Cómo hacer un hotel para proteger a las abejas paso a paso

Las abejas, pieza clave para el ecosistema mundial, están en peligro. Y una de las razones es la expansión de las ciudades. Por ello, si vives en una o si, sencillamente, te interesa colaborar en la preservación de estas especies, una opción muy sencilla es crear un hotel para abejas. Porque, aunque lo creas, no todas viven en panales. De hecho, la mayor parte de las miles de especies de abejas que existen son solitarias, por lo que contar con espacios individuales en los que poder resguardarse es importante para su supervivencia. ¿Te animas a poner de tu parte para la protección de las abejas y del planeta? Entonces te explicamos cómo fabricar tu hotel para abejas paso a paso.

Fabricar un hotel para abejas paso a paso.

Primer paso: Construir el marco.

Para construir el marco de tu hotel, intenta aprovechar cualquier tablón de madera viejo que puedas reutilizar. Esto es importante, porque si escoges maderas tratadas a presión lo único que conseguirás es que las abejas se mantengan lejos a causa de los productos químicos de ese tipo de maderas.
Tanto el tamaño del marco como su forma son decisiones personales, por lo que no dudes en seguir tu instinto o en acoplarte a tu disponibilidad de espacio. Si no tienes preferencias, guiarte por el tamaño estándar de una jaula para pájaros puede facilitar la tarea. Este es, por lo general, de unos 20×30 centímetros. Lo que sí debes cuidar es la profundidad del hotel, que debe ser de entre 15 y 20 centímetros.
Otros de los aspectos a los que habrá que prestar atención será cerrar el marco por detrás y dejarlo abierto por la parte delantera. Por otro lado, también es conveniente que tenga un techo en pendiente y que sobresalga unos cinco centímetros por la parte delantera. Con esto garantizarás que no entra el agua de lluvia y que esta se desliza por la cubierta del hotel para abejas.
Si quieres, puedes aplicar un sellador para madera al exterior del marco, para que esté más protegido. Respecto a pinturas y otros productos para decorarlo, lo recomendable es evitarlos puesto que, como ocurría con la madera, repelerán las abejas que es exactamente lo contrario que buscas.

Segundo paso: Crea las ‘habitaciones’ para las abejas.

Con el armazón hecho, el siguiente paso será crear las habitaciones para las abejas que, ojo, tienen tamaños muy variables. Por ello, es clave que habilites espacios de entre 0’3 centímetros y 1’27 centímetros. Para todos aquellos de diámetro por encima de los 0’6 centímetros, tendrás que asegurar una profundidad de 12 centímetros para arriba. Para los que estén por debajo de los 0’6, será suficiente con entre 7’6 y 12 centímetros de profundidad.

Lo ideal es que hagas tantos agujeros como espacio tengas en el marco. Para ello, solo tendrás que introducir en el armazón trozos de madera, troncos, cañas o bambú, siempre que te permitan dar la profundidad adecuada a las habitaciones, y realizar las perforaciones que sean necesarias. Una vez lo tengas todo listo, no te olvides de lijar el frontal para eliminar cualquier tipo de astilla.

Tercer paso: Coloca tu hotel para abejas.

Lo único que te quedará para completar tu hotel será colocarlo donde más te convenga, sea en un poste, en una pared exterior o en cualquier superficie vertical en la que puedas fijarlo bien con tornillos. Lo ideal es situarlo a la altura del pecho y, si es posible, con ubicación sur, para sacar el mayor provecho de la luz solar para regular la temperatura interior.
Con esto, tu hotel para abejas estará listo. Ahora, no podrás olvidarte del todo de él porque los expertos recomiendan sustituir las habitaciones cada año, después de que, con la llegada del clima cálido, las abejas vuelvan a la naturaleza, tras pasar el inverno en estos espacios, a resguardo del frío y de cualquier otra amenaza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *