel productivo, rusticidad y precocidad.
Los huevos de codorniz son ricos en proteínas (28%), superando a los de gallina y otras aves, y son bajos en grasas saturadas por lo que constituyen un alimento sano y poderoso desde el punto de vista nutricional.
La carne de la codorniz también es muy baja en grasas, lo que la hace un alimento sano y nutritivo. Su sabor es extraordinario y está presente en muchas recetas que se preparan en todo el mundo.
Esas características y otras hacen que sea considerada el ave del futuro, cuando se requiera el uso eficiente de recursos, entonces la codorniz será el ave a utilizar.

Leer más

Gallina ponedora

Las gallinas, fueron domesticadas hace más de 8.000 años, y aunque inicialmente eran solo mascotas; posteriormente, se convirtieron en un valioso recurso alimenticio. Esto, no solo por su carne, sino particularmente, por la producción de huevos.
El huevo, es uno de los alimentos más completos y económicos que existe, lo que le permite contribuir significativamente a mitigar el hambre y disminuir la desnutrición a nivel mundial.
La producción de huevos es una industria en auge de elevado nivel técnico; que utiliza instalaciones, genética y alimentación común a nivel internacional, pero pautas de manejo y programas sanitarios específicos para cada región.
Desde que nace al eclosionar el huevo, la gallina ponedora demora al menos 18 semanas para ser productiva y tener su primera postura. El huevo, se forma en un complejo proceso que demora entre 22 y 26 horas, Tiempo durante el cual el ovulo pasa por diversas estructuras del aparato reproductor de la gallina formando sus componentes.
Actualmente el huevo es considerado un “súper alimento”; compuesto por más de 12% de proteínas; 75% de agua y 8% de diferentes grasas. Además de esto, 4% de su contenido total se distribuye en diversas vitaminas esenciales; entre las cuales destacan, la vitamina A, D, B12, E, riboflavina, niacina, el ácido fólico y la biotina. Así como también minerales claves en el desarrollo humano como el hierro y el selenio, entre otros.

Leer más