Compendios y manuales para diseñar y construir distintos tipos de invernaderos

Antecedentes generales
La diversificación productiva, tan necesaria en los tiempos actuales, nos indica la necesidad de mejorar nuestros sistemas de producción de hortalizas y flores. Un invernadero es una herramienta muy útil para producirlas fuera de temporada, conseguir mayor precocidad, aumentar los rendimientos, acortar los ciclos vegetativos de las plantas, mejorar la calidad de los cultivos mediante una atmósfera interior artificial y controlada.

Las estructuras de los invernaderos deben obedecer a cálculos de estática y resistencia, permitiendo instalar distintos equipamientos y soportar la sobrecarga producida por los cultivos suspendidos. Las puertas estándar son tipo correderas de 1 o 2 hojas, aunque también se pueden suministrar puertas automáticas y especiales de grandes dimensiones. Los invernaderos permiten utilizar tanto cubiertas flexibles (film plástico, malla de sombreo, malla monofilamento, etc.) como rígidas (PVC, policarbonato, chapa metálica, etc.). El cristal también puede ser utilizado.

La ventilación en los invernaderos se puede instalar tanto en techos como en frontales y laterales, con apertura manual o motorizada con posibilidad de automatizarse. Los invernaderos son susceptibles de ser mejorados con diversos equipamientos o tecnificación, tales como: mesas fijas, móviles, transportables, calefacción, CoolingSystem, CO2, FogSystem, pantallas térmicas, equipos de control climático y de fertirrigación, etc.

El propósito que se persigue con el invernadero es crear un ambiente propicio para el crecimiento de las plantas. La energía del Sol se transmite a través de la cubierta transparente hasta la planta, necesaria para la realización del proceso fotosintético.

Existen diferentes diseños de invernaderos, entre los que podemos citar:

Semicircular.
Multicapilla,
Macro túnel.
Micro túnel
Los principales factores que hay que tener en cuenta en la selección del sitio:

Vientos predominantes, debemos lograr la exposición mínima.
Exposición al Sol y duración del foto período.
Suelos nivelados.
Área libre de anegamientos (inundaciones) estacionales.
Accesibilidad vehicular.
Cercanía a fuente de agua y energía eléctrica.

Construcción de un invernadero
Altura recomendable del Invernadero

Se tienen varias experiencias en la construcción de invernaderos, la que ha dado mejores resultados es aquella que permite alcanzar 3 metros cúbicos por cada metro cuadrado de superficie. En estas condiciones se logra un mejor desarrollo de los cultivos altos como tomates y otros. Si bien se va a necesitar una mayor calefacción interior (en caso de necesitarse), el calor se conservará por más tiempo.

Orientación

Dentro de las características para la orientación de un invernadero deben permitir recibir mayor iluminación (orientación de este a oeste), la disposición del terreno, los vientos dominantes y la forma del invernadero van a condicionar su orientación y la disposición de las líneas de cultivo. Las líneas de cultivo deben situarse norte-sur para evitar la proyección de sombra de unas sobre otras y que sobre todas ellas incida la misma cantidad de radiación solar a medida que el Sol se desplaza a lo largo del día. En cambio, en aquellos de menor longitud, la ventilación se puede efectuar a través de ventanas ubicadas en la parte alta del frente y del fondo, las que también deben contar con un mecanismo de apertura y cierre.

Área de las ventanas

El área de las ventanas es importante, especialmente con la adopción de sistemas de exclusión de insectos, por lo que se recomienda una relación: ÁREA DE VENTANA/ÁREA DEL SUELO ≥ 25%

Al techo de los invernaderos se les debe dar bastante pendiente (30%) para facilitar que las gotas de agua, producto de la condensación de la transpiración de las plantas y la evaporación del suelo caigan hacia los lados y no sobre los cultivos. De esta manera se evita el desarrollo de enfermedades en los vegetales.
Muchas veces la pendiente del terreno (topografía) decide la orientación de la nave o caseta. En los suelos planos es importante considerar la dirección de los vientos predominantes, debiendo orientarla hacia aquella que presente menos resistencia.
En zonas con temperaturas altas y bajas velocidades de viento, para mejorar el flujo de ventilación, se recomienda orientar el invernadero de forma tal que la ventana lateral quede perpendicular a la dirección predominante del viento de la localidad y la apertura de la ventana cenital opuesta a esa dirección.

Seleccionar el sitio

Los invernaderos no pueden ser copias improvisadas de otros invernaderos sino el resultado de un estudio puntual de las condiciones climáticas del lugar y el microclima que debe proveerse al cultivo. Para elegir el lugar donde construir un invernadero se debe tener en cuenta lo siguiente:

La exposición al Sol y el número de horas luz recibidas en el lugar, debido a la dependencia fotoperiódica de las plantas para la regulación de sus funciones biológicas.
El área no debe ser propensa a inundaciones estacionales. Elegir suelos nivelados, con buen drenaje, libres de posibles anegamientos por aguas lluvias o desbordes de canales. Evitar también los suelos bajos donde exista un nivel freático alto.
La accesibilidad vehicular. Que existan caminos de acceso todo el año para la salida de los productos. En lo posible, lejos de los caminos y zonas polvorientos, debido a que el polvo se deposita en los techos disminuyendo el paso de luz al interior, además de contaminar las hojas y frutos.
La existencia de una fuente de agua y un punto de energía eléctrica cercana (para el bombeo del agua de riego y la iluminación). Se debe conocer el caudal del agua disponible. Es decir, La disponibilidad de agua de riego en cantidad y calidad
Considerar la separación mínima recomendada entre un invernadero y otras construcciones u obstáculos de 6 m., para evitar el efecto de sombreo y facilitar la entrada de aire al invernadero.
Evitar zonas de mucha neblina por su menor luminosidad
Que se cuente con mano de obra en la zona.
La persona encargada debe estar cerca, para que dé solución rápida a cualquier problema.
No ubicarlo junto a la sombra de árboles muy altos, ni donde lleguen sus raíces.
En lo posible, que estén protegidos de vientos fuertes que puedan dañar la cubierta de polietileno.
Estimar la separación mínima entre invernaderos para evitar la proyección de la sobra.

La temperatura

Es uno de los factores más importantes en el desarrollo de las plantas. Por eso, una de las principales ventajas de los invernaderos es la posibilidad de crear las condiciones climáticas que más acomoda a los cultivos, previniendo los daños por bajas temperaturas.

Cuando el costo de los cultivos y cosechas lo justifique es conveniente, además, contar con equipos calefactores que produzcan una buena distribución del calor y que no provoquen contaminación por acumulación de gases, y de equipos de climatización durante los períodos o zonas muy cálidas. No es fácil refrigerar el invernadero sin invertir altas cantidades en instalaciones y equipos.

Factores que permiten reducir la temperatura en un invernadero:

Reducción de la radiación solar que llega al cultivo.
Evapotranspiración del cultivo.
Ventilación del invernadero.
Refrigeración por evaporación de agua.

Materiales para el suelo

El piso de los pasillos del invernadero se cubre principalmente para el control de las malezas, ya que sin protección requiere la aplicación de herbicidas. Entre algunos materiales utilizados, se encuentran:

Plástico negro: absorbe la mayor cantidad de radiación incidente sobre la superficie. Capacidad para calentar el suelo.
Plástico blanco: refleja la mayor cantidad de radiación incidente sobre la superficie. Capacidad para enfriar el suelo.
Ground cover: es una malla de tejido muy ceñido, de color blanco o negro. Es más resistente que los plásticos y permite el paso de fertilizantes líquidos y de aire.
Piedra picada (grava): se usa sola, sobre plástico o antes del ground cover para evitar acumulación de agua.

Paso a paso para construir un invernadero
LISTA DE MATERIALES
Plástico de 800 Galgas de 6,50 x 8metros.
17 Listones de 4x4cm de 2,50m de largo.
2 Mallazos de obra de 6mm de 6×2 metros.
8 Varillas corrugadas de 10mm de 1,20metros.
Manguera vieja o de la mas barata que haya.
16 Escuadras metalicas.
Rollo de Alambre.
Pintura blanca y brochas.
5 Bisagras.
Bridas.
Tornillos
Herramienta.

Fuente: http://agroalimentando.com
Foto: Archivo