Las malas hierbas de los cultivos se pueden detectar con un algoritmo