2 recetas de yuca para los bovinos en general y para vacas lecheras

Dice Jorge Luis Gil Llanos, zootecnista investigador del CIAT, en su publicación ‘Uso de la yuca alimentación animal’ que las inclusiones de productos con base en yuca pueden llegan hasta un 80% del total de la dieta de los bovinos, pero que se deben cumplir los requerimientos de los animales.

Para una mejor disponibilidad del almidón presente en las raíces de yuca, recomienda ofrecerla en forma de harina y a razón de 4 k g/animal/día.

Se puede adicionar urea mezclada con la harina de yuca en proporción del 4%; es decir, por cada kilogramo de harina de yuca se puede adicionar 40 g de urea.

El uso del forraje puede representar hasta un 80% del consumo total de la ración.

El uso de follaje se puede suministrar de diversas formas:
Fresco: con previo oreo de 12 horas, se puede picar y adicionar con otros forrajes.
Silaje: se recomienda cosechar el producto y dejarlo orear (5 horas), picarlo y, al momento de ensilar, adicionarle melaza a razón del 8% como fuente de carbohidratos o en mezcla con otros productos que aporten energía.
Seco: picado y secado en patios de cemento para adicionarle otras materias primas.
En bloques nutricionales. Otra alternativa es la elaboración de bloques nutricionales, utilizando harina de raíces de yuca como compactante y energizante
En la práctica se puede suministrar hasta 4 kg de harina de yuca (niveles de inclusión más elevados sugieren un acostumbramiento del animal) y de 15 a 30 kg de forraje fresco de yuca por animal.

Finalmente, señala Gil Llanos, es importante suministrar sal mineralizada a voluntad para garantizar el consumo adecuado de minerales de gran valor en el desarrollo de las funciones fisiológicas del animal

Ración para vacas lecheras

Por su parte, Álvaro Montaldo, autor de varios trabajos sobre el uso integral de la yuca, citado en el artículo ‘Yuca: Interesante Alternativa Nutricional para Vacas Lecheras’, hace una mención especial de cómo se puede utilizar la yuca.

Dice Montaldo que en vacas lecheras se puede utilizar:

1-Cáscara de yuca fresca oreada: 20 a 23 kg si se la ofrece con ensilaje de maíz, 25 kg si se la combina con pasto elefante y hasta 40 kg si se utiliza melaza. En todos los casos se deben utilizar un suplemento proteico de 40 % y una sal mineral.

En el primer caso (combinado con pasto elefante) se logra un 15 % de proteína, mientras que en el segundo (combinado con melaza) y tercero (suplementos) se llega al 17 %. En los tres casos se alcanzan niveles aceptables de 4300 kcal/kg de energía digestible.

2-Hoja de la yuca. Esta es una buena fuente de proteína: 23 % de proteína bruta (PB), mejor que la alfalfa (17 % de PB).

Se la puede usar fresca o en forma de heno. En ambos casos se puede picar junto con el pasto elefante y suministrarlos como suplemento, tanto al ganado de engorde como al lechero.

Como se puede apreciar, de la yuca no se desperdicia nada. Lo importante es que el productor sepa planificar el uso de su finca y plantar esta raíz de acuerdo al uso que la destine.

En otros países, añade Montaldo, se usa un cultivo con poca distancia entre plantas para obtener mayor cantidad de follaje, mientras que otros prefieren mayor rendimiento de raíz y lo hacen más separado. La mecanización ha modificado la distancia entre líneas y eso se debe ajustar de acuerdo al tipo de cultivo que se realice. El uso integral de la yuca permite tener mayores beneficios para el consumidor y productor.

Advertencia

Montaldo hace una advertencia muy importante. Señala que con el desarrollo de nuevas plantas procesadoras de yuca, se han incorporado algunas variedades de alto rendimiento de almidón, pero con alto contenido de ácido cianhídrico (AC); a estas se las conoce en Paraguay como mandi’oro o mandioca amarga, que se diferencian en el gusto y calidad para la alimentación humana y animal de aquellas denominadas mandiocas mansas. Estas también dan como resultado diferentes calidades de bagazo.

Para que un alimento procedente de plantas cianogenéticas, como la mandioca y el sorgo, esté disponible para la alimentación animal, debe tener como máximo 100 partes por millón de AC.

De todas maneras es importante recalcar que antes de utilizar las anteriores sugerencias, consulte con su médico veterinario o zootecnista.

Fuente: http://www.contextoganadero.com/
Foto: Archivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *