Federación Nacional Campesina labra reforma agraria

La Federación Nacional Campesina (FNC) decidió, en un encuentro nacional, adoptar una “lucha más ofensiva” en la conquista de la tierra y ratificar la defensa de los asentamientos campesinos y la instauración de la producción nacional, como pasos en el camino hacia una reforma agraria en el país.

Las resoluciones fueron adoptadas en el 26to. congreso de la FNC celebrado ayer y hoy en el centro de Asunción, con la participación de cientos de labriegos.

“Organización y lucha, no hay otro camino. Tenemos experiencia de conquista de más de 300.000 hectáreas de tierra gracias a la organización, la lucha y la ocupación de tierras”, dijo el secretario adjunto de la FNC, Marcial Gómez.

El dirigente explicó que para la defensa de los asentamientos la estrategia será “llevar adelante en todas las formas de resistencia que fueran necesarias” frente a los abusos de “los latifundistas, los grandes agroexportadores, los productores sojeros y del propio Estado”, consignó la agencia EFE.

En cuanto a la recuperación de tierras para la producción campesina, Gómez agregó que pasarán de la actual “movilización y lucha de defensa” a una “lucha más ofensiva en cuanto a la necesidad de seguir conquistando pedazos de tierra”.

Explicó además que existe en Paraguay un millón de hectáreas que deben ir a la reforma agraria, pero que están en manos de propietarios “no sujetos” a esa reforma.

Además, denunció la existencia de 8 millones de hectáreas que están registradas y documentadas como tierras mal habidas, que se adjudicaron de “forma ilegal” a políticos y militares durante la dictadura de Alfredo Stroessner (1954-1989).

“Distribuir esas tierras, generar nuevos asentamientos y fortalecer con una política de desarrollo productivo en los asentamientos, fundamentalmente los productos de alimento nacional y materia prima que necesitamos industrializar en nuestro país. En ese sentido tiene que avanzar la política de reforma agraria”, dijo.

La tercera parte de la estrategia establecida por la FNC -que agrupa a unas 20 mil familias de 10 departamentos paraguayos- pasa por defender la producción nacional para revertir la importación de alimentos básicos existente en Paraguay, que trae del exterior más del 50 por ciento de lo que se consume.

La idea es “la defensa de nuestra semilla nacional, multiplicar la semilla tradicional, producir alimentos y también fortalecer nuestra lucha frente al Estado paraguayo para que se revierta nuevamente esta política intencional”, añadió.

Reunidos en la Plaza de la Democracia, el encuentro se hizo bajo el lema “Sin reforma agraria no habrá paz, la Guerra Grande continúa”, y en el temario estuvo también la participación política de las mujeres campesinas y de los jóvenes.

Los antecedentes de la FNC se remontan a 1986, cuando se creó la primera coordinadora campesina, cuya labor se centró en acciones a favor de las libertades públicas y la resistencia ante los embates contra de los labriegos de parte de la dictadura de Stroessner, reseñó la agencia Prensa Latina.

Una vez por año, miles de campesinos realizan una gran marcha sobre la capital desde varias zonas del país en protesta por las políticas oficiales, con el lema principal de que sin reforma agraria no habrá paz.

Según la organización no gubernamental Oxfam, Paraguay tiene una de las mayores concentraciones en la propiedad de la tierra del mundo, porque más del 90 por ciento está en manos de apenas un 3 por ciento de la población.

Fuente: http://www.infocampo.com.ar

Foto: Archivo