El carneo de bovinos de alta genética se volvió recurrente

La res de alta genética es diferente y se le nota al animal en el porte y en su condición física. Los bandidos las identifican y van a las fincas y las sacrifican indiscriminadamente. Son casos que se volvieron periódicos. Han carneado toros de 50, 70 y 80 millones de pesos.
El abigeato y el carneo ha afectado a la ganadería bovina colombiana de gran genética y le ha generado grandes pérdidas, no solo en sus resultados del mejoramiento de las razas sino en tiempo y dinero.
Un cálculo estimado de la suma de los 3.000 bovinos que según la DICAR hurtaron durante el 2017 y que sin ser modestos se avalúan en $9.000 millones más 5 casos recientes de varias zonas de $490 millones, suman en total $9.490 millones, explica la angustia y consternación de los ganaderos a los que nadie les responde.
Puede que los 3.000 bovinos mencionados no sean todos de alta genética, pero la tendencia de la información de los ganaderos y dirigentes gremiales de las regiones es que seleccionan los mejores.
Los delincuentes dedicados a estas actividades seleccionan bovinos, hembras y machos, que han sido dedicados en su vida al mejoramiento genético. ¡Cómo se diría, sin ser jocosos, tienen buen ojo!
Y eso sucede en Fusa – Cundinamarca (más de 30 casos al mes), en la Sabana de Bogotá, en la provincia de Ubaté, en el altiplano Cundiboyacense, Tolima, Huila, en los Llanos Orientales, Caldas, Magdalena medio, Antioquia, Santander, Cesar, Sucre y Guajira, entre muchos otros lugares del país.
Cinco casos
CONtexto Ganadero dialoga a diario con los ganaderos del país y sin preguntarles mencionan estos delitos que le han sucedido a ellos y a sus amigos. Se percibe la angustia por estos flagelos porque no saben en qué momento les toca sufrir ese flagelo o vuelven a ser víctimas del mismo.
En diciembre pasado el toro Lucas de raza Beefmaster que pesaba 1.200 kilos, tenía 4 años de edad y fue valorado por jueces de México y de Estados Unidos en USD 80.000 dólares (240 millones de pesos), fue hurtado de una central genética de Zipaquirá en el departamento de Cundinamarca y carneado por bandidos dedicados a esa actividad en esa zona del país.
Otro caso fue el de 27 toros de raza Brahman puros que fueron hurtados en la Ganadería Guadalupe de La Dorada – Caldas y que eran dedicados a la producción genética. Estos fueron avaluados en mínimo $120 millones y no han aparecido.
Y qué decir del robo que frustraron las autoridades en el municipio de Yalí, en el nordeste de Antioquia, donde hurtaron 27 vacas puras de raza Simbrah de gran calidad genética y la mayoría preñadas y que fueron rescatadas a 160 kilómetros de donde fueron hurtadas. Lamentablemente por el maltrato murieron 5 que costaban $20 millones.
Otro ganadero de Cundinamarca le han robado 24 vacas lecheras Holstein puras en un año. Y en el Huila, un productor de toda la vida igualmente adquirió una vaca F1 que le costó $5 millones y la dedicó al mejoramiento genético, acababa de comprar un embrión en $4 millones y tres días después de implantárselo a la hembra, se la carnearon.
Solo estos 5 casos generaron una pérdida a los ganaderos de más de $490 millones y esos son los casos que se logran conocer porque hay muchos que no son informados por los ganaderos porque según ellos, no pasa nada.
Disminución del 37,5 %
Según estadísticas de la Dirección de Investigación Criminal e Interpol – DIJIN en el país el abigeato ha disminuido en 37,5 % y eso porque el número de casos bajó de 2.176 a 1.350 entre el 1 de enero y el 27 de mayo de 2017 y el mismo periodo de 2018.
Las cifras proceden del SIEDCO plus de la Dijin – Sistema de Información Estadística, Delincuencial, Contravencional y Operativa de la Policía Nacional.
De acuerdo con el Capitán Fredy García, de la Dirección de Carabineros y de Seguridad Rural, DICAR, de la Policía Nacional, “hemos implementado estrategias de trabajo coordinado con los departamentos de Policía en todo el territorio nacional, en especial, en aquellas regiones que son más vulnerables, lo que ha permitido la disminución en el delito”.
“Asimismo, ese trabajo en equipo nos lleva a hacer seguimientos y realizar inteligencia las 24 horas, gestión que nos ha conducido a obtener resultados positivos en contra de esta recurrente actividad como la desarticulación de las bandas dedicadas al mencionado delito”.
“Para la DICAR la prioridad es la zona rural en especial en los temas inherentes al postconflicto siendo la protección de los ganaderos una de las líneas y estrategias de la dirección, para esto es importante resaltar el trabajo coordinado e interinstitucional con los demás entes del Estado”, puntualizó el Capitán.
Alta genética
Adriana Botero, directora ejecutiva de la Asociación Beefmaster, dijo que “el abigeato es un daño que se le hace al esfuerzo de todos los ganaderos, si es un pequeño, mediano o gran productor el daño que se hace es grandísimo, no solo económicamente sino muchas veces genéticamente como fue el caso de Lucas 571-73, el toro Beefmaster que lastimosamente fue sacrificado por bandidos”.
Al igual que la Asociación Beefmaster, sé que muchas asociaciones se han afectado por este delito. En varias ocasiones se han encontrado hembras donadoras sacrificadas, por traficantes de carne, que ni siquiera alcanzan a visualizar el daño que le están haciendo no solo a un ganadero, sino al país. Matando animales de altísimo valor genético que no sabemos si podrán ser remplazados o incluso si se pueda volver a repetir la misma combinación genética que traían”.
“El mucho lo perdido. Un animal probado como mínimo durante 6 años y luego de ese tiempo se suman 9 meses más de preñez para que nazca el “Toro”, más dos años mientras empieza su edad reproductiva, otro años en los que las vacas que preñó empiezan a parir y dos años para tener datos de sus crías, etc, etc., es decir a vuelo de pájaro son 12 años”, replicó.
“En conclusión, es una pérdida económica, de tiempo, de plata y genética, de grandes proporciones. Además del sueño que se gestó durante todo el periodo en el que se fue formando el animal”, puntualizó.
Fuente: http://www.contextoganadero.com
Foto: Archivo