¿Por qué es esencial el consumo de carbohidratos estructurales en los rumiantes?

Los vacunos solo aprovechan una parte de la energía bruta o total que ingieren, pues ocurren pérdidas durante los procesos de digestión y metabolismo hasta disponer, finalmente, de la energía neta que active las reacciones químicas involucradas en el mantenimiento y producción.

Los requerimientos energéticos se expresan en las unidades de mega-calorías al día, y son los que les permiten cumplir sus funciones de mantenimiento y producción.

Según Abner A. Rodríguez Carías, del Departamento de Ciencia Animal, Facultad de Ciencias Agrícolas de la Universidad de Puerto Rico, los nutrientes presentes en los alimentos que aportan energía al cuerpo del bovino son los carbohidratos, las grasas y aceites y las proteínas.

Afirma el experto que los carbohidratos representan la principal fuente de energía en la dieta. Hay que tener en cuenta que los diversos carbohidratos se localizan en la pared celular y el contenido celular de los tejidos vegetales.

Agrega que los polisacáridos celulosa y hemicelulosa, se denominan carbohidratos estructurales, y están localizados en la pared celular, mientras los presentes en el contenido celular, como por ejemplo el almidón, se conocen como carbohidratos no estructurales.

A su vez, “los pastos y forrajes se caracterizan por tener una alta proporción de pared celular, mientras que los granos de cereales presentan un contenido alto de almidón”.

“Los carbohidratos estructurales constituyen la porción fibrosa de los alimentos y no pueden ser degradados por enzimas producidas por los animales mamíferos.

En conjunto con otros componentes también presentes en la pared celular como lignina, minerales y sílice, se cuantifican en la fracción analítica denominada fibra detergente neutro (FDN)”, afirma el experto.

Indispensables para la rumia

“En rumiantes es esencial el consumo de carbohidratos estructurales, para que ocurra el desarrollo anatómico ruminal y el proceso de la rumia. La degradabilidad de la fracción FDN y sus componentes (i.e. celulosa y hemicelulosa), se ve influenciada por diversos factores que incluyen la especie forrajera y su estado de madurez, año, área geográfica, condiciones climáticas y prácticas agronómicas”.

“Es necesario que en los sistemas de alimentación que utilizan raciones completas o dietas combinadas de forrajes y concentrados, los animales consuman una cantidad mínima de fibra que estimula la rumia y la salivación.

Para definir el aporte de FDN óptimo en la dieta, no sólo hay que considerar la composición química de la fibra, sino también, el tamaño y la forma de partícula, concepto este que se define como fibra efectiva (FDNef).

El tamaño de la FDNef se ha fijado entre 2,38 y 3,87 cms, pero puede verse afectado por la especie forrajera y su estado de madurez”, recalca Rodríguez.

“Los concentrados son alimentos que tienen una alta densidad de nutrimentos digeribles (i.e. carbohidratos, grasas, aceites) por unidad de peso. Para la elaboración de mezclas de concentrados convencionales se utilizan mayormente granos de cereales y sus subproductos de molienda (i.e. grano de maíz, afrecho de trigo).

En el sistema digestivo vacuno ambos tipos de carbohidratos referidos, son degradados por microorganimos (i.e. bacteria, protozoarios, leva- duras) presentes en el complejo retículo-rumen.

Hay que destacar que como parte de su metabolismo, los microorganismos utilizan los azucares simples que forman los carbohidratos y generan como productos de fermentación, ácidos grasos volátiles (AGV) (i.e. acético, propiónico y butírico), ácido láctico y gases (i.e. CO2 y CH4).

Los AGV constituyen la principal fuente de energía absorbido por el vacuno. Su metabolismo a nivel celular aporta una gran parte de la energía neta que requiere el animal para su mantenimiento corporal y producción”.

Dado que los requerimientos nutricionales bajo cualquier sistema de producción (cría, ceba o mixto) siempre incluyen el agua, energía, proteína (nitrógeno), minerales y vitaminas, en el siguiente artículo se hará referencia a estos tres componentes (proteína, minerales y vitaminas).

Fuente: http://www.contextoganadero.com
Foto: Archivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *