LO QUE DEBE SABER SOBRE EL APARATO REPRODUCTOR DE LAS VACAS

LO QUE DEBE SABER SOBRE EL APARATO REPRODUCTOR DE LAS VACAS

compartir
Aparato reproductor de las vacas, órganos reproductivos de las vacas, partes del aparato reproductor de la vaca, ovarios vaca, útero vaca, cuerpo lúteo vaca, folículos vaca, cérvix vaca, vulva vaca, vagina vaca, hembra bovina, CONtexto ganadero, ganaderos colombia, noticias ganaderas colombia
El aparato reproductor de la vaca está compuesto por órganos internos y externos.
Además de brindarnos leche y carne, una hembra bovina cumple con albergar a la cría que extenderá su linaje, y con ello garantizará el futuro de la explotación pecuaria. Aquí le explicamos de forma breve cuáles son los órganos que componen esta importante parte del cuerpo de la res.
Si bien un ganadero no está obligado a conocer en forma detallada la anatomía y fisiología del animal, es importante que tenga un conocimiento básico sobre las partes externas e internas del sistema reproductor, teniendo en cuenta que es un aspecto esencial de cualquier explotación.
Esta información es comparable a la que recibimos en la primaria sobre anatomía humana, que no nos convierte en médicos pero sí nos da una idea del funcionamiento del cuerpo. El mismo razonamiento podría aplicarse a los bovinos.
Esta entrega estará centrada en el aparato reproductor de la hembra bovina, que es mucho más complejo que el del toro y esencial para la ganadería.
El sistema está constituido por los órganos internos y externos. Los primeros incluyen 2 ovarios, 2 oviductos, 2 cuernos uterinos, un útero, el cérvix y la vagina, mientras que los segundos son el vestíbulo vaginal y la vulva. La vejiga se encuentra bajo todo el aparato reproductor, mientras que el recto está ubicado por encima.
La vulva
Es la parte más externa y está formada por los labios vulvares, que miden aproximadamente 12 cm de longitud y el clítoris, que se encuentra en la comisura ventral. Tiene 3 funciones principales: permitir el paso de orina, abrirse en el momento de la cópula y servir de canal del parto.
Los labios de la vulva tienden a verse secos y arrugados en estado normal, pero cuando la vaca entra en celo, la vulva se ensancha y adquiere una apariencia rojiza y húmeda.
Inmediatamente después se encuentra el vestíbulo vaginal, que conecta con la vagina y está marcado por el orificio uretral. Este representa el primer obstáculo en la inseminación artificial, IA, pues la pipeta podría ser introducida por este orificio.
La vagina
Este órgano mide 25 y 30 cm de largo e inicia justo después del vestíbulo hasta llegar a la cérvix. En la monta natural, la vagina funciona como el receptáculo del semen depositado en la porción anterior, y también cumple como vía de salida del feto durante el parto.
El cérvix
También llamado cuello uterino, esta estructura de tipo cilíndrica y paredes gruesas de 8 a 10 cm de longitud establece la conexión con el útero. El cérvix facilita el transporte de espermatozoides hacia la luz del útero, actúa como reservorio de las células y se relaja durante el celo para hacer posible la apertura del canal cervical.
Está compuesto de tejido conectivo denso y músculos, y es la referencia de los inseminadores al momento de aplicar IA a una vaca.
Su interior tiene 3 o 4 anillos que le facilitan otra función, la de proteger el útero del medio ambiente, aunque representan el segundo obstáculo para la IA. En la gestación, el conducto cervical queda sellado por un moco viscoso que evita el transporte de esperma o la invasión de bacterias.
Cabe recordar que el tamaño, la consistencia y la forma del cérvix varían de acuerdo a la edad del animal, su raza, el número de partos que haya tenido, entre otros factores.
El útero
El útero comienza con el cuerpo uterino, que mide alrededor de 2-4 cm de largo y sirve de conexión entre el cérvix y los cuernos uterinos. En el cuerpo uterino es donde debe depositarse el semen durante la IA.
A partir de allí, el tracto reproductor se divide y los órganos vienen en pares, que inician por los cuernos uterinos. Estos están formados por 3 capas musculares y una red de vasos sanguíneos.
La principal función del útero es proveer el ambiente ideal para el desarrollo del feto, aunque también desempeña otras como el transporte de espermatozoides al sitio de fecundación y la regulación de la vida del cuerpo lúteo gracias a la producción de prostaglandina.
Los oviductos
Estos conectan con los cuernos uterinos y su función es transportar los óvulos. También se conocen como trompas de Falopio, miden alrededor de 25 cm y se encuentran divididos en 3 segmentos:
  1. La porción más baja, cercana al útero, se llama Istmo y funciona como reservorio de las células reproductoras masculinas, que se adhieren a las paredes.
  2. La porción más alta, cercana al ovario, se conoce como Ámpula o ampolla. Su diámetro es mayor que el del primer segmento y es aquí donde ocurre la fecundación, por una señal química que libera a los espermatozoides adheridos al Istmo.
  3. La última parte se conoce como Infundíbulo, que es una estructura en forma de embudo. Este es el encargado de recibir al óvulo cuando es expulsado del ovario.
Los ovarios
Los ovarios son los órganos principales del aparato reproductor de la hembra, pues ellos cumplen 2 funciones importantes: la producción de óvulos (función exocrina) y de hormonas, principalmente estrógenos y progesterona (endocrina).
Mide entre 2-4 cm de largo por 1-2 de ancho. En términos generales, se encarga de organizar y dirigir toda la vida sexual de la hembra, regulando el ciclo estral con la liberación de hormonas y de un óvulo cada 10-21 días.
En su superficie se encuentran 2 estructuras: los folículos y el cuerpo lúteo (CL). Los primeros están llenos de fluidos y varían en tamaño, hasta llegar a los 20 mm. El más grande se denomina “dominante” y es el que ovula cuando el animal entra en celo, por influencia de las hormonas gonadotropinas (FSH y LH).
En el espacio que queda después de la ovulación, se forma un cuerpo hemorrágico que luego se transforma en CL. Al momento de la palpación rectal, la detección del CL sirve para comprobar si ocurrió la fecundación, en caso contrario se degenera alrededor del día 14.
Los folículos produce los estrógenos, responsables de la conducta sexual durante el estro, mientras que el CL secreta progesterona, responsable de la inactividad sexual y del mantenimiento de la gestación.
Otros aspectos a considerar
César Augusto Gómez Velásquez, médico veterinario, señaló que un ganadero debe prestar atención a dos aspectos: la comisura vulval y la placenta expulsada luego del parto.
“El ganadero tiene que observar los labios vulvares para ver cómo están estructurados. Debe ser muscular, que permita su cierre o su dilatación cuando haya un parto o para expulsar orina. Y sobre todo que tenga un tamaño proporcionado al de la hembra”, precisó.
El experto agregó que cuando en una novilla de buen tamaño, se evidencia una vulva pequeña, esto puede ser un indicio de un bajo desarrollo a nivel genital, por lo cual se debe descartar o enviar a matadero.
Con respecto a la placenta, anotó que debe estar limpia, un color normal (que no sea amarillento o negro), que sus cotiledones placentarios no reflejen ningún proceso de infección parasitaria o bacteriana, y que en general, no presente un estado de putrefacción.
Fuente: http://www.contextoganadero.com
Foto: archivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *