Las bondades del Cañafistulo

Es un árbol que permite crear un esquema silvopastoril rápido y económico porque se puede propagar a través de sus vainas. Además se adapta tanto a los periodos secos pronunciados, como a las inundaciones periódicas.

El Cañafistulo es un árbol que ofrece la posibilidad de establecer un esquema silvopastoril en suelos arcillosos y es una herramienta importante en la rehabilitación ecológica de tierras degradadas por la deforestación, el mal manejo de los suelos y la minería.

Precisamente un estudio llevado a cabo por corpoica en suelos ácidos y degradados por la minería en el Bajo Cauca antioqueño, comparó la producción ganadera en lotes de brachiaria humidicola sin árboles con tres tipos de sistemas silvopastoriles: cañafístula, guayaba y cañafístula-guayaba (Santana, et. al., 1999).

Se observó que la disponibilidad de forraje y el contenido de proteína cruda del pasto, fueron mayores en los tres sistemas silvopastoriles que en el monocultivo de b. humidicola.

Esto representa una producción adicional de carne de 10,9% en los lotes arborizados. Entre los tres esquemas el de mejor desempeño fue el de cañafístula, con una disponibilidad de forraje 21% mayor que en los lotes sin árboles.

En esta investigación se realizó un experimento de silvopastoreo en la hacienda La Candelaria (Caucasia, Antioquia). El promedio de ganancia diaria de peso logrado por los animales en 12 meses fue de 428 g en el silvopastoril de cañafístula, mientras que en el de guayaba fue de 384 g, en el de cañafístula-guayaba de 394 g y en el testigo de 381 g.

Todos ellos con una carga animal alta para la región de 1.060 Kg ha-1 equivalentes a 2,35 animales grandes ha-1 .

Para el Centro para la Investigación en Sistemas Sostenibles de Producción Agropecuaria, CIPAV los silvopastoriles con cañafístulo ofrecen parámetros productivos superiores.

En dónde se encuentra

El cañafístulo es un árbol mediano (hasta de 18 m de altura y 80 cm de diámetro), distribuido desde el sur de México hasta Brasil y las Antillas. En Colombia crece en los valles de los ríos Sinú y San Jorge y la depresión momposina.

Igualmente se encuentra en el valle del Cesar, el Bajo Cauca, los valles del Cauca y Magdalena, el piedemonte llanero y en sectores de la altillanura de la Orinoquía.

Sus flores son rosadas, grandes y vistosas y sus vainas son rojizas, marrones o negras.

Según Carta Fedegán 101, esta especie de copa amplia y fijadora de nitrógeno, por lo general, se establece en las vegas de los ríos, donde puede formar bosquecillos homogéneos.

Prospera en sitios con temperatura entre 22 °C y 26 °C y precipitación de 1.000 a 3.200 mm anuales. Es común en los claros naturales de los bosques tropicales semideciduos y en las sabanas.

Cómo establecer silvopastoriles

El árbol contiene minerales tales como potasio, magnesio, cobalto, hierro y níquel. Las vainas se cosechan de los árboles cuando adquieren un color café oscuro. Cada vaina tiene cerca de 50 semillas.

La forma más sencilla y económica de establecer sistemas silvopastoriles con cañafístulo consiste en darle las vainas enteras al ganado. Los animales suelen dejar los frutos en el suelo hasta que se fermentan lo suficiente como para poder masticarlos.

Una parte de las semillas sobrevive al paso por el tracto digestivo de los animales y germina en las heces. Allí, las plántulas disponen de una buena reserva de nutrientes para crecer.

Es un árbol adecuado para cercas vivas y sistemas silvopastoriles, para restaurar bosques ribereños en las fincas ganaderas o como especie ornamental. Se adapta tanto a los periodos secos pronunciados, como a las inundaciones periódicas y se puede sembrar a libre exposición.

Fuente: http://www.contextoganadero.com

Foto:Archivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *