Silvopastoriles generan en el ganado resistencia a parásitos y enfermedades

Esquema silvopastoril genera en el ganado resistencia a los parásitos y enfermedades, condiciones micro climáticas (humedad, temperatura), control biológico, ahorro de costos de parasitación, CONtexto Ganadero, noticias de ganadería colombiana.
“Con la aplicación de SSPi una finca podría ahorrar en 15 años $96 millones en costos de desparasitación interna”.
Los sistemas silvopastoriles intensivos además de generar comida para el ganado durante todo el año, realiza el control biológico de su unidad productiva, regula eficientemente las poblaciones de insectos vectores y reduce la incidencia de ectoparásitos y la transmisión de enfermedades.
Los SSPi han mejorado el bienestar de los animales en pastoreo debido a la reducción de parásitos y vectores de enfermedades (Socca et al., 2002).
Y es que los SSPi producen forraje durante todo el año, aún en zonas de sequía prolongada e invierno fuerte. Esta disponibilidad de alimento hace que el ganado adquiera mayor resistencia frente a parásitos internos y externos porque mejora la nutrición y la respuesta inmune.
Así lo manifestaron Enrique Murgueitio y Carolina Giraldo, director de la Fundación Centro para la Investigación en Sistemas Sostenibles de Producción Agropecuaria -CIPAV y Bióloga MSc e investigadora del mismo.
Para los investigadores la fauna asociada al sistema, también regula eficientemente las poblaciones de insectos vectores y esto hace que se reduzca la incidencia de ectoparásitos y la transmisión de enfermedades.
“En lo referente a los parásitos internos (endoparásitos), viene al caso decir que las boñigas o bostas proveen condiciones micro climáticas (humedad, temperatura) favorables para el desarrollo de gran cantidad de organismos parásitos”, indicaron.
Dos casos
De acuerdo con los expertos en las fincas El Porvenir (180 hectáreas) y Rancho Alegre (100 hectáreas) en el departamento del Cesar, ambas con pasturas mejoradas, se desparasitaba el ganado tres veces año con productos antihelmínticos de amplio espectro basados en ivermectinas, sin un monitoreo de las cargas parasitarias.
“Esta práctica común genera altos costos para los productores y el ambiente, por la alta persistencia y residualidad del producto en las heces y el impacto negativo sobre la Fauna edáfica y coprófaga”, sostuvieron.
Ambas fincas iniciaron el proceso de reconversión hacia SSPi y pusieron en funcionamiento nuevas prácticas de manejo de productos químicos como insecticidas, fertilizantes y droga veterinaria.
Actualmente aplican una dosis única de albendazol al ingreso del ganado a la finca, además de monitoreo de laboratorio. Este manejo le permitió ser más eficiente en la descomposición de excretas, la reducción de parásitos en potreros y disminuyó los costos de insumos y mano de obra.
Muergueitio y Giraldo dijeron que con esta práctica en una proyección a 15 años, cada finca ahorrará cerca de $96 millones en costos de desparasitación interna.
Fuente: http://www.contextoganadero.com
Foto: Archivo