¿Por qué es importante conocer el punto de balance en bovinos?

Punto de balance de los bovinos, punto de equilibrio en bovinos, zona de fuga del bovino, zona de seguridad del bovino, perímetro de alerta del bovino, manejo animal, comportamiento del bovino, visión del bovino, Bienestar Animal, CONtexto ganadero, ganaderos Colombia, noticias ganaderas Colombia
Conociendo el punto de balance, usted podrá conducir a sus reses de manera más rápida y fácil.
Cuando un ganadero desea llevar a sus bovinos, debe manejar los conceptos de zona de fuga y punto de balance. Con este último, usted podrá direccionar y hacer caminar a sus animales en la dirección deseada. 
En su artículo “La zona de fuga y el punto de balance: cómo entenderlos”, la famosa zoóloga y etóloga Temple Grandin explicó que para mover un grupo de animales que viven en manada, el ganadero debe caminar en la dirección contraria a la deseada por ellos.
De esta manera, los animales aceleran su movimiento, o de lo contrario, se hace más lento. Esto se logra conociendo el punto de balance, que se encuentra en la cruz del animal.
Nicolás Benedetti Pineda, médico veterinario y zootecnista especialista en amanse de bovinos, explicó que el punto de balance se relaciona con la zona de fuga, el espacio personal del animal determinado por su campo visual que domina el vacuno (de unos 330°).
“Dependiendo de la ubicación del operario respecto al punto de balance, el animal se desplaza hacia adelante o hacia atrás. En este punto, el animal me acepta a mí y me indica hasta dónde puedo abordarlo, también conocido como punto de fuga”, sostuvo.
El experto precisó que se trata de un aspecto más práctico que teórico, por lo cual le cuesta detallarlo sin tener a su lado un bovino cada parte.
Como lo muestra la imagen, el punto de balance se ubica en el centro del vacuno luego de trazar una línea recta imaginaria en el lomo desde la cabeza a la cola, y otra perpendicular a esta en toda la mitad, describiendo un ángulo de 90°.
“El ganadero o el operario se hace junto al bovino y lo lleva de perfil. Si quiere que se desplace hacia adelante, camina junto a él pero un poco hacia atrás, y si se quiere que se desplace al lado contrario, se hace en la parte de adelante”, añadió Benedetti.
Uno de los errores más frecuentes que cometen los productores es abordar al bovino con movimientos bruscos, con golpes, haciendo que este reaccione violentamente y dé patadas, causando graves lesiones.
“Cuando uno no sabe hacer el correcto abordaje de un animal, el riesgo es mayor. Por eso hay que ser cuidadoso cuando uno entra al corral, uno puede ver videos en Internet de personas que le pegan al costado, le sacan la patada y lo mandan a volar”, contó el amansador.
De igual manera, Grandin manifestó que muchas personas cometen el error de quedarse parados delante del punto de balance tratando de que el animal avance. Además, emplean tábanos eléctricos o látigos, sin saber que solamente con el conocimiento de este punto y del movimiento, lograrán movilizar al ganado con mayor tranquilidad y disposición de parte del mismo.