Las nuevas plantas que podrían combatir el cambio climático ganan el “Óscar de la Ciencia”

La ganadora del Breakthrough Prize (también conocido como los “Óscar de la Ciencia”), Joanne Chory, está diseñando plantas que podrían sacar cantidades increíbles de CO2 de la atmósfera.

Las plantas son organismos increíbles. Tienden a ser muy simples, solo requieren un poco de CO2, agua y oxígeno para poder vivir, pero son capaces de una tremenda diversidad y adaptabilidad. Las plantas pueden crecer grandes o pequeñas, gordas o flacas, totalmente basadas en algunos factores simples como la cantidad de luz que hay.

La Dra. Joanne Chory, del Instituto Salk para Estudios Biológicos y HHMI, ha hecho una carrera al descubrir estos factores, desarrollarlos en reglas simples y manipularlos para crear grandes cambios en las plantas. Su laboratorio ha pasado décadas estudiando cómo las plantas pueden aprender y adaptarse a diferentes tipos de información, y en el camino ha descubierto una gran cantidad de información sobre qué genes afectan el crecimiento de las plantas.

Ahora, ella está usando esa información para crear nuevas variedades de plantas que podrían extraer cantidades increíbles de CO2 de la atmósfera y reducir drásticamente los efectos del cambio climático.Por su trabajo, ha sido galardonada con el Premio Breakthrough 2017 en Ciencias de la Vida.

El plan de Chory implica un compuesto llamado suberin, que la mayoría de la gente conoce como corcho. La suberina tiene muchas propiedades únicas que podrían ser útiles para almacenar carbono de la atmósfera. Está compuesto esta formado principalmente de carbono y no es biodegradable, lo que significa que durará mucho tiempo. La suberina puede durar “algunos miles de años”, según Chory.

La suberina se produce principalmente con alcornoques, pero también se produce en pequeñas cantidades en las raíces de muchas plantas. Usando técnicas simples de cruzamiento, Chory puede cultivar plantas que producen mucho más. Actualmente, el laboratorio de Chory está buscando desarrollar altos niveles de producción de suberina en garbanzo y otras plantas agrícolas.

“Si podemos ayudar a las plantas a producir más de lo que normalmente producen, y ponemos esa capacidad en las plantas que ya hemos seleccionado que tienen raíces más profundas y más grandes, creemos que podemos hacer que una planta produzca 20 veces la cantidad de suberina que normalmente hace”, dice Chory.

Esa cantidad de suberina es ideal para eliminar el CO2, porque la suberina no es biodegradable. El crecimiento de toneladas de suberina en las raíces de las plantas significa secuestrar grandes cantidades de CO2 en el suelo, y si la suberina permanece allí durante miles de años, significa menos carbono en nuestra atmósfera. Las plantas productoras de suberina podrían sacar una gran cantidad de CO2 producido por el hombre del ciclo del carbono para siempre.

¿De cuánto CO2 estamos hablando aquí? “Hicimos los cálculos”, dice Chory, “y los números dicen que se necesita alrededor del 5% de las tierras agrícolas del mundo que producen cultivos de suberina altamente enriquecidos para reparar el 50% de todo el CO2 que estamos colocando allí”.

El 5% de las tierras de cultivo del mundo es mucho, pero si sus cálculos son correctos, esta podría ser una tecnología que salve al mundo. Mucha gente ha intentado desarrollar un método barato y efectivo para eliminar el CO2 de la atmósfera, pero todas esas tecnologías son experimentales y podrían demorar décadas en llegar al mercado. Actualmente, solo existe un ejemplo de un sistema exitoso de captura comercial de carbono.

Esto no significa que los cultivos productores de suberina sean una respuesta perfecta al cambio climático. Chory admite que forzar a las plantas a producir tanta suberina probablemente dificultaría su capacidad de producir alimentos. Pero incluso si estos cultivos modificados son completamente inútiles, aparte de su producción de suberina, eso la convertiría en la solución de cambio climático más económica jamás propuesta.

Fuente: http://agroalimentando.com

Foto: Archivo