Factores que compiten con la producción de leche en Colombia

Factores que generan competencia a la producción nacional, ganadería lechera afectada, manipulación de precios, manipulación de la información, subastas son competencia, líderes gremiales y empresarios opinaron sobre los factores que generan competencia y causan daño a la producción de leche en Colombia.

“Los ganaderos esperamos que las pasteurizadoras cumplan con la norma porque cada vez pagan menos bien el precio de la leche”, manifestó Felipe Calderón, presidente de la Asociación Ayrshire de Colombia, al conocer el ajuste del 4 % al precio de la leche que los industriales deben pagar a los productores.

“Menos mal que salió el ajuste, aunque es insuficiente porque la situación de los productores cada vez está peor y esto sucede por tres aspectos: el incremento de los costos, la importación procedente de los países con los que el Gobierno negoció los Tratados de Libre Comercio y las tiendas de bajo costo que venden la leche mucho más barata”.

Precisó que las subastas de leche en polvo es otro esquema que va en contra de los productores nacionales. “Estamos favoreciendo a los países que subsidian la leche como lo hace Estados Unidos y Europa”, añadió.

En igual sentido se expresó Andrés Jaramillo, presidente del Comité Departamental de Ganaderos de Caldas. “El sector ganadero está muy afectado y el ajuste del precio no ayuda”.

El problema del precio

“El tema es complicado por varias razones. En primer lugar a nosotros nos pagaban $1.150 el litro, y ya vamos en $1.020, es decir, que ahora recibimos $130 menos por litro. Si un ganadero saca 200 o 300 litros esta reducción lo afecta, pero a nosotros que producimos una cantidad importante, nos comenzó a afectar la economía de la empresa porque es una caída del precio sustancial”.

El ganadero de Cundinamarca, que solicitó no mencionar su nombre, explicó “que en segundo lugar, solo los líquidos con los que se hace aseo a los equipos de ordeño tuvieron un incremento del 11 % esto es tres veces más de lo que subió la inflación. Nos tocó buscar otros insumos de menor calidad para ajustarlos a las condiciones económicas de la empresa”.

Y en tercer lugar está el problema del precio. Lo acomoda a su interés a través de las bonificaciones voluntarias, por ejemplo si un ganadero saca mil litros y otro 5 mil o 20 mil, se supone que estos últimos son más eficientes entonces les pagaban un poco más, pero actualmente a todos les pagan igual.

Según el productor castigan la ineficiencia y también los esfuerzos de los que se preocupan por mejorar todos los días la calidad. “La situación es tan complicada que si un ganadero no tiene un promedio superior a los 25 litros por vaca, el negocio no le es viable”, replicó.

“Uno ve que la grasa y la proteína nunca sube. Yo le vendía a una empresa pasteurizadora y cuando vino la crisis de la enlechada me dejó de comprar. Entonces me tocó negociar con otra empresa. Por solo cambiar de comprador la proteína aumentó de 3,01 a 3,30 y la grasa de 3,3 a 3,9. Subir esos niveles es muy difícil y esas cifras reflejan claramente con el precio y la información”.

Rómulo Cáceres, ganadero de la sabana de Bogotá, manifestó que lo justo sería que la industria reconociera el ajuste de manera retroactiva sobre los dos últimos años lo que equivale al 12 %.

“Eso lo digo porque sucede que estas empresas suben y bajan el precio y hasta hubo momentos en los que reajustaron el precio de acuerdo a las vacaciones de los colegios”, explicó.

 

Fuente: http://www.contextoganadero.com

Foto: Archivo