Hormona somatotropina puede mejorar producción de leche en trópico

El grupo de investigación Salud Productiva en Bovinos, Porcinos y Equinos y el Departamento de Sistemas de Producción realizaron esta investigación en 20 vacas cruzadas Hartón del Valle x Holstein.
Las vacas fueron distribuidas en 2 grupos de 10, donde el grupo tratado recibió 500 mg de STbr por vía subcutánea cada 2 semanas durante 12 semanas. Durante este tiempo, se evaluó la producción de leche así como la condición corporal, verificando concentración de glucosa, colesterol y urea en sangre y leche.
El propósito era determinar el efecto de la hormona en los bovinos, que fue sintetizada a principios de los 80 clonando un segmento específico de ADN bovino en la bacteria E. coli K-12, con una molécula resultante biológicamente idéntica a la natural.
Varios estudios en la década de los 90 mostraron que tiene una incidencia en la producción de leche que la hormona natural, por lo cual se ha extendido su comercialización.
En la glándula mamaria se produce un aumento de la síntesis láctea por una mayor captación de nutrientes, aunque la magnitud de este crecimiento continúa siendo influenciada por factores como la temperatura ambiente, el manejo general del rebaño, el período de lactancia, el potencial genético y la cantidad de leche.
Asimismo, se han observado consecuencias a nivel metabólico en el uso de STbr como el incremento de la gluconeogénesis hepática y la disminución en la actividad de la insulina para inhibirla, por lo cual el estudio de la Universidad de Caldas observó los efectos en el organismo de las vacas.
De acuerdo con el estudio realizado entre otros por el Dr. Alejandro Ceballos Márquez, la producción de leche aumentó un 7,4 %, sin encontrar mayores diferencias en la condición corporal ni en los niveles de glucosa, colesterol y urea.
De esta forma, lograron determinar que el uso de la STbr indujo una mayor cantidad de leche producida en vacas a pastoreo en el trópico, específicamente en zona rural de Candelaria (Valle del Cauca).
Si bien hay reportes de que la cantidad de leche puede aumentar hasta en un 33 %, hay otros reportes de valores más bajos que fluctúan entre 10 y 25,3 %. Este crecimiento es gradual, alcanzando una producción una semana después. Si se suspende el tratamiento, la producción vuelve a valores similares.
Si está interesado en utilizar la hormona, consulte con un médico veterinario cuál es la mejor opción para su hato y en qué medida puede usarla. Recuerde que este tratamiento debe ir acompañado de aspectos esenciales como una buena alimentación y unas condiciones ambientales adecuadas.
Fuente: http://www.contextoganadero.com
Foto: Archivo