Desarrollo y uso de pesticidas botánicos orgánicos: Control de plagas agrícolas

Al iniciar por el camino de la investigación en el IBt, desde que fui estudiante de licenciatura, sabía que la carrera de investigador sería mi aspiración. Recuerdo el día a día en cada uno de los laboratorios donde estuve trabajando en diversos proyectos, desde el laboratorio de la Dra. Guadalupe Espín, los Dres. Tonatiuh Ramírez y Laura Palomares, hasta el laboratorio de la Dra. Brenda Valderrama. En cada uno de ellos adquirí conocimientos y herramientas de trabajo necesarias para mi formación como investigador. Recuerdo las pláticas con la Dra. Palomares, sobre la importancia de entender a fondo tanto el proyecto de investigación que en su momento estaba realizado, como la finalidad de su estudio. Palabras que, al concluir mi proyecto y estancia en su laboratorio, y hasta la fecha, me motivan para aplicar el concepto de esas palabras en cada uno de los proyectos de investigación que he desarrollado.

Actualmente laboro en la industria privada, donde uno de los principales retos es aplicar los conocimientos que adquirí durante mi formación, con el objetivo de contribuir con la empresa en la adquisición de información biotecnológica, necesaria para el desarrollo de productos innovadores.

En la empresa Promotora Técnica Industrial (PTI, perteneciente al grupo Ultraquimia), específicamente en el área de investigación y desarrollo (I&D), participo en la búsqueda de nuevas propuestas de productos, así como en la mejora de los productos con los que ya cuenta la empresa para el control de plagas de cultivos agrícolas. Dentro de los principales productos que se desarrollan en la empresa, están los relacionados con plaguicidas orgánicos a base de extractos de plantas. Con este tipo de productos se busca un control de plagas que sea amigable tanto con el cultivo, como con el ambiente en el que los cultivos se desarrollan. Actualmente la gran mayoría de los productos orgánicos de la empresa han sido certificados como productos que pueden ser utilizado en el control de plagas en cultivos orgánicos. Los productos de la empresa actualmente en el mercado, cuentan con registros de la COFEPRIS y algunos con registro OMRI.

Ya existen en el mercado un buen número de marcas que ofrecen productos para el control de las plagas y/o las enfermedades que afectan a los cultivos agrícolas; sin embargo, la mayoría de estos productos son de síntesis química. Una desventaja del uso de estos pesticidas es que no solamente matan a la plaga en cuestión, sino también a la comunidad biológica natural presente en los cultivos. Los productos sintéticos, dañan tanto a los ecosistemas como a la salud humana.

Debido a los problemas causados por los productos de síntesis química para el control de plagas, en la actualidad se busca el uso de compuestos orgánicos. Entre los productos orgánicos más sobresalientes, se encuentran los obtenidos de diferentes plantas. Algunos ejemplos son los siguientes: la infusión de epazote, que presenta actividad insecticida, nematicida y fungicida entre otras; extractos de aceite de orégano, con actividad fungicida, bactericida e insecticida; extractos de tomillo que poseen actividad fungicida e insecticida.

La empresa PTI actualmente ya cuenta con diversos productos en el mercado de origen botánicoorgánico fabricados a nivel industrial que tienen resultados favorables en el control de las plagas. Entre los productos que se encuentran disponibles hay un formulado a base de la mezcla de diferentes extractos de plantas, como la mezcla de argemonina, berberina y ricinina que se utiliza como acaricida e insecticida; un extracto de “gobernadora” o Larrea tridentata con efecto bactericida y fungicida; un formulado con actividad insecticida a base de extracto de ajo (Allium sativum), chile picante (Capsicum frutescens) y canela (Cinnamomum zeylanicum).

Fuente: http://www.agroalimentando.com

Foto: Archivo