La luz es la fuente de vida de los silvopastoriles

Luminosidad, baja productividad de pastos y gramíneas, radiación solar, calidad y cantidad, diversificación, caballones, CONtexto Ganadero, noticias de ganadería colombiana.
“La luz se captura a través de la transformación de los pastos, los arbustos y los árboles”.
Aunque la luminosidad es clave para la producción de forrajes y gramíneas, hay expertos de México que recomiendan sembrar pastos que se adapten a condiciones de sombra limitadas. CIPAV recomienda usar la brújula para orientar la luz hacia las plantas.
Si bien hay estudios que indican que la baja luminosidad restringen la productividad de los pastos y gramíneas en los esquemas silvopastoriles, hay también quienes recomiendan técnicas para solucionar este problema pero fundamentalmente aconsejan proteger los suelos.
En trabajos realizados en Cuba por Acciaresi et al. (1994) durante la evaluación de diferentes densidades arbóreas, constató que “la producción de forraje fue menor en el tratamiento donde hubo mayor cantidad de árboles. La calidad y cantidad de la radiación solar fue, aparentemente, el factor limitante fundamental en el crecimiento del pasto”.
En otro documento de investigación realizado en México en el que Salvador Hernández Daumás (investigador de Sistemas Silvícolas y Agroforestales, de ECOSUR Villahermosa) junto con Eric Córdoba Sánchez de la universidad Ecosur, informan que “en cualquier sistema silvopastoril es crucial la detección de las especies de gramíneas que ofrezcan la mayor eficiencia en el uso de la radiación solar para la producción de forraje”.
Igualmente sostienen que “los pastos que se adaptan a condiciones de luminosidad limitada serán la base de la diversificación e intensificación de los sistemas ganaderos en el trópico”.
Recomendaciones de CIPAV
Según la Fundación Centro para la Investigación en Sistemas Sostenibles de Producción Agropecuaria –CIPAV, “la luz actúa como el motor principal y fuente de vida de los SSPi. Se captura a través de la transformación de los pastos, los arbustos y los árboles, se convierte en una acción productiva para el ganadero eficiente y se traduce en alimento abundante y permanente para el hato”.
De acuerdo con CIPAV “la construcción de los surcos y caballones deben orientarse por medio de brújula, para privilegiar la mayor absorción de la luminosidad de la luz solar”.
“Es decir, de oriente a poniente, excepto en las zonas de pendiente de ladera, donde la siembra se dispone atravesada, en curvas de nivel, pues resulta más importante la protección del suelo, que la biomasa que se produzca”.
Fuente:http://www.contextoganadero.com
Foto: Archivo