La compañía israelí  está desarrollando una tecnología para determinar el género de embriones de pollo antes de su incubación y eclosión.

Con ella la firma aborda un problema al que se enfrentan muchas de las granjas del mundo cada año: la eliminación de unos 3.000 millones de polluelos machos porque no pueden poner huevos y no son adecuados para ser consumidos cuando crezcan. No existe en la actualidad un sistema para determinar el género de aquellos antes de ser incubados, período que dura 21 días, y para ser examinados manualmente después de salir del cascarón.

Otro de los objetivos de EggXYt es ahorrarle a la industria cientos de millones de dólares anualmente para evitar que la mitad de las crías sea eliminada y pagar a trabajadores para que identifiquen y maten a los machos, que generalmente se hace triturándolos vivos.

Los huevos no incubados de los machos podrían enviarse directamente al mercado, con lo cual se solventaría la escasez mundial del producto.