¿Qué se debe hacer cuando un bovino presenta una fractura?

Dependiendo del sistema de explotación que maneja, el ganadero puede optar por sacrificar al animal o realizar la curación para garantizar su recuperación. CONtexto ganadero le explica qué se hace en cada caso.

De acuerdo con Gustavo Rodríguez, médico veterinario, cuando se presenta una fractura, la mayoría de productores recurren al faneamiento, pues resulta menos costoso que realizar el tratamiento al animal.

“Generalmente si se trata de un animal grande, si es un toro el que se fractura, o también cuando ocurren partos distócicos y los terneros se abren de cadera, que no se pueden parar, se mandan a sacrificio”, señaló. (Lea: Estas son algunas consideraciones para derribar un bovino)

Lo mismo opinó Mauricio Espinosa, zootecnista y propietario de una ganadería de ceba, quien señaló que si bien son raros los casos que se presentan, lo mejor es enviar los bovinos afectados al matadero por cuestiones de tipo administrativo y económico.

“Una fractura repercute en una pérdida económica por un atraso, pues el animal no va a ganar peso durante el periodo en que se recupere. En ese caso, es mejor descartarlo para el cuchillo”, indicó.

En efecto, cuando se trata de ganaderías de ceba o de levante donde se trabajan ejemplares comerciales, lo mejor es adelantar el faneamiento, con el fin de evitar perder gastos. (Lea: Identifique el momento correcto para sacrificar un bovino)

En cambio, precisaron ambos, si se trata de una vaca que tiene una alta producción de leche o una cría de un ejemplar de alta genética, se puede recurrir a tratar la lesión en el hueso, pues se tratar un animal valioso que no debe ser descartado tan pronto.

“En primer lugar, se debe entablillar si es una extremidad. Luego hay que aplicar analgésicos para el dolor, antibióticos y desinflamatorios. Cuando está entablillado, el mismo hueso empieza a recuperarse, y luego se coloca el yeso”, explicó Espinosa.

Por su parte, Rodríguez indicó que también practicaría el procedimiento si se trata de una cría, sin intervenirlos con clavos sino únicamente con yeso. (Lea: Bienestar animal, clave para lograr rentabilidad en la ganadería)

“Cuando he tenido esos casos, yo los he enyesado, dependiendo de la fractura y también, del sitio. Hay personas que me llaman porque la vaca le cayó encima al ternero y le partió una pata, entonces uno mide la extensión de la fractura, si es abierta o cerrada. Si es el fémur, yo reviso bien y los enyeso de abajo hacia arriba para inmovilizarlos por completo”, dijo.

Fuente://www.contextoganadero.com

Foto: Archivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *