El manejo del pasto es arte y conocimiento

El ganadero debe hacer que el bovino consuma el pasto a tiempo, y con ello logra altos niveles de producción. La calidad propicia el mayor consumo.

En la ganadería subtropical, la dinámica del pastizal es tal que los excedentes, una vez envejecidos, se transforman en un obstáculo para la conversión de pasto en carne.

Sólo un manejo activo del pastoreo puede aumentar a la vez la producción de carne y la de pasto, además de mejorar la estructura y la calidad del pastizal.

Así lo dio a conocer Fabián Tommasone, Ingeniero Agrónomo y asesor privado de empresas ganaderas en Argentina, Paraguay y Uruguay.
En las zonas subtropicales y tropicales, el crecimiento de los pastos es alto durante gran parte del año, debido a las altas temperaturas combinadas con humedad. Esto lleva a que los pastos tiendan a envejecer, disminuyendo su calidad.

La pérdida de calidad del forraje no permite que los animales en pastoreo dispongan de la cantidad adecuada para lograr las máximas ganancias de peso posibles a campo en función de su potencial genético.

Ello conduce a que la producción de carne anual por individuo y por unidad de superficie (hectárea) sea baja en relación con el potencial forrajero.

En consecuencia, la gran mayoría de las empresas ganaderas obtienen poca producción de carne debido al bajo consumo de materia seca que, a su vez, se debe a la mínima calidad del forraje ofrecido.

De acuerdo con Tommasone, para aumentar la producción de carne, se requiere que los animales consuman la mayor cantidad de materia seca posible y, para ello, es necesario que la calidad del pasto sea óptima.

El pasto crece debido al proceso de fotosíntesis que le permite a la planta fijar carbono. Al mismo tiempo, la planta también consume carbono mediante el proceso de respiración. La acumulación neta de materia seca es la diferencia entre ambos procesos.

A su vez, la máxima acumulación neta de forraje se produce cuando la interceptación de la luz por parte de la pastura llega al 95%. Luego va disminuyendo, hasta que todo lo que crece es compensado por una igual cantidad que envejece.

Dos caminos

El ganadero tiene dos caminos con respecto al aprovechamiento del pasto: consumir el pasto a tiempo, y con ello lograr altos niveles de producción o consumir el pasto a destiempo y lograr bajos niveles de producción.

La clave está en consumir el pasto a tiempo para lograr la mayor calidad posible y así poder consumir la mayor cantidad posible.

El consumo diario

Éste se define a través de dos factores: el peso del bocado y el número de bocados consumidos en el día. A su vez, el peso del bocado se define por el volumen del bocado (área por profundidad del bocado) y la densidad del mismo.
Por otro lado, el número de bocados está en función de la cantidad de horas de pastoreo. La clave está en encontrar el momento adecuado para consumir el pasto.

Para ello es básico conocer el concepto de “sitio de alimentación”, que es el lugar donde el animal puede tomar uno o varios bocados con el solo movimiento de la cabeza sin necesidad de trasladarse.

Cuanto más calidad y cantidad de pasto hay disponible en un mismo lugar, mayor es el consumo, ya que se requiere menos tiempo para consumir el forraje necesario a fin de lograr las máximas producciones individuales.

En contrapartida, si en cada sitio de alimentación el forraje de calidad es escaso, el animal tendrá que trasladarse continuamente en busca de la cantidad y calidad de pasto que necesita.

Ante una pastura de baja calidad media (40% de digestibilidad), el animal selecciona sólo el forraje de alta calidad (70% de digestibilidad). En esa pastura seguramente no podrá consumir todo el pasto de calidad que necesita y tendrá que consumir pasto de menor calidad.

Depende de la carga

Eso también dependerá de la carga que se asigne. Con alta carga, el aumento de peso individual es pobre ya que hay poco que compartir, y si la carga es baja y el animal puede seleccionar a gusto, su aumento de peso es bueno pero la producción por hectárea es pobre.
Por este motivo es indispensable tener pasturas con una oferta de pasto adecuada, es decir, con buenos sitios de alimentación. Una pastura que se pasa pierde calidad y el animal tiene que elegir las hojas verdes y frescas entre un gran volumen de pasto envejecido.

Fuente: http://www.contextoganadero.com
Foto: Archivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *