¿De qué depende el uso de sal mineralizada a granel o en bloque?

La predilección por alguna de las 2 presentaciones de este suplemento para el ganado depende de diversos factores, como el ambiente, la infraestructura o el tipo de bovinos, e incluso la composición. Aquí se los explicamos.

Los ganaderos colombianos han aprendido a suministrar sal mineralizada, aunque son muchos los que todavía no comprenden a cabalidad su aporte nutricional.
Como su nombre lo indica, las sales contribuyen con el suministro de minerales esenciales como el fósforo y el calcio para el desarrollo del organismo del animal, tanto en la locomoción, la digestión y el sistema nervioso del mismo.

También contribuye a la producción de leche y carne, brindando un mejor sabor a la misma, así como la vaca mejorará sus índices de reproducción. En algunos casos, se agrega proteína para suplementar en zonas donde los pastos tienen bajos niveles de este nutriente.

En ese caso, las casas comercializadoras ofrecen la sal, bien sea en polvo o en bloque. El zootecnista Luis Cuadros Moreno, experto en nutrición animal, sostuvo que su composición es similar.

“A nivel comercial, la sal viene en bloque y granulada. Los que la hacen en bloque argumentan que se desperdicia menos y que, eventualmente, es más fácil de cargar y de transportar por la persona que tiene que distribuirla”, señaló.

El experto precisó que los bloques suelen tener algunos aditivos, pues pueden ser energéticos o proteicos, incluso multinutricionales. Sin embargo, si se trata de sal mineralizada, tanto el bloque como el polvo aportan los mismos nutrientes.

Por su parte, el zootecnista Jorge Ramos escribió en el portal Engormix que el suministro de cualquiera de los 2 tipos “depende de varias situaciones a tener en cuenta, lluvias, humedad relativa, distancia, infraestructura (saladeros cubiertos), tipo de ganado, entre otros”.

De acuerdo con el experto, las diferencias también radican en el costo y, especialmente, en la forma de suministro, pues en el caso del grano se debe dar a diario para evitar desperdicios.

Además, recomendó el uso de mezclas caseras para la suplementación mineral porque es más económica, aunque recordó que no hay garantía de la uniformidad pues se deben medir gramos, miligramos y hasta partes por millón del mineral por cada kilo de sal, lo que podría comprometer la salud y el desempeño de los animales.

Finalmente, indicó que el número de bovinos condiciona la logística de alimentación, así como el tipo de producción, pues hay diferencias en el manejo, consumo y requerimientos del ganado de leche al destinado para producción de carne.

Fuente: http://www.contextoganadero.com

Foto: Archivo