Genética para aumentar un 70% producción de alimentos hasta 2050

 

Vista previa

Expertos en agrigenómica han defendido en Barcelona la manipulación genética de las plantas para incrementar hasta en un 70 por ciento la producción mundial de alimentos y abastecer con ello a los habitantes de la Tierra en el año 2050.

Aunque desde el año 2000 los científicos han secuenciado el genoma de 80 especies de plantas, como el melón, la fresa o 3.000 variedades de arroz, lo que ha incrementado su producción, aún no es suficiente y se precisa multiplicar la cantidad y la calidad de los alimentos, según el coordinador del programa de Genómica de Plantas y Animales del Centro de Investigación Agrigenómica (CRAG), Josep Casacuberta.

Los expertos internacionales en genómica vegetal y agrigenómica han abogado por modificar la genética de las plantas para poder obtener más y mejores alimentos de una forma sostenible.

Según ha explicado Josep Casacuberta, “la modificación de los genes de los alimentos es algo que se ha hecho siempre porque sin ella no hay evolución posible” y ha pedido romper los prejuicios y falsas afirmaciones que se atribuyen a estas acciones científicas.

La modificación del genoma de las plantas ha causado un incremento en la producción y calidad de los alimentos a lo largo de más de 10.000 años de agricultura, “los últimos avances en genética vegetal permiten continuar estas mejoras de forma más eficiente”.

Uno de estos avances es “la nueva transgenia, que ofrece más calidad, es más fina y tiene menos efectos indeseados”, señala Casacuberta, y ha avisado que estos avances ya son utilizados en Estados Unidos, mientras que en la UE tardará todavía unos años debido a los prejuicios sociales.

Sobre el uso del agua y de superficie cultivada para aumentar la producción, el coordinador ha explicado que “la transgenia no es la solución a todos los problemas, pero sí que es una herramienta que nos puede ayudar mucho a afrontar los nuevos retos, que son producir más y mejores alimentos sin precisar de más superficie ni agua y en condiciones adversas, fruto del cambio climático”.

Esto, ha añadido, “solo puede hacerse” mediante la genética vegetal, que ha mejorado mucho en los últimos años y que ha permitido secuenciar más de 80 plantas habituales en la alimentación humana, como la fresa, el arroz y el melón.

Respecto a los alimentos transgénicos en España y Europa, Casacuberta ha asegurado que, “prácticamente, no comemos ninguno” y ha señalado que hay entre 40 y 50 diferentes productos para importación, pero en Europa se utilizan para la alimentación animal.

Según ha explicado a Efe el director del Instituto de Genómica de Arizona, Rod Wing, “los transgénicos jugarán un rol importante en un futuro, pero tenemos que tener cuidado introduciendo transgénicos en la sociedad”.

Rod Wing prefiere “trabajar más con la variación de la naturaleza, porque la gente comprará más esto”, y avisa que “la sociedad cometió un error, hace tiempo ya, en la introducción de estos productos”.

Por su parte, el catedrático de Ecología, evolución y biología de la Universidad de Iowa (Estados Unidos), Johathan Wendel, coincide con Wing al declarar a Efe que los transgénicos “no necesariamente contribuirán a nuestro futuro”.

“La agricultura tiene muchos retos en el futuro y los transgénicos pueden ser parte de la solución”, ha concluido Wendel.

Fuente: https://mitreyelcampo.cienradios.com

Foto: Archivo