Uganda lista para aprobar plátano transgénico alto en pro-vitamina A que evita la ceguera infantil

El plátano de África Oriental hace parte de la canasta familiar de las personas que viven en esta región, especialmente en el centro de Uganda. En los últimos años, la planta ha sido afectada por una serie de plagas y enfermedades, incluidos los nematodos, la sigatoka negra y la marchitez bacteriana del plátano. Para combatir estos problemas, los científicos de los Laboratorios Nacionales de Investigación Agrícola (NARL) en Kawanda, cerca de la ciudad capital de Kampala, han estado cultivando nuevas variedades de este alimento, utilizando biotecnología moderna. También han estado desarrollando una banana transgénica fortificada con pro-vitamina A y hierro.

Estos plátano genéticamente modificados (GM) se encuentran en diversas etapas de desarrollo. Pero la variedad que contiene betacaroteno, o pro-vitamina A, ha llegado al punto en que los científicos están listos para probarla. “Este simple acto, es una pieza clave del proceso de desarrollo del producto, ya que es dónde se aseguran, antes de salir al mercado, que el producto sea similar a los plátanos comunes” dijo el científico Jerome Kubiriba, director del programa de investigación sobre plátano.

Por su parte, Kubiriba y su equipo ya han enviado al Comité Nacional de Bioseguridad, del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología de Uganda, una solicitud de permiso para cocinar y consumir su plátano GM. “En las pruebas de laboratorio, este alimentos derivado de los cultivos transgénicos han demostrado contener la mitad del contenido de vitaminas que necesitan los niños y las madres embarazadas” aseguró el científico.

El siguiente paso es acercar las plantas a los agricultores y mostrarles el proceso en ensayos de campo ubicados en diferentes regiones. Parte de este proceso de evaluación exige que se cocinen y consuman esta variedad. En este contexto, el Comité Asesor Científico Internacional, responsable de la supervisión de los procedimientos de investigación científica, ha asegurado que el equipo está en el camino correcto. Este comité está compuesto por profesores de instituciones de investigación de todo el mundo, que se reúnen una vez al año para evaluar los productos presentados para comentarios científicos.

A menudo, los científicos invitan a los miembros del comité a observar lo que está sucediendo durante el proceso de investigación. La comunicación es su mayoría es manejada vía Skype, en dónde verifican que los investigadores estén siguiendo los estándares requeridos para evitar el rechazo del producto final.

Un obstáculo potencial es la incertidumbre en torno a la propuesta ley de bioseguridad de Uganda, que aún está bajo escrutinio y aclaraciones según lo solicitado por el presidente de este país. La nueva ley deberá estar en su lugar, cuándo esta variedad de plátano se abra paso con el mercado y los agricultores. Aún así, Kubiriba es optimista de que su equipo podrá probar está nueva variedad de plátanos.

La degustación inicial será realizada por un panel de científicos que participan en el cultivo de las dos variedades del plátano, llamadas Nakitembe y M9. Más tarde, las pruebas se ampliarán para incluir a la población.

El ejercicio implicará cocinar la variedad de plátano al lado de una variedad tradicional. Los participantes de la prueba comerán ambos, sin saber cuál es cuál.

Cultivo de plátano con pro-vitamina A

Los cultivos de esta variedad de plátanos comenzó en 2005. “Esto fue a partir de que los científicos, se dieron cuenta que un buen número de niños y madres embarazadas en las zonas rurales tenían deficiencia en vitamina A” dijo el doctor Priva Namanya Bwesigye, jefe de los Laboratorios de Biotecnología.

La mayoría de los alimentos procesados ​​que contienen vitamina A se encuentran en áreas urbanas. Por lo tanto, se consideró fundamental encontrar la forma de incorporar el nutriente crítico en las dietas de las comunidades rurales. El equipo accedió a genes con betacaroteno de variedades de plátano no comestibles del sudeste asiático. Estos fueron aislados e introducidos, a través de ingeniería genética, a cultivos locales.

Iniciaron con 800 líneas en campos de ensayo confinados de NARL, del cuál, el equipo seleccionó dos líneas con características similares a las de la variedad convencional, pero también con propiedades mejoradas de vitamina A.

“Hemos verificado, usando métodos moleculares, que el gen existe en las variedades de plátanos y nos hemos asegurado que se mantenga fiel al tipo tradicional con los rasgos iniciales intactos, aparte de la introducción del gen de la vitamina A “, dijo Bwesigye.

Fuente: https://mitreyelcampo.cienradios.com

Foto: Archivo