2 plantas protectoras de nacimientos de agua

El Bore y el Nacedero son ampliamente utilizadas en los sistemas ganaderos por su habilidad para recuperar y proteger fuentes de agua, prevenir erosión y contribuir a la nutrición animal.

Las anteriores propiedades, son complementadas por sus hábitos de crecimiento, distribución geográfica y valor nutricional, tal como lo explica CIPAV

Bore Xanthosoma sagittifolium (L) Schott

Esta planta herbácea pertenece a la familia Araceae y alcanza hasta 5 m de altura con hojas de 1,5 m de longitud. En Colombia se distribuye en zonas bajas de la Costa Pacífica y Atlántica, en los valles interandinos y en las cordilleras hasta 1.800 msnm.

Se desarrolla en suelos ácidos, arcillosos, húmedos y aledaños a cursos de agua. Esta planta alcanza un mayor desarrollo en zonas bajas con sombrío moderado (Gómez, 20021).

El bore se propaga a partir de trozos o discos del tallo aéreo con presencia de yemas, los cuales se siembran a una profundidad de 12 a 18 cm., para suelos pesados y sueltos respectivamente. Las plantas deben estar dispuestas, como mínimo, a 1 m entre plantas y a 1,5 m entre surcos.

El bore se recomienda para aislar y enriquecer los nacimientos de agua, y en sistemas de descontaminación biológica de agua (Gómez, 2002).

En su tallo acumula carbohidratos en forma de almidón, y en sus hojas cantidades importantes de proteína

Nacedero Trichanthera gigantea (Humboldt & Bonpland) Nees

El nacedero o quiebrabarrigo es un árbol nativo que pertenece a la familia Acanthaceae, que alcanza hasta 15 m de altura.

En Colombia se encuentra en las cinco zonas biogeográficas entre 100 y 2.300 m. Es una especie arraigada a las tradiciones de manejo de nacimientos de agua en la región andina.

Se utiliza para protección de fuentes de agua, cerco vivo, forraje, medicina humana y animal, recuperación de suelos, control de erosión, y en construcción, y se le atribuye la capacidad de inducir el nacimiento y aumento del agua, por lo cual también se le conoce como “madre de agua” (Ríos, 20022).

La propagación se realiza por siembra directa de estacas de tres o más nudos. Es recomendable sembrarlo en asociación con otros árboles como Matarratón (Gliricidia sepium) y Leucaena (Leucaena leucocephala)

Como alimento animal, permite reemplazar parte de los concentrados comerciales y reducir los costos de producción, facilitando la cría de animales en fincas, ya que presenta altos contenidos de proteína cruda (±18%) y producción de materia seca de 4 a 17 toneladas ha-1 año-1.

En el contexto de fincas campesinas, esta posibilidad de producir proteína animal a partir de recursos locales, fortalece la seguridad alimentaria.

Fuente: http://www.contextoganadero.com

Foto: Archivo

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someoneShare on RedditPrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *