Cómo dar en el blanco con la fertilización al voleo

En fertilizadoras de sólidos, la relación entre cantidad de marcas nacionales y marcas importadas es un tanto menor que, por ejemplo, en el capítulo sembradoras. Pero el avance en prestaciones y en tecnología aplicada no es diferente a lo ocurrido en siembra ni se puede hacer mucha distinción entre lo importado y lo fabricado localmente.

Hasta no hace mucho tiempo los anchos de trabajo, si bien son mayores que en las inyectoras (fertilizadoras que colocan el fertilizante sólido en un surco como si lo sembraran), no superaban los 12 o 15 metros. Pero resulta que en la actualidad se ven equipos que llegan a los 50 metros de esparcido con gran uniformidad. Asimismo, las trasmisiones electrohidráulicas y electromecánicas permiten variar el régimen de los platos y de la cinta alimentadora de los mismos, generando la aplicación con dosis variable sobre la marcha.

La inclusión o no de un navegador satelital hace posible la opción de comandar los equipos de manera manual automática desde la computadora ubicada en la cabina del tractor.

Los platos distribuidores cuentan con paletas que impulsan los granos de fertilizante a distancia determinada y con una uniformidad que estará definida por aspectos de la máquina, del producto y del ambiente. En la máquina es importante el punto de descarga del granulado sobre el plato distribuidor, la longitud de las paletas, el ángulo de dichas paletas respecto del diámetro del plato y el régimen de giro de los platos.

A su vez las paletas tienen un largo y un ángulo determinado de ubicación en el plato rotor. Las paletas más cortas impulsan el material a distancias menores, las de longitud media a distancias intermedias y las largas lejos. Así las cantidades proyectadas tienden a ser uniformes en todo el alcance del equipo.

El dosificador del fertilizante, es un orificio de diámetro variable –el diámetro se regula mediante una válvula de cierre y apertura tipo “guillotina”- que descarga un caudal de gránulos en un punto definido del plato distribuidor. El cierre y apertura del dosificador, en las máquinas modernas, se realiza mediante un “actuador lineal”. El actuador lineal eléctrico es un dispositivo que convierte el movimiento de rotación de un motor de corriente continua de baja tensión (brushless) en movimiento lineal, es decir, los movimientos de empuje y tire. Este movimiento se aplica en las fertilizadoras modernas en la regulación exacta de la sección de dosificador. Y por ende en el caudal de salida del fertilizante.

Debido a esta ubicación de la descarga, los gránulos se proyectan hacia los costados de la máquina y no hacia atrás ni hacia adelante. Si todo funciona de acuerdo a lo esperado, equipos de gran calidad alcanzan anchos de proyección de 40 o 50 metros, y los más corrientes en nuestro medio oscilan entre los 12 y 15 m.

Otros detalles de importancia para la calidad de distribución son las rejillas dispuestas en la tolva a fin de tamizar el material y disminuir la llegada de cascotes a los dosificadores. Asimismo, un removedor de paletas sobre cada orificio de descarga (orificio dosificador) ayuda a la salida uniforme del producto, restando influencia al peso de la columna del granulado sobre el orificio de salida y el efecto de algún cascote formado debido a la higroscopicidad del producto.

Aspectos de los gránulos hacen a la uniformidad de distribución de la fertilización tales como su granulometría, es decir el tamaño de partícula y su uniformidad, dimensión que oscila entre 2 y 5 mm, con el 80% de las mismas entre los 2,5 y 4 mm. Por otro lado son productos higroscópicos –absorben con relativa facilidad la humedad ambiente-, lo cual es un inconveniente para su manejo en ambientes con humedad. La dureza de las partículas es importante, ya que deben soportar el golpe de la paleta sin partirse ni pulverizarse a fin de no modificar las condiciones de impulsión y vuelo. Los granulados más corrientes entre otros son: urea, nitrato de amonio calcáreo, fosfato monoamónico, fosfato diamónico, superfosfato triple.

Otros aspectos deseables que influyen en la fluidez del fertilizante por los conductos y orificios de la fertilizadora son su densidad aparente constante y superior a 0,85 kg/m3, baja friabilidad, buen nivel de dureza, bajo contenido de polvo y buena esfericidad.

También cuentan en la calidad de la distribución, el viento el cual no debe ser transversal a la dirección de avance de la máquina, ya que si tiene la suficiente presión, lo desvía hacia sotavento. Asimismo la estabilidad de la máquina en el avance, también influye en la distribución, con lo cual la rugosidad de suelo y la suspensión de la máquina son importantes. Por ello suelen aplicarse dos ruedas en tándem por lado a fin de copiar los desniveles manteniendo la posición horizontal del equipo.

Otros para distribuir con las fertilizadoras centrífugas son los polvos, cuyo uso no es muy frecuente por ahora. No obstante, los correctores de pH y las piedras calizas se ofrecen de ese modo. Su peso específico es alto y se expenden a granel. Se aplican en altas dosis y su proyección es afectada por el viento, condiciones que suelen complicar su manejo y distribución.

Fuente:http://www.agroalimentando.com
Foto: Archivo