FRUTAS DESHIDRATADAS Y SECAS GANAN MERCADO

FRUTAS DESHIDRATADAS Y SECAS GANAN MERCADO

Los procesos más sofisticados utilizados en la región son: congelación rápida, deshidratación osmótica, liofilización, microondas o frituras al vacío.

La exportación de frutas deshidratadas y secas se está posicionando con más fuerza en el mercado centroamericano, que busca consolidar su oferta a los Estados Unidos y los países de Europa y Asia. Su valor nutritivo y sabor hacen que sobresalgan por encima de los alimentos tradicionales y actualmente marcan una tendencia en los consumidores que buscan reemplazar a los snacks.

Sumado a lo anterior, los cambios en los hábitos de consumo y estilos de vida de las personas han llevado a los productores y empresas a apostar a formas de presentación de sus productos innovadoras, que les permitan atraer y fidelizar a los consumidores. Bajo esta perspectiva, uno de los productos que ha tenido cambios son las frutas, ya que el objetivo es penetrar los mercados más competitivos y exigentes del mundo globalizado.

Para Enrique Ulloa Leitón, analista económico de la Dirección de Inteligencia Comercial de la Promotora de Comercio Exterior de Costa Rica (Procomer), hoy en día los productores y exportadores deben tomar en cuenta que, debido a la alta concentración de los productos, se hace necesaria la diversificación, para ofrecer a los consumidores algo más que lo tradicional.

Por su parte, el Centro Nacional de Ciencia y Tecnología de Alimentos (CITA) señala que en Costa Rica coexisten las tecnologías tradicionales y las modernas en el procesamiento de las frutas; y destacan la elaboración de pulpas, cocteles y jugos, deshidratados y frituras. También adquieren relevancia los procesos más sofisticados, pero con un mayor costo, como por ejemplo la congelación rápida (IQF, por sus siglas en inglés), empaques asépticos, deshidratación osmótica, liofilización, microondas o frituras al vacío.

El CITA explica que los consumidores prefieren los alimentos a base de frutas elaborados con materias primas naturales y con el menor procesamiento posible, lo que ha obligado a las empresas a reformular sus productos para eliminar los ingredientes artificiales. Los compradores también buscan una mayor información sobre los procesos de manufactura, inocuidad y trazabilidad. Con respecto a la compra de productos frescos hay un fuerte dinamismo en los orgánicos, principalmente en los mercados de los países desarrollados.

Frutos in vitro y deshidratados

En El Salvador se ofrecen los plátanos deshidratados, libres de plagas y de dulce sabor. Es un producto diferenciado que ha ganado terreno en los mercados del exterior. Además su procesamiento y desarrollo ha logrado colocarlo, desde un inicio, como un fruto exitoso.

No menos importante es la forma de su producción, que es a través del cultivo in vitro, una tendencia que cada vez toma más fuerza. El empleo de esta biotecnología es exitoso en la producción de plátanos y bananos desarrollados en los laboratorios de GENSA, los que luego son procesados y deshidratados en la planta propiedad de una cooperativa.

Samuel Salazar, director del programa Proinnova de la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades), comentó que la producción in vitro de las frutos nació del emprendedurismo de un salvadoreño y de los esfuerzos de la Fundación para la Innovación Tecnológica Agropecuaria (Fiagro).

“Lo que se exporta es una variedad de plátano purificada en los laboratorios de GENSA, que tiene un atractivo especial en el mercado de Estados Unidos debido a que su sabor es bastante dulce”, sostuvo. Se trata de productos desarrollados en un laboratorio especializado que, gracias a la biotecnología, al aumentar las densidades disminuyen las malezas y con ello el uso de herbicidas; además no requieren el uso de insecticidas o nematicidas en la siembra, lo que genera una disminución de los costos.

GENSA desarrolla las plantas al aire en contenedores de 400 cc y sustratos con certificación OMRI, lo que permite su óptimo desarrollo, con un sistema radicular muy superior al de una planta convencional. José Manuel Cuéllar, su gerente general, aseguró que “sean plantas de cultivo de tejidos in vitro o a partir de semillas, las condiciones siempre son las mejores, pues mantenemos un estricto control de identidad genética y certificación sanitaria avalados por el equipo de control de calidad”.

Estas bondades son las que los productores de la Asociación Cooperativa San Carlos de Responsabilidad Limitada aprovecharon al trabajar el plátano como materia prima para elaborar fruta deshidratada. Hace un año los cooperativistas abrieron su planta de empaque de plátano y deshidratadora de frutas que opera en el Complejo Agroindustrial “Ing. José Héctor Lara Zamora” en El Paisnal, departamento de San Salvador.

La Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), en colaboración con la cooperativa, financió la construcción de la planta y la compra de la maquinaria, con una inversión de US$250.000. Además de los plátanos, el catálogo de frutas deshidratadas que los cooperativistas exportan a los Estados Unidos incluye: papaya, piña, limón, caña de azúcar y mango; aunque el plátano se distingue por su proceso de desarrollo, destaca Samuel Salazar de Fusades.

Ganando mercado en Estados Unidos

En 2016 la Universidad EARTH se convirtió, con primer embarque que envió a Colorado, a la región de Rocky Mountains; en la primera institución de la región en exportar frutas deshidratadas a Estados Unidos, luego de realizar durante varios años pruebas y negociaciones. Fueron más de 1.520 cajas, con más de 22 mil unidades de banano, mango y piña deshidratada que fueron distribuidas en 35 supermercados de la cadena Whole Foods.

Roger Ruiz, gerente general de la Empresa Agro Comercial de la Universidad, dijo que la idea de introducirse en ese mercado fue de Will Paradise, un antiguo presidente de Whole Foods para Rocky Mountains, quien al visitar EARTH creyó en el potencial del negocio y sugirió la oportunidad. “A partir de ahí empezamos el progreso del proyecto, primero en la parte del desarrollo del producto, luego con las pruebas de degustación y finalmente con el mercadeo”, añadió.

Para la creación del producto se tomaron en cuenta tres de las frutas más disponibles en los alrededores del centro de enseñanza. Yanine Chan, docente del curso de procesamiento de alimentos, empleó siete años para perfeccionar el proyecto, junto a los funcionarios y estudiantes que participaron desde el desarrollo de los productos hasta en los métodos de análisis sensorial y focus groups, para garantizar su calidad. Agregó que el proceso fue arduo, pues se debieron tomar en cuenta aspectos como: temperatura, tiempo de secado, corte y grados de maduración de cada una de las frutas.

Refirió que en el caso del mango fue necesario recolectarlos para evaluar las variedades y definir las escalas de colores que permitieran identificar los correctos grados de maduración para deshidratar. “Si usted toma el mango y lo deshidrata en un grado de maduración incorrecto, la calidad del producto final se verá a afectada. Esto lo hicimos con las cinco variedades que tomamos en cuenta. Lo mismo hicimos con el banano y con la piña”, refirió.

Al igual que en otros países, la producción de frutas deshidratadas se ha expandido en toda la región. En Honduras, la Cooperativa Cafetalera Capucas Limitada, (Cocafca), dentro de su estrategia de diversificación contempla comenzar, en un corto plazo, a exportar fruta deshidratada, a la que ya procesa desde 2014. La cooperativa se prepara para hacer los envíos bajo los criterios de las certificaciones comercio justo, orgánico y sin el uso de ningún aditivo.

Según los miembros de Cocafca, en la medida de lo posible, están usando como materia prima las frutas provenientes de las fincas de los productores asociados. Actualmente han deshidratado mango, piña, papaya, durazno, tomate, banano y plátano. Estos procesos se hacen mediante el uso de tecnología solar (que opera durante el día) y eléctrica (en la noche).

Dinamismo en la exportación

El informe “Análisis de la Competitividad Regional del Mercado de Frutas” que emitió en 2016 la Secretaria de Integración Económica Centroamericana (SIECA), establece que “la segmentación de la demanda internacional de frutas y los nuevos modelos de comercialización internacional han permitido a Centroamérica dinamizar en las últimas décadas su oferta exportable”.

El SIECA muestra que entre los cambios evidentes en la demanda mundial de bienes está la percepción del consumo de frutas como alimentos saludables, por lo cual este factor, combinado con la capacidad exportadora de la región, abre nuevas oportunidades al sector en los países en desarrollo y mercados emergentes.

Según el Centro de Comercio Internacional (ITC), entre el 2005 y el 2014 las exportaciones totales de frutas en el mundo tuvieron una tasa anual de crecimiento promedio del 8.8%, acumulando un valor total de US$104.906,2 millones. Centroamérica se colocó como el noveno exportador mundial de frutas, con un valor exportado de US$ 3.528,8 millones durante el 2015, equivalente a un 3,3% de participación del mercado. En términos regionales los envíos de frutas representaron el año anterior aproximadamente el 12,6% de las exportaciones totales, equivalentes a US$3.522,1 millones, con una variación anual promedio del 5% en los últimos cinco años.

Fuente: revistaproagro.com

Foto: archivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *