La tendencia de las gallinas felices y  los huevos saludables.

 

Tanto la producción de huevos como la de carne de cerdo por años se han consolidado bajo sistemas intensivos en jaulas o galpones cada vez más tecnificado y controlado por el hombre, sin embargo se ha iniciado un movimiento en los últimos años que algunos afirman habría comenzado por grupos radicales ecologistas en Estados Unidos y luego fue replicado en toda Europa donde ha tomado más fuerza la llamada tendencia de producir huevos con “gallina felices”, el cual hace referencia a un manejo amigable para las aves proporcionándole un ambiente libre y confortable.

Este movimiento sugiere la no utilización de jaulas como en algunos sistemas utilizan, sino más bien dejarlas a campo abierto de hecho apodadas “gallinas camperas”, esto con la finalidad de ofrecer una vida productiva sin estrés y en definitiva que las aves se sientan felices.

A nivel productivo se afirma que bajo este manejo los huevos obtenidos son más saludables con sabor y color distinto, sin embargo, siendo así de beneficioso ¿por qué aún no se abandona el confinamiento?

La Falta de control sanitario y la propagación de enfermedades en los sistemas denominados “camperos”, no logran satisfacer la gran demanda de consumos de huevos ni las necesidades alimenticias de la población, esto en comparación con los sistemas intensivos que suelen ser más rigurosos en el control y prevención de enfermedades; pese a ello, este sistema ecológico ha logrado mantenerse y despertar el interés de muchas personas que se sienten “saludable” al consumir huevos sabiendo que el animal que lo produjo tuvo un trato amable sin estrés; En este orden de ideas, grandes empresas de consumo masivos y cadenas de comida rápida ha incentivado la producción de huevos bajo este sistema ecológico para su utilización aportando incluso beneficios económicos a quien lo produce.

En Europa la trascendencia es tal que ya existe un marcado o un sello que indica al consumidor de qué manera fue producido, esto con la finalidad de identificar y orientar sobre el proceso que tuvo el producto antes de llegar al establecimiento.

El huevo es sin duda es un gran alimento de origen animal que aporta muchos beneficios y es una fuente de proteína necesaria para nuestro organismo, sin importar el sistema que se utilice para su producción, sin embargo que sea ya una tendencia preocuparse por el trato que se le debe dar al animal es un movimiento responsable que se espera siga creciendo y se pueda ir solventando las debilidades.

Fuente: Ing. Agr. Ralexy Hernandez

Foto: Archivo