Potasio y zinc para reducir el estrés calórico en bovinos

Suplementos alimenticios con minerales, minerales mejoran tasa de preñez, adulto consume mayor cantidad, CONtexto Ganadero, noticias de ganadería colombiana, ganadería colombia, noticias ganaderas
Elementos como el magnesio y el zinc son claves para que los animales soporten adecuadamente el calor.
El estrés calórico es uno de los problemas más preocupantes que enfrenta hoy la producción ganadera mundial, ya que la mayor parte se desarrolla en áreas tropicales y subtropicales, además se prevee que suban las temperaturas como consecuencia del cambio climático.
En países como Estados Unidos, el incremento de la temperatura y sus efectos sobre los semovientes está ocasionando pédidas anuales superiores a los USD 4.000 millones.
Lance Baumgard, profesor de la Universidad Estatal de Iowa (EE.UU.), recomienda dietas ricas en minerales como potasio y zinc para mitigar los efectos nocivos del exceso de calor en ganadería. Así lo manifestó durante en un curso impartido en la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires, FAUBA.
“El manejo de la dieta para disminuir los efectos del estrés calórico es particularmente importante en países como la Argentina, donde la ganadería se lleva a cabo, en gran medida, de forma extensiva. En estos sistemas de producción, los animales están expuestos a la radiación solar durante mucho tiempo, dada la baja proporción de superficie con sombra por montes forestales o instalaciones específicas”, sostuvo.
Cuando la temperatura ambiental es elevada, el ganado comienza a transpirar, que es su mecanismo natural para mantenerse fresco. Pero la transpiración excesiva produce pérdidas sensibles de potasio, un elemento que le permite regular las disminuciones de agua en su cuerpo.
Si el ‘recalentamiento’ prosigue, los animales se deshidratan y sufren diversos problemas orgánicos. Por eso, las dietas ricas en potasio permiten que los animales transpiren normalmente y se mantengan frescos en períodos de altas temperaturas.
Por otra parte, el científico se refirió a otro elemento clave para contrarrestar las consecuencias de las altas temperaturas: el zinc. Este nutriente es esencial para el funcionamiento normal de los intestinos de los animales. El estrés por calor durante el verano hace que el tracto intestinal sea más permeable a sustancias tóxicas y que se produzcan inflamaciones y otros trastornos asociados. Por eso, una dieta con alto contenido de zinc es la mejor estrategia para luchar contra estrés térmico.
Rubén Darío Carrillo B. MVZ UT, especialista en nutrición, y director científico de la Compañía California S.A., explica el papel que desempeña el Zinc en bovinos, en la síntesis, reparación y metabolismo del DNA (Acido nucléico) y de las proteínas. Señala que la deficiencia de este mineral afecta especialmente el crecimiento y la reproducción.
El Zinc (Zn) de la dieta de los bovinos se absorbe en el rumen e intestino delgado. Se almacena en todo el cuerpo, mayormente en el hígado, páncreas y riñón. Se excreta por las heces y orina.
Fuente: http://www.contextoganadero.com
Foto: Archivo