Cómo solucionar la erosión eólica

Erosión eólica, precipitaciones, clima, humedad, la velocidad del viento, plantas amortiguan la lluvia, cercas vivas, árboles, SSPi, CONtexto Ganadero, noticias de ganadería colombiana.
Mitigar la acción directa del viento sobre el suelo, es una de las recomendaciones del IDEAM y de CIPAV.
La erosión eólica es ocasionada por diversos elementos como: las precipitaciones, temperatura, humedad atmosférica, el viento, la pérdida de suelo y la estabilidad estructural, entre otros. Conozca las recomendaciones de los expertos para prevenirla en las fincas ganaderas.  
La erosión eólica es causada por el viento en suelos desprotegidos de cobertura vegetal. Puede presentarse por un proceso natural sin influencia humana, pero se incrementa peligrosamente cuando se destruyen los bosques y se reduce la vegetación natural protectora del suelo por cultivos con labranza intensa, aplicación de herbicidas, sobrepastoreo y quemas.
La situación de pérdida de suelos es cada vez más preocupante en Colombia. La erosión de tipo hídrico es la más conocida. De hecho se sabe que las cuencas de los ríos presentan mayores porcentajes de degradación por erosión.
Según el IDEAM, los principales elementos que causan la erosión eólica son (Carta Fedegán 95):
Clima: La precipitación, temperatura, humedad atmosférica y viento. La pérdida de suelo está estrechamente relacionada con la lluvia debido al desprendimiento que genera el impacto de las gotas de agua al caer sobre la superficie descubierta y a la escorrentía. Las altas temperaturas, baja humedad del aire y vientos fuertes, influyen en la evapotranspiración y pérdida del agua edáfica.
Suelos: La capacidad para sufrir erosión eólica de los suelos se relaciona con la textura y la estabilidad estructural. Los suelos de textura arenosa son más susceptibles a la erosión y menos estables.
Rugosidad del terreno: Determina la velocidad del viento. Un aumento en la rugosidad reduce el proceso de traslación de partículas del suelo por las corrientes de aire.
Exposición al viento: Las regiones con escasa cobertura vegetal, son más susceptibles a la fuerza erosiva del viento porque no tiene obstáculos físicos que le impidan actuar sobre el suelo.
Cobertura vegetal: Es un factor fundamental en la protección del suelo contra la acción mecánica del viento. La vegetación protege el suelo de los efectos atmosféricos directos. Las plantas amortiguan la caída de las gotas de lluvia, regulan el movimiento del agua y absorben parte de la humedad, disminuyen y canalizan los movimientos del viento para disminuir su incidencia directa sobre el suelo
A su vez, las raíces favorecen el amarre y estabilidad de terrenos, reducen la velocidad y el movimiento de partículas de suelo que son removidas por el viento y arrastradas por el agua.
Las zonas con mayor susceptibilidad a la erosión eólica especialmente en temporada de los vientos alisios (enero-marzo y agosto-septiembre) son Guajira y valle del río Cesar, las regiones cerca de las costas del mar Caribe y los Llanos orientales. Hay también efectos microregionales en el alto Magdalena y varias zonas de los Andes
Acciones para prevenirla
Las acciones para prevenir la erosión en fincas ganaderas recomendadas por el IDEAM y también por CIPAV son:
• En las zonas susceptibles a vientos estacionales se requieren barreras rompevientos formadas por árboles y arbustos en por lo menos tres alturas o estratos.
Establecer en toda la finca las cercas vivas, sistemas silvopastoriles y árboles dispersos en potreros para mitigar la acción directa del viento sobre el suelo.
Proteger con coberturas vegetales las áreas de cultivo y zonas perimetrales.
• Utilizar labranza de conservación sin grandes movimientos del terreno y con coberturas muertas o vivas entre los surcos.
• Mantener siempre producción de pastos y leguminosas.
Fuente: http://www.contextoganadero.com
Foto: archivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *