El vino, la fruta y el té como alimentos funcionales