Salud intestinal: Producción avícola sin antibióticos

 
 
Las opciones alternativas al antibiótico para eliminar los patógenos del intestino de las aves tienen una creciente demanda.Por: Dulmelis Sandu, DVM, MAM, MS Veterinarian, Technical Support Services Alltech, Inc. U.S

La industria avícola ha visto un aumento en la demanda de carne y huevos provenientes de aves criadas sin antibióticos, pues los consumidores se involucran cada vez más en la forma en que se producen las proteínas de origen animal. Algunas de las clasificaciones caen bajo las categorías: Antibiotic Free – Sin antibióticos (ABF) o No Antibiotics EverNunca con antibióticos (NAE).

Pero independientemente del tipo de declaración que utilicen, los productores enfrentan nuevos retos en sus prácticas diarias. Durante la transición de un sistema convencional a uno ABF o NAE luchan contra los problemas asociados a la disminución del rendimiento de la producción y al incremento del riesgo de enfermedades.

Se observa un aumento de las enfermedades intestinales que eran menos frecuentes con las prácticas convencionales y el uso, con bajos niveles, de los fármacos aprobados para la prevención de enfermedades, pues podían controlar o aliviar las infecciones de parásitos protistas y bacterias. En ABF y NAE estas opciones no están disponibles, lo que deja muy pocas alternativas en la lucha contra las enfermedades intestinales.

Salud intestinal de las aves

En la crianza intensiva de aves los fundamentos básicos son ignorados o pasan por menos importantes, pero en ABF/NAE pueden ser la diferencia entre el éxito y el fracaso. La salud intestinal tiene un papel muy importante en los sistemas de producción de ABF/NAE, ya que el intestino está densamente poblado con microorganismos que pueden ser beneficiosos, pues no solo ayudan a mejorar la absorción de piensos y sustratos poco digeribles, sino que también colaboran con el desarrollo del sistema inmunológico, la producción de ácidos grasos y vitaminas y a la desintoxicación.

El rendimiento de los parámetros de producción y la capacidad de superar el desafío de las enfermedades pueden ser influidas por el estado de salud intestinal. Para optimizar a la microbiota intestinal es esencial promover poblaciones bacterianas que la rehabiliten y aceleren. El énfasis para establecer una ecología intestinal estable debe centrarse en iniciar el intestino con las bacterias beneficiosas adecuadas, asegurarse de que persistan en el intestino y eliminar las bacterias desfavorables.

En los Estados Unidos es una práctica común criar o reproducir los pollos de engorde en camadas usadas. La población microbiana existente se traslada por ciclos a las siguientes colocaciones de pollitos. Pequeños cambios en esta población microbiana pueden afectar negativamente el crecimiento de los futuros ciclos. A través de la contaminación de la cáscara del huevo y el paso transovariano, los primeros microorganismos que acceden a los pollos son de los padres.

Por lo tanto, la salud intestinal debe comenzar en el nivel de los padres. Es imperativo que la microbiota apropiada se establezca desde el principio de la vida del pollito. Después de nacer, el sistema gastrointestinal del pollito es prácticamente ingenuo e inocuo. Ese momento es clave para incorporar las poblaciones microbianas beneficiosas.

Colonización del intestino

La colonización del intestino con bacterias que modulan la expresión génica para el desarrollo del epitelio intestinal puede optimizar la absorción de los nutrientes. El sembrado de estas colonias también puede ayudar a prevenir, a través de la exclusión competitiva, la colonización por bacterias patógenas. En las prácticas de producción intensiva las aves están bajo múltiples factores de estrés que contribuyen a la inestabilidad de su microbiota intestinal.

Tras establecer desde el principio una población de bacterias beneficiosas, el siguiente paso es continuar promoviéndolas. El uso de ácidos orgánicos débiles puede ayudar a promover las poblaciones bacterianas benéficas, al evitar sobrepasar el pH más bajo del proventrículo y del ventrículo, lo cual genera mejoras en el tracto gastrointestinal superior mediante la promoción de entornos en los que prosperan las bacterias beneficiosas.

Las bacterias del ácido láctico, como los Lactobacilos y las Bifidobacterias se consideran positivas. Se ha demostrado que la exclusión competitiva a través de la colonización temprana con bacterias beneficiosas y la adhesión al epitelio intestinal disminuyen las posibilidades de la adhesión bacteriana patógena.

Otros factores que pueden generar una microbiota intestinal desequilibrada son la pobre digestibilidad de alimentos y el paso del pienso indigerido. El aumento del paso de alimentación conduce a la disbacteriosis, que empeora la absorción de los nutrientes y causa más desequilibrios en las poblaciones bacterianas.

Alternativas al antibiótico

En los sistemas ABF y NAE el uso de antibióticos a bajos niveles no es una opción. El control de las poblaciones bacterianas desfavorables y la eliminación de las bacterias patógenas son a menudo limitadas debido a la falta de productos sostenibles, económicos y consistentes. Las opciones alternativas al antibiótico tienen una alta demanda.

La comprensión de cómo los patógenos colonizan y se adhieren al intestino se ha convertido en la clave de la gestión de poblaciones bacterianas desfavorables. La adhesión bacteriana a la mucosidad intestinal y al epitelio se genera a través de los sitios receptores, los cuales desempeñan un papel clave en la colonización de la microbiota intestinal.

Imitar este tipo de interacción con productos naturales y sostenibles es fundamental para reducir las bacterias patógenas. El éxito de la producción sin antibióticos depende en gran medida de la atención al detalle. En casos extremos de práctica ABF/NAE sin éxito continuo, la empresa puede elegir volver al tipo de práctica convencional. Esto, a menudo, conduce a pérdidas económicas significativas.

El papel de Alltech ha sido la búsqueda de mejores resultados y la salud en la industria avícola a través del programa de sembrar, cultivar y mantener la populación de bacterias beneficiosas y disminuir las bacterias patogénicas. Esto ha sido la clave para ayudar a los productores avícolas ABF / NAE a tener éxito. Adoptar una combinación de buenas prácticas para promover la salud intestinal, puede ser la clave para la producción exitosa de ABF y NAE.

— 

Fuente: revistaproagro.com

Foto: archivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *