Cómo utilizar residuos de tabaco o humus de tabaco como fertilizante orgánico e insecticida

El tabaco como fertilizante del suelo e insecticida

El tabaco es un insecticida y fertilizante orgánico natural que ayuda a controlar las plagas propias del jardín (pasto, flores, arbustos, macetas), gallina ciega gusanos, escarabajos, ciempiés, lombrices, arañas, etc. El tabaco es sometido a un proceso de deshidratación que garantiza la eliminación de larvas, insectos y semillas. No contiene químicos y es 100% natural.

Tabaco en polvo 100% producto orgánico. (Insecticida y Fertilizante). El tabaco en polvo es un excelente abono orgánico así como un producto repelente 100% natural contra plagas. El polvo de tabaco es un producto insecticida, acaricida y fungicida, ya que se ha comprobado experimentalmente que la nicotina (su principio activo), es tóxico para una gran variedad de insectos, a los cuales mata por contacto.

El tabaco en polvo actúa contra babosas, caracoles, ácaros, moscas, trips, palomillas, cochinillas, pulgones, gusanos, arañuela roja y muchos más insectos y plagas. Al tener sus plantas libres de insectos parásitos, éstas se pondrán sanas y hermosas; además al empezar el tabaco su proceso natural de descomposición en la tierra húmeda, se desdoblarán sus propiedades naturales de abono orgánico, mismas que son indispensables para la vida bacteriana en la propia tierra. Éstas, las bacterias, sirven de enlace en los procesos asimilativos de nutrición de las plantas con los fertilizantes que se apliquen o con los minerales propios de la tierra.

El tabaco en polvo puede puede ser aplicado prácticamente en cualquier cultivo y en todos los jardines para el cuidado de sus plantas.

Su aplicación contribuye a la restauración y mejoramiento de la tierra de una manera natural. Su aplicación se realiza directamente al suelo, y se debe repetir cada 3 meses, y puede empezar a aplicarse en cualquiera de los doce meses del año.

Dosis, instrucciones de uso y aplicación

  • Para pasto, aplique 400 gramos por metro cuadrado.
  • Para macetas pequeñas use 50 gramos.
  • Para macetas medianas use 100 gramos.
  • Para macetas grandes use 150 gramos.
  • En todos los casos regar abundantemente.
  • Siempre aplíquese directamente al suelo, no en hojas y flores.
  • Este producto no deja residuos, no crea parásitos, no atrae insectos, no tiene olores penetrantes, no es tóxico, y es seguro en su uso.

Debe aplicar solo, sin ser mezclado con otros productos. 

Fuente: agroalimentando.com

Foto: Archivo