Las propiedades del pasto Ruzzi como forraje para el ganado

Bajo el nombre de Brachiaria ruziziensis, esta gramínea originaria del continente africano se emplea para la alimentación de rumiantes por su calidad nutricional. El CIAT lo ha usado en mezclas con otras especies para crear el primer híbrido de pastos.

Mauricio Sotelo, investigador en el programa de forrajes tropicales del Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT), aseguró que esta brachiaria se destaca por su calidad nutricional, por lo cual se ha trabajado en investigaciones de esta entidad.

“Ese material ha hecho parte del programa de fitomejoramiento del CIAT. El primer híbrido que se lanzó a nivel mundial, que fue desarrollado aquí, utilizó al ruziziensis como parental”, comentó.

Además, el Ruzzi ha sido utilizado por empresas como La Fazenda en Puerto López (Meta) para la recuperación del suelo o el aporte orgánico, gracias a su desarrollo radicular que permite mejorar las características físicas del terreno.

El experto afirmó que el pasto se siembra, se deja establecer y, después de un tiempo, lo incorporan como abono verde al suelo, que puede contribuir para poner otros cultivos como sorgo y soya para elaborar los concentrados.

“El ruziziensis tiene una calidad nutricional por encima de otros pastos como decumbens o las brizanthas, pero no se ha trabajado más porque tiene una baja producción de semilla aquí en el país”, comentó Sotelo.

Hay algunas casas comerciales que lo ofrecen, donde resaltan que es un pasto de trópico bajo que funciona desde los 0 a los 1.500 msnm, tiene una media a alta fertilidad, produce de 9 a 11 toneladas/hectárea al año. Se requieren 4 – 6 kg de semilla/Ha para instalarlo y 90 a 120 días para establecerlo.

A esto se suma que crece en matojos grandes, es exigente en prácticas de fertilización y riego y, como se mencionó, se emplea como cultivo transitorio.

No obstante, como lo precisó Sotelo, este pasto no es muy resistente a las plagas, por lo cual el CIAT inició una investigación para producir un trihíbrido que incluyera las brachiarias ruziziensis, la decumbens y brizantha.

“Estos 3 materiales se cruzaron para aprovechar las mejores características de cada uno. El ruziziensis aportaba calidad, nutricional, la decumbens con la adaptación a suelos ácidos, y la brizantha, un factor antibiótico que permite repeler el ataque de plagas”, concluyó.

El resultado fue el Mulato II, que comenzó a comercializarse a partir de 2004 y que ha tenido excelentes resultados.

 

Fuente: http://www.contextoganadero.com

Foto: Archivo