Residuos de cultivos de fruta para alimentar al ganado

Cada vez más productores e investigadores buscan alternativas de nutrición para los rumiantes, como medida de suplementación o de reemplazo del forraje cuando este escasea. En países como Argentina y Chile le están apuntando a estos cambios en la comida de los bovinos.

Desde hace varios años, el sector agropecuario ha venido trabajando con suplementos para el ganado que acompañen o remplacen el pasto por un corto periodo.

En CONtexto ganadero hemos publicado resultados de otras fuentes de alimentación de alimentación ideadas por ganaderos o diseñadas por académicos en estudios rigurosos, que no solamente se vuelven una alternativa sino que también potencian la producción de carne y leche.

Por ejemplo, en la época de mayor escasez por la intensificación del fenómeno de El Niño, productores de Tuluá, Valle, realizaron un acuerdo con la empresa Productora de Jugos para recibir los residuos de las frutas que salían del proceso industrial.

Así pues, los ganaderos tenían acceso a cáscaras de mango, banano, mora y maracuyá, que sometían al ensilaje para ofrecer luego a los bovinos. Sin embargo, fueron pocos los que optaron por esta solución.

De igual manera, expertos colombianos han trabajado con la Fermentación en Estado Sólido, FES, para tratar los residuos de cosecha de pera. Con este tratamiento, se incrementa el nivel de proteína en un altísimo porcentaje, que puede contribuir en la producción del hato.

Por otra parte, investigadores en Argentina y Chile han liderado otros trabajos con frutas. Por ejemplo, el ingeniero agrónomo argentino Aníbal Fernández Meyer escribió en 2010 el artículo “¿Cómo alimentaremos al ganado en la próxima década?”, donde describe algunos suplementos.

En el caso de las frutas, señaló que desechos de banano o mandioca (yuca) tienen un alto potencial nutricional, por su contenido de azúcares y agua, y se pueden conservar por medio de ensilaje.

Propone otros alimentos como el orujo de uva (semilla, pulpa y tallos), que puede alcanzar hasta 50% de materia seca (MS); el orujo de manzana; los subproductos del banano, como la fruta descartada o la hoja (que se deben mezclar con alimentos ricos en proteína) o la pulpa de tomate.

Asimismo, los profesores de la Facultad de Ciencias Agronómicas de la Universidad de Chile, Héctor Manterola y Dina Cerda, señalaron que los residuos de cultivo de tomate se pueden emplear en sus 2 sistemas de cultivo: al aire libre e invernadero.

También estudiaron el cultivo de pepino de ensalada, y encontraron que tanto este como el tomate de invernadero puede llegar a producir hasta 11 toneladas de MS/ha. Ambos son fuentes de proteína: en el caso del pepino, esta alcanzó un contenido de 15-16%.

Finalmente, los profesores chilenos evaluaron el cultivo de melón, cuya variedad Cantaloupe dio una producción de MS de 2.5 ton/ha, mientras que la Honey Dew dio 1,7 ton/ha. Los 2 tipos de melón arrojaron contenidos de proteína bruta de 8 a 15%

Fuente:http://www.contextoganadero.com
Foto: Archivo