Buscan dar más color a las bayas de uvas con distintos tratamientos

Un joven profesional, con la colaboración del INTA y el apoyo de empresas privadas como Nutriterra, ensayan diferentes aplicaciones para sumar color a variedades demandadas por el mercado
San Juan es la provincia líder a nivel nacional en la producción de uva de mesa. En variedades como Red Globe, uno de los parámetros más importante en cuanto a la calidad es la intensidad de color de las bayas. Varios factores afectan el desarrollo del color, como la temperatura ambiental, intensidad lumínica, manejo y reguladores de crecimiento.
El ingeniero agrónomo Federico Kerman realizó su tesis de grado en la Facultad de Ingeniería Agronómica de la Universidad Nacional de San Juan sobre “Respuesta de la cultivar Red Globe (Vitis vinifera L.) a la aplicación de Acido Abscísico, Etefón y Potasio sobre el color de cubrimiento de las bayas y variables de calidad”.

Para conocer más detalles de esta tesis, dialogamos con el autor quien indicó que “en la provincia la temperatura ambiental es la principal limitante para la toma de color en la fruta ya que los registros nocturnos son muy elevados y las diurnas a veces superan los 39 grados que provoca la degradación de antocianos (pigmento que le da color a las bayas). En zonas agroclimáticas donde se dificulta la toma de color, la práctica más difundida es la aplicación de reguladores de crecimientos. El etefón es el regulador de crecimiento más empleado en la actualidad. Cuando este, un ácido soluble, se encuentra en soluciones por encima de pH 5, la molécula comienza a hidrolizarse y libera etileno. El etileno, que se libera del etefón, es el que estimula la producción de etileno endógeno, lo que aumenta el contenido de azúcar y el color, acelerando el proceso de maduración”.
El principal mercado de exportación de la uva en fresco Argentina siempre fué el europeo. En la actualidad la European Food Safety Authority (Autoridad de Sanidad Alimentaria Europea) dio a conocer que la sustancia activa etefón produce efectos negativos en la salud humana. Esta situación generó que Europa demande disminuir los LMR (Limites Máximos de Residuos) en la producción frutihortícola. Para el caso de las uvas de mesa, se propuso que el LMR de 1,0 mg de etefón por kg de producto debería reducirse a 0,05 mg / kg (EFSA 2008). Debido a esto es necesario buscar alternativas para la obtención de color en zonas desfavorables, una de ellas es el uso del potasio. Este es un nutriente esencial de la planta, este elemento se necesita por ser un catalizador en diversos procesos de biosíntesis como azúcares, almidón, proteínas, ATP y además interviene en la división celular. Participa en el transporte de azúcares y neutraliza ácidos orgánicos. Tiene un papel preponderante en la regulación de las relaciones hídricas en la planta. También regula las actividades de otros nutrientes minerales en plantas y activa enzimas. Uno de los efectos de la deficiencia, corresponde al retraso del desarrollo del racimo, disminución del almacenamiento de azúcares e incremento en el contenido de ácidos.
El rol del potasio

Estudios recientes han demostrado que aplicaciones de potasio promueven el desarrollo del color de cubrimiento de las bayas en variedades como Red Globe, siendo el mecanismo de esta respuesta aún desconocido.
La empresa sanjuanina Nutriterra llevó a cabo ensayos con distintos productos comerciales a base de potasio, específicos para maduración y generación de color. Un producto destacado en los ensayos producido por la empresa fue el Raisan Potasio, este producto es una combinación de quitosano, que es una molécula con efecto SAR (Respuesta Sistémica Adquirida) que estimula los mecanismos de defensa propios de las plantas y facilita el ingreso del potasio en las vías metabólicas. Este fertilizante foliar, se puede aplicar al comienzo del envero y una segunda aplicación 15 días después. Se puede aplicar solo o combinado con bajas dosis de etefón. Los resultados tanto en la temporada pasada como en la que estamos transitando son contundentes, nos comentó esta semana a campo el ingeniero agrónomo Enrico Baistrocchi.

El fertilizante foliar facilita
el ingreso de potasio.
Dijo el profesional sanjuanino “el etefón fue la principal herramienta utilizada en la producción de uva de mesa con el objetivo de terminar de madurar la uva y lograr el color necesario para la comercialización, de acuerdo a las exigencias de los mercados. Debido a las restricciones en las tolerancias y utilización impuestas por la EFSA (European Food Safety Autority) autoridad europea en seguridad alimentaria, surge la necesidad de buscar nuevas herramientas para suplir los efectos del etefón o sinergizar el efecto del mismo al utilizar bajas dosis. El potasio es un elemento clave en la maduración de la fruta, este elemento tiene un efecto importante en la movilización de carbohidratos desde la hoja hacia la fruta, posteriormente dichos carbohidratos están involucrados en la producción de antocianas, responsables de producir el color en la baya”.
Conociendo el rol del potasio en la fisiología de la maduración y el color en la uva, comienzan a realizarse ensayos y trabajos de tesis en la Agronomía, de la Universidad Nacional de San Juan.
Federico Kerman, realizó su tesis de grado en este tema, acompañado por profesores de la casa de altos estudios. No sólo Red Globe, sino también Flame, Cereza y Cardinal, pueden tomar un color de racimo como exige el mercado.

Las temperaturas diurnas superiores a 38 grados, producen la degradación de antocianos sintetizados durante la noche, siendo las temperaturas nocturnas en el rango variable de 15 a 20 grados, ideales para la síntesis de antocianos, nos comentó el joven ingeniero.
Los ensayos se realizaron con distintos productos comerciales a base de potasio, específicos para maduración y generación de color.
Un producto destacado en los ensayos fue el Raisan Potasio, elaborado por la empresa sanjuanina Nutriterra. Este insumo es una combinación de quitosano, que es una molécula con efecto SAR (Respuesta Sistémica Adquirida) que estimula los mecanismos de defensa propios de las plantas y facilita el ingreso del potasio en las vías metabólicas.
“Este fertilizante foliar, se puede aplicar al comienzo del envero y una segunda aplicación 15 días después. Se puede utilizar sólo o combinado con bajas dosis de etefón. Los resultados tanto en la temporada pasada como en la que estamos transitando, son contundentes”, expresó a Suplemento Verde Enrico Baistrocchi.

La necesidad técnica es buscar insumos para suplir los efectos del etefón o sinergizar el efecto del mismo al utilizar bajas dosis. Por eso ensayamos.

Con un fertilizante foliar, el Raisan Potasio, estamos logrando resultados de buen color en las dos últimas temporadas. Sólo o combinado.

Fuente: https://mitreyelcampo.cienradios.com
Foto: Archivo